(130) Elektra fue visto por primera vez en 1873 por el alemán Chrstian Friedrich (Imagen de archivo).

Unos investigadores han descubierto que Elektra, una roca espacial vista por primera vez en 1873, es acompañada por otras tres lunas. El hallazgo ayudaría a entender cómo se formaron estos satélites de asteroides.

Un grupo de astrónomos acaba de descubrir que la roca espacial (103) Elektra se desplaza en el Sistema Solar acompañado por tres lunas, por lo que se convirtió en el primer asteroide cuádruple identificado hasta la fecha, según publicó la revista The Astrophysical Journal Letters.

El proceso para identificar a los satélites que orbitan junto a un asteroide madre no es fácil. De los más de 1.100.000 asteroides descubiertos hasta ahora, se sabe que más de 150 tienen al menos una luna. Sin embargo, (103) Elektra es el que más lunas tiene a su lado: "Elektra es el primer sistema cuádruple jamás detectado", afirmaron los autores en su estudio.

El asteroide y sus tres lunas

Elektra, que mide unos 260 km de diámetro y que recibió su nombre en honor a un personaje de la mitología griega, fue observado por primera vez en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter en 1873 por el astrónomo alemán Christian Friedrich. 

Las tres lunas de Elektra han recibido los nombres de S/2003 (130) 1, S/2014 (130) 1 y S/2014 (130) 2.

La primera tiene 6 km de diámetro y orbita alrededor de Elektra a una distancia media de 1.300 km, mientras que la segunda tiene solo 2 km de diámetro y una distancia orbital de 500 km. La tercera luna, que fue recientemente descubierta, es la más pequeña: 1,6 kilómetro y una distancia orbital de 340 km.

No fue fácil encontrar la última luna

Como se mencionó anteriormente, identificar otras rocas espaciales que acompañan a un asteroide madre no es tan fácil. Muchas de estas lunas son más pequeñas y carecen de iluminación, lo que hace más difícil observarlas.

Por lo general, la luminosidad de estas lunas suele verse eclipsada por el asteroide, en este caso, Elektra. Por lo tanto, mientras más pequeña sea esta luna y más cercana se encuentre al asteroide, como es el caso de S/2014 (130) 2, más difícil será de ver.

En búsqueda de más respuestas para el futuro

Un estudio realizado el año pasado indicó que las dos lunas de un asteroide llamado Kleopatra probablemente fueron hechas a partir de polvo expulsado por el cuerpo principal, pero aún no está claro cómo se formaron.

Este hallazgo podría servir para "abrir el camino" y entender mejor cómo se conformaron estas lunas de asteroides: "El descubrimiento del primer sistema de asteroides cuádruple abre ligeramente el camino para comprender los mecanismos de formación de estos satélites", concluyeron los autores de la investigación.

Editado por José Ignacio Urrejola

Etiquetado: