Adam Kinzinger (R-IL) y Liz Cheney (R-WY) están entre los Republicanos que se oponen a Trump y han recibido donaciones Demócratas. FOTO: Washington Post por Jabin Botsford.

Caitlin Gilbert y Sam Learner en Nueva York, y Lauren Fedor en Washington DC

Liz Cheney y Adam Kinzinger recibieron donaciones de miles de partidarios particulares que ayudaron a financiar la campaña presidencial de Joe Biden, lo que revela cómo los Demócratas están dispuestos a cruzar las líneas del partido para respaldar a los legisladores Republicanos que rompieron con Donald Trump por los disturbios del 6 de enero.

El año pasado, más de un tercio de los donantes particulares de Kinzinger y aproximadamente una quinta parte de los de Cheney eran personas que aportaron a Biden en 2020, según un análisis del Financial Times en base a datos de WinRed y ActBlue, las principales plataformas para pequeños donantes.

Kinzinger (R-IL), Cheney (R-WY), son dos de los seis republicanos de la Cámara de Representantes que han obtenido niveles importantes de apoyo de los donantes de Biden el año pasado, todos los cuales votaron a favor de la destitución de Trump por su papel en el ataque del 6 de enero al Capitolio de EEUU.

En porcentaje del número total de donantes, Kinzinger obtuvo más apoyo de los partidarios de Biden 2020 que Alexandria Ocasio-Cortez, aunque la congresista demócrata de izquierda de Nueva York recibió más contribuciones individuales en total.

Cheney y Kinzinger son los dos únicos republicanos que forman parte de la comisión del Congreso que investiga el ataque del 6 de enero, que dejó al menos cinco muertos e interrumpió la certificación de la victoria de Biden en el Colegio Electoral.

Sólo 10 republicanos de la Cámara de Representantes votaron a favor de la destitución de Trump el año pasado por su papel en los acontecimientos de ese día.  El expresidente fue posteriormente exonerado tras un juicio en el Senado en el cual sólo siete republicanos votaron a favor de condenarlo por incitar a una insurrección.

La animosidad entre los partidarios de Trump hacia Cheney y Kinzinger crece a medida que la comisión del 6 de enero profundiza su investigación.  Se han emitido decenas de citaciones a los aliados del expresidente y se han obtenido miles de documentos relacionados con los últimos días de la presidencia de Trump.

A principios de este mes, el Comité Nacional Republicano (RNC, por sus siglas en inglés) votó a favor de censurar formalmente a Cheney y Kinzinger por su participación en la investigación, lo que le valió una reprimenda del líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, quien dijo que "ese no es el trabajo del RNC".

Los donantes de Biden 2020 también cruzaron líneas partidistas para apoyar a un pequeño número de candidatos republicanos al Senado en 2021.  El 10% de las personas que donaron a la campaña de Lisa Murkowski el año pasado también contribuyeron a Biden en 2020.

Murkowski, una de siete miembros Republicanos del Senado que votó a favor de condenar a Trump en su juicio político, se enfrenta a una dura batalla por la reelección este otoño, ya que Kelly Tshibaka, respaldada por Trump, compite contra ella en las primarias para la nominación del partido este verano.

La campaña de Tshibaka ha atraído un mayor número de antiguos donantes de Trump que la de Murkowski.

Mientras que Kinzinger no busca la reelección, Cheney busca postularse de nuevo en Wyoming.  Ella también se enfrenta a una difícil batalla por la reelección, porque hay varios aspirantes a las primarias que compiten por la nominación del partido Republicano para su escaño este verano, incluyendo a Harriet Hageman, respaldada por Trump.

Kinzinger ha sido abandonado en gran medida por los donantes de Trump 2020, quienes representan sólo el 7% de sus contribuyentes.  Aproximadamente un tercio del número de donantes de Cheney son antiguos partidarios de Trump, pero esa cifra es muy inferior a la de la mayoría de los demás candidatos republicanos al Congreso.

La campaña de Hageman ha obtenido casi la mitad de sus contribuciones de entre donantes de Trump.

A pesar de no contar con un fuerte apoyo de los donantes de Trump en 2021, Cheney es una de las más prolíficas recaudadoras de fondos del partido republicano. Su campaña recaudó alrededor de $5,6 millones de donantes individuales en 2021, frente a $1,2 millones en 2020.  Hasta ahora, la recaudación de Cheney opaca a la de Hageman, que recaudó unos $537.000 en contribuciones individuales el año pasado.

Murkowski tiene una ventaja similar sobre su contrincante en las primarias, ya que recaudó aproximadamente el doble del dinero en contribuciones individuales que Tshibaka.

Si bien la oposición a Trump aún no ha perjudicado la recaudación de fondos para los funcionarios de larga data, como Cheney y Murkowski, algunos expertos dicen que los Republicanos novatos que no gocen del apoyo del expresidente podrían tener dificultades para recaudar dinero.

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.