Los ucranianos manifestaron en la plaza central de Maidan, en Kiev, para conmemorar el día de la unidad ayer 16 de febrero. FOTO: Washington Post por Salwan Georges.

Líderes europeos han comenzado a reconocer la realidad de que Rusia necesita garantizar su propia seguridad.

Incluso antes de la amenaza de una invasión rusa total, el coqueteo de Ucrania con occidente le había costado caro. Hace casi una década, una revuelta civil en Ucrania por el giro del presidente Víktor Yanukóvich hacia Moscú y su rechazo a un amplio acuerdo con la Unión Europea lo obligó a exiliarse, pero no antes de la masacre de manifestantes en la plaza Maidán de Kiev. Para castigar a los ucranianos de libre albedrío, el despechado presidente ruso Vladimir Putin respondió dividiendo su nación, anexando Crimea y escenificando una ocupación de facto de la región oriental del Donbás.

Pero aún así, los ucranianos se aferraron a la esperanza.  En 2019, Ucrania incluso consagró su voluntad de unirse a occidente en su constitución.  "¡Ucrania se unirá a la UE, Ucrania se unirá a la OTAN!", declaró un exultante Andriy Parubiy, presidente de la cámara ucraniana, luego de la aprobación de la medida.

Las potencias occidentales, aunque nunca estuvieron de acuerdo ni se comprometieron plenamente a dejar entrar a Ucrania, mantuvieron durante años la esperanza de acceder a esos clubes enrarecidos. Ahora, incluso la remota posibilidad que existía antes de que Ucrania entrara en la OTAN o en la UE se está evaporando rápidamente.

Los líderes estadounidenses y europeos no llegaron a dar a Putin lo que ha exigido públicamente: una promesa firme de que Ucrania nunca entrará en la OTAN. Sin embargo, han reconocido que no hay planes inmediatos para dejar entrar a Ucrania, citando en gran medida los persistentes problemas de corrupción y la debilidad del Estado de Derecho, que no han ayudado a su intento por unirse a los principales clubes de occidente. Washington y las principales potencias europeas también han dicho que no enviarán fuerzas terrestres para defender a Ucrania contra los rusos, algo que habrían tenido que hacer si Ucrania formara parte de la OTAN. La UE, en virtud de las normas de defensa colectiva del bloque, también habría estado obligada a responder si Ucrania formara parte de su unión de 27 miembros.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, que se encuentra en una posición imposible por no tener el carné de socio, esta semana está más cerca de reconocer la realidad.  El objetivo que hace años tiene Ucrania de ingresar en la OTAN podría ser poco más que "un sueño", admitió el lunes.  El miércoles, el New York Times informó que el líder ucraniano estaba incluso sopesando un posible referéndum que podría impedir que su país ingrese a la OTAN, accediendo a una demanda clave de Putin.

"¿Qué tanto debería Ucrania seguir por ese camino?"  Había dicho Zelensky el lunes sobre el ingreso en la OTAN. "¿Quién nos apoyará?

Su reflexión puso de manifiesto la frustración de una nación que ha tratado de escapar de la órbita de Rusia y aspirar al tipo de prosperidad de la que fueron testigos los países del antiguo bloque oriental, como Polonia, que se adhirieron tanto a la UE como a la OTAN. La pertenencia a la OTAN y a la UE son dos cosas diferentes, pero su finalidad es fundamentalmente similar: incorporar a los ucranianos a occidente.

La OTAN y la UE llevan años coqueteando con Kiev.  En la cumbre de Bucarest (Rumanía) de 2008, los miembros de la OTAN prometieron a Ucrania y a Georgia que algún día se convertirían en miembros.  El expresidente George W. Bush había defendido una vía de entrada más inmediata, pero Francia y Alemania la rechazaron.  Desde entonces, Rusia, al atacar a ambas naciones, ha enviado advertencias inequívocas del costo que supondría hacerlo.

El fracaso de la alianza o del bloque a la hora de integrar a Ucrania habla de realidades contrapuestas. Por un lado, la OTAN y, en menor medida, la UE, pretenden frenar el poder ruso y defender el principio de autodeterminación nacional, es decir, que si los ucranianos quieren una democracia libre de la interferencia de Moscú, se les debe permitir tenerla.  No obstante, esos loables objetivos se han visto disminuidos al reconocer que las realidades geopolíticas y la necesidad de un equilibrio de seguridad en Europa hacen imposible la adhesión de Ucrania mientras Putin siga sentado en el Kremlin.

Los líderes estadounidenses se han opuesto públicamente a la idea de que la Rusia autocrática mantenga una esfera de influencia en el antiguo bloque soviético.  Sin embargo, algunos líderes europeos parecen reconocer tácticamente el argumento de Moscú.  Eso fue cierto en 2008. "Nos oponemos a la entrada de Georgia y Ucrania [a la OTAN], porque creemos que no es la respuesta adecuada al equilibrio de poder en Europa y entre Europa y Rusia", dijo entonces el ex primer ministro francés François Fillon.  Y sigue siendo cierto ahora. "No hay seguridad para los europeos si no hay seguridad para Rusia", dijo la semana pasada el presidente francés Emmanuel Macron, luego de reunirse con Putin.

La UE es conocida por abrir la puerta a nuevos participantes, para luego cerrarla: piénsese en Turquía, un país que se sumió en la autocracia y el acoso estatal mientras Bruselas dilataba las conversaciones de adhesión.  La OTAN, que dejó entrar a siete naciones de Europa del Este en 2004, se ha ampliado en los últimos años para incluir a Montenegro y Macedonia del Norte. Ahora bien, dejar entrar a los ucranianos, que Putin insiste en que son "un solo pueblo" con Rusia, es mucho más complejo.

Lo confuso del viraje de Ucrania hacia la democracia sigue siendo un gran problema. Aún así, la transformación del líder ruso en las últimas dos décadas, de mero autócrata a revanchista agresivo, es lo que cambia el juego.  En 2004, cuando los países bálticos de Lituania, Letonia y Estonia, todas ellas antiguas repúblicas soviéticas, entraron a la OTAN, hubo quejas y recriminaciones en Moscú, pero no se produjeron movimientos masivos de tropas hacia sus fronteras.

"Lo que ha cambiado es la forma de pensar de los dirigentes rusos", me dijo Barry Pavel, vicepresidente senior del Atlantic Council.  "Se ha vuelto mucho más hostil. Lo que más le asusta a Putin es tener un país democrático próspero y con mucho parentesco con Rusia justo en su frontera. Le causaría enormes problemas.  Para su propia narrativa, seguridad y base de poder".

Algunos argumentan que el abrazo a medias de occidente a Ucrania le ha dado falsas esperanzas, llenándola de la suficiente bravuconería para seguir luchando contra las fuerzas prorrusas en Donbás y clamando por la devolución de Crimea, en lugar de simplemente reconocer la ventaja rusa.

EEUU y Europa han "dicho algo así como 'los ayudaremos, pero no los defenderemos'", me dijo Benjamin H. Friedman, director de política del centro de promoción militar, Defense Priorities.  "No estoy seguro del mensaje exacto que envía a Kiev, pero han podido ver a occidente como un salvador. Eso ha prolongado la guerra civil [en el este] y ha impedido que lleguen a un acuerdo sobre las condiciones rusas, que es tristemente lo que requiere la solución geopolítica."

No obstante, hay otra escuela de pensamiento que opina que occidente ha hecho todo lo posible por Ucrania en el contexto geopolítico y que debería aclamarse.su decisión de rechazar la exigencia rusa de un compromiso que acabe definitivamente con sus sueños sobre la OTAN o la UE.  En la actualidad, el riesgo de guerra nuclear hace que la confrontación militar con Rusia en los campos de Europa del Este no sea una opción.  A pesar de todo, occidente ha mantenido una mínima luz de esperanza para Ucrania, proyectando lo que podría ser una posibilidad remota de un nuevo futuro con suficientes cambios internos y en un mundo sin Putin.

Con unas 150.000 tropas de Putin en la frontera de Ucrania, ese futuro puede estar cada vez más lejos.  Sin embargo, hasta que no haya una bandera rusa ondeando sobre la plaza de Maidan, puede que no esté muerto.

"Sabes que recuerdo haber escuchado ese argumento, el de dar falsas esperanzas; fue en 1989, cuando la gente decía que no debíamos dar falsas esperanzas a los polacos", me dijo Daniel Fried, ex embajador de EEUU en Polonia.  "Polonia nunca será libre", decían. Se equivocaron entonces y creo que se equivocan ahora con respecto a Ucrania.  Mi argumento es que vale la pena resistir; vale la pena no ceder ante Putin".

(c) 2022, The Washington Post - Anthony Faiola

Lea el artículo original aquí.