El secretario de Estado dijo que EE. UU. sigue "abierto" a la diplomacia, pero primero Moscú debe demostrar que es "serio".

El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, anunció este martes (02.22.2022) la cancelación de la reunión con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, que tenía prevista para el 24 de febrero en Ginebra (Suiza), después de que Moscú reconociera la independencia de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania.

"Rusia ha dejado claro su rechazo total a la diplomacia, no tiene sentido seguir adelante con esa reunión", dijo Blinken, en una rueda de prensa en Washington con el ministro ucraniano de Exteriores, Dmitro Kuleba. 

Aun así, el jefe de la diplomacia estadounidense subrayó que, si hay algo que Estados Unidos pueda hacer para evitar "el peor escenario" -como un ataque contra toda Ucrania, incluida su capital, Kiev- "siempre lo hará". Por ello, afirmó que EE. UU. sigue "abierto" a la diplomacia, pero primero, indicó, Moscú debe demostrar que es "serio, y en las últimas 24 horas ha mostrado justo lo contrario".

En opinión de Blinken, Rusia ni siquiera ha sido "seria" respecto a la reunión con Lavrov. "Dejamos claro que, en el contexto de una invasión rusa, no seguiríamos adelante con esa reunión", recordó.

Los planes de Ucrania

Blinken ha cancelado la reunión con su homólogo ruso después de que Rusia reconociera la independencia de las autoproclamadas repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk y el envío de tropas rusas al Donbás.

Ante esta situación, Kuleba destacó que Ucrania tiene dos planes, uno que sería emplear todas las herramientas diplomáticas para disuadir a Rusia de una mayor escalada. "Si eso falla, el plan B es luchar por cada pulgada de nuestra tierra, cada ciudad, cada pueblo", adelantó.

El ministro ucraniano aseguró que "Rusia ha llevado al mundo al borde de la mayor catástrofe desde la II Guerra Mundial" e hizo hincapié en el apoyo de su país a las sanciones a Moscú, como las anunciadas este martes por el presidente de EE. UU., Joe Biden. No obstante, remarcó que Ucrania sigue colaborando con Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN en los esfuerzos diplomáticos para rebajar la tensión.

En su reunión de este martes, Blinken y Kuleba conversaron sobre los "pasos para proteger a Ucrania", entre los que figura un programa "de préstamo y arrendamiento", similar al aplicado durante la II Guerra Mundial, para reforzar las defensas de Ucrania, afirmó el titular de Exteriores ucraniano. Kuleba se refería a la Ley estadounidense de Préstamo y Arrendamiento de 1941, empleada por última vez en la II Guerra Mundial por EE.UU., que serviría para prestar equipamiento militar a Ucrania.

ama (efe, afp, reuters, dpa)

Etiquetado: