ataque contra mujeres coreanas
TRAGEDIA. El hecho ocurrió el miércoles/creative commons

La ciudad de Aurora, en Colorado, tiene en la violencia armada un alto obstáculo por superar. Durante el último trimestre del año pasado, dos hechos, uno en una escuela secundaria y otro en un estacionamiento, encendieron las alarmas de la comunidad. Desde el lado de la autoridad, la policía local identificó la proliferación de pandillas y la violencia juvenil como un doble problema a resolver.

Los tiroteos lucen como el principal medio de ambos aspectos y si bien se tratan de dos nichos diferentes, guardan relación por el impacto negativo en el área.

Los que dicen los números. De acuerdo con cifras de la policía, en Aurora fueron asesinadas 33 personas el año pasado en tiroteos. Del total se contabilizan dos menores de edad. Los hechos violentos no fueron pocos, pues hay registro de 157 tiroteos no fatales que dejaron al menos 39 menores heridos.

  • Respecto a los grupos violentos, la policía confirmó 16 tiroteos no fatales protagonizados por pandillas.
  • Se estima que entre 5 mil y 6 mil pandilleros hacen vida en la ciudad de Aurora, según Mark Hildebrand, jefe de la policía.

Esto se dijo. “Lo que tenemos ahora son estas pandillas y grupos híbridos basados ​​en jóvenes a los que ni siquiera podemos colocarles la etiqueta de 'pandilla'”, sostuvo el funcionario. “Desde el punto de vista de la aplicación de la ley, es muy difícil averiguar a qué nos enfrentamos”.

  • El jefe de la policía detalló que hay estimaciones de que entre 20% y 50% de los delitos violentos en la ciudad son protagonizados por pandillas. 
  • “Si hay un grupo de individuos que están armados y disparando a otro grupo, no me importa si los llama pandilla o actividad comunitaria, es el mismo problema”, comentó en enero el alcalde Mike Coffman.
  • “Este va a ser un año que pasará a los libros de historia si no nos involucramos ahora”, comentó al Sentinel Colorado el activista Jason McBride. "Creo que estamos en un verdadero problema".