visa
La tasa de denegación de solicitudes para esta visa disminuyó al 21,3 % en el tercer trimestre del año fiscal 2021 y al 20,7 % en el cuarto trimestre del mismo.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. (USCIS) continúa negando una cantidad significativa de peticiones de visas L-1B, lo que ha impedido que los empleadores transfieran empleados con conocimientos especializados a los Estados Unidos. Esto ha frustrado a los empleadores y desalentado la inversión extranjera en los Estados Unidos.

¿Qué es la visa L-1B? Según explica USCIS, la visa L-1B, conocida como “Transferido intra-compañía con conocimiento especializado”, es una clasificación de visa no-inmigrante  que permite que un empleador estadounidense transfiera a un empleado profesional con conocimientos especializados desde una oficina extranjera afiliada a alguna sede filial ubicada en los Estados Unidos.

  • Una persona con una visa L-1B puede ser admitida por tres años y extenderse hasta un máximo de 5 años. Antes de ser transferido a los Estados Unidos, la persona debe haber trabajado en el extranjero para la empresa “durante un año continuo dentro de los tres años posteriores a su admisión”.
  • Esta clasificación también permite que una empresa extranjera que aún no tiene una oficina afiliada en los EE. UU. envíe a un empleado con conocimientos especializados a los Estados Unidos para ayudar a establecer una.

Las negaciones: Según reseña Forbes, en los últimos 7 años, a lo largo de tres administraciones presidenciales, la tasa de denegación de solicitudes L-1B de USCIS ha promediado un muy alto 28,2 %, según un análisis de datos gubernamentales de la Fundación Nacional para la Política Estadounidense (NFAP), organización de investigación no partidista centrada en la inmigración, el comercio internacional y otros temas relacionados con la globalización y la economía.

  • En el año fiscal 2015, durante la administración Obama, la tasa de denegación de peticiones L-1B en USICS fue del 24,9 %, cayó al 24,2 % en el año fiscal 2016 y luego aumentó durante la administración Trump al 26,9 %. Alcanzó un 34,4% en el 2019 y un 33% en el 2020.
  • La tasa de denegación de solicitudes para esta visa disminuyó al 21,3 % en el tercer trimestre del año fiscal 2021 y al 20,7 % en el cuarto trimestre del mismo. 
  • Para poner el número en perspectiva, la tasa de denegación de solicitudes H-1B en el año fiscal 2021 fue solo del 4 % para el empleo inicial (nuevo) y del 2 % para el empleo continuo (principalmente para empleados existentes). Las H-1B es una visa de trabajo para no inmigrantes que permite a los empleadores estadounidenses contratar trabajadores extranjeros para trabajos especializados que requieren una licenciatura o equivalente. Esto puede incluir ocupaciones en campos como tecnología, finanzas, ingeniería, arquitectura o más.

¿Por qué tantas negaciones? Los abogados y las empresas piensan que una tasa de denegación de peticiones L-1B por encima del 20 % es demasiado alta, y es que debido al tiempo y los gastos, los empleadores suelen presentar únicamente peticiones para individuos que consideran que están calificados para el beneficio de inmigración.

  • “La política de USCIS pone una barra muy alta para la aprobación de casos que involucren a trabajadores con conocimientos especializados, requiriendo que las empresas documenten cómo el conocimiento de un trabajador determinado sobre el producto o los procesos de una empresa es particularmente especial o avanzado en relación con otros empleados”, explicó Vic Goel, socio gerente de Goel & Anderson, una galardonada firma de abogados de inmigración.
  • Si bien el estándar no es insuperable, USCIS lo aplica de una manera que favorece la evidencia documental mientras descarta las evaluaciones de la propia empresa sobre la importancia y el conocimiento del trabajador, aún cuando los funcionarios de la empresa suelen estar en la mejor posición para determinar si el conocimiento de un empleado es realmente especial, explica Goel. 
  • Los abogados creen que ayudaría dar más instrucción a quienes adjudican las visas. “Algunos en USCIS nunca han entendido el estándar L-1 a pesar de que tienen una buena orientación en el Manual de campo del adjudicador”, dijo Dagmar Butte de Parker Butte & Lane, otra firma de abogados de inmigración en una entrevista con Forbes. “Para aplicarlo correctamente, cada caso debe evaluarse individualmente; no se puede evaluar como en molde”. 
  • USCIS señaló, a modo de réplica, que los oficiales  revisan cada petición L-1B caso por caso para determinar si cumplen con todos los estándares requeridos por las leyes y agregó que los jueces de la agencia pueden solicitar evidencia adicional cuando el peticionario proporciona evidencia insuficiente para establecer la elegibilidad. “USCIS se compromete a adjudicar las solicitudes de beneficios de manera justa y efectiva para garantizar que todos los elegibles tengan acceso a los servicios de inmigración”, reseñó el comunicado. 

La conclusión: En una economía global, los empleadores a menudo necesitan transferir empleados a otros países para proyectos o asignaciones a largo plazo. En muchos casos, los empleados poseen un conocimiento especializado de los productos, servicios y operaciones de una empresa.

  • Durante años, los oficiales que adjudican estas visas en USCIS han cuestionado a las empresas y han negado tales transferencias. Tales acciones seguirán dificultando que las empresas atiendan a los clientes en el mercado de los EE. UU. y, al mismo tiempo, desanimarán a las empresas a invertir y expandir sus operaciones en los Estados Unidos.

Con información de: Forbes