El mar Mediterráneo y la isla de Chipre, parte dónde hace 40 millones de años existió el continente de Balcanatolia.

Situado entre Europa, África y Asia, este continente olvidado se convirtió en una puerta de entrada entre Asia y Europa cuando el nivel del mar descendió y se formó un puente de tierra.

Un equipo de paleontólogos y geólogos ha descubierto la existencia de un continente olvidado que existió hace unos 40 millones de años y que han bautizado como Balcanatolia (Balkanatolia), que hoy abarca los actuales Balcanes y Anatolia.

Según los investigadores franceses, estadounidenses y turcos el continente, que albergaba una fauna exótica, podría haber "allanado el camino" para que los mamíferos asiáticos colonizaran el sur de Europa hace 34 millones de años, según sugiere una nueva investigación publicada en Earth Science Reviews.

Los autores del nuevo estudio sugieren que el descenso del nivel del mar permitió a los mamíferos asiáticos entrar en Balcanatolia y sustituir a la fauna local, antes de pasar a Europa occidental y provocar una extinción repentina, conocida como la Grande Coupure.

Evidencias de colonización anterior

Esta dramática pérdida de fauna europea se produjo hace unos 34 millones de años, al final de la época del Eoceno. Sin embargo, fósiles encontrados en los Balcanes apuntan a la presencia de mamíferos asiáticos en el sur de Europa mucho antes de la Grande Coupure, lo que sugiere una colonización anterior.

Según un comunicado de prensa del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS), los investigadores han logrado dar una explicación a esta paradoja: revisando descubrimientos paleontológicos anteriores, revelaron que, durante gran parte del Eoceno, la región correspondiente a los actuales Balcanes y Anatolia albergaba una fauna terrestre homogénea, pero distinta de las de Europa y Asia oriental. 

Balcanatolia "allanó el camino"

Lo que descubrieron sugiere que Balcanatolia sirvió de trampolín para que los animales pasaran de Asia a Europa occidental, y que la transformación de la antigua masa terrestre de continente independiente a puente terrestre –y la posterior invasión con mamíferos asiáticos– coincidió con algunos "cambios paleogeográficos dramáticos", según informó Science Alert.

Así, de acuerdo con el análisis, hace unos 50 millones de años, Balcanatolia era un archipiélago aislado, separado de los continentes vecinos, donde prosperaba una fauna exótica que incluía, por ejemplo, según el comunicado, marsupiales de afinidad sudamericana y Embrithopoda (grandes mamíferos herbívoros parecidos a los hipopótamos) que antes se encontraban en África.  

Después, una combinación de descenso del nivel del mar, crecimiento de las capas de hielo antártico y cambios tectónicos conectó el continente de los Balcanes con Europa occidental, hace entre 40 y 34 millones de años.

Esto permitió a los mamíferos asiáticos, incluidos los roedores y los mamíferos de cuatro patas (también conocidos como ungulados), aventurarse hacia el oeste e invadir Balcanatolia, según muestra el registro fósil.

Colonizar Europa en dos etapas

En otras palabras, los investigadores sugieren que los grandes cambios geográficos ocurridos hace 40 y 34 millones de años permitieron a los ungulados y roedores asiáticos colonizar Europa en dos etapas. En la primera de ellas, se instalaron en la propia Balcanatolia, donde sustituyeron a gran parte de la fauna existente antes de continuar posteriormente su conquista del continente europeo, dando lugar a la Grande Coupure.

Según el comunicado, el equipo también descubrió un nuevo yacimiento de fósiles con afinidad "claramente" asiática –fragmentos de mandíbulas pertenecientes a Brontoterios, animales parecidos a grandes rinocerontes– en Turquía (Büyükteflek) que data de hace entre 38 y 35 millones de años.

Los fósiles descubiertos, los más antiguos descubiertos en Anatolia hasta ahora, son anteriores a la Gran Cúpula en al menos 1,5 millones de años, lo que sugiere que los mamíferos asiáticos estaban bien encaminados hacia Europa a través de Balcanatolia; una prueba más que permitió al equipo esbozar la historia de este tercer continente euroasiático, encajado entre Europa, África y Asia.

"Estos cambios paleogeográficos instigaron la desaparición de Balcanatolia como provincia biogeográfica diferenciada y allanaron el camino para la dispersión de los clados endémicos asiáticos antes y durante la Grande Coupure en Europa occidental", concluyen los autores.

Editado por Felipe Espinosa Wang.

Etiquetado: