Los lóbulos de radio de Alcyoneus: la imagen de las dos plumas de plasma es especial, porque nunca antes los científicos habían visto una estructura tan grande formada por una sola galaxia.

Los científicos creen que los chorros de plasma de la galaxia recién descubierta, bautizada Alcyoneus, podrían ayudar a comprender lo que se llama la red cósmica.

Los lóbulos de radio de Alcyoneus: la imagen de las dos plumas de plasma es especial, porque nunca antes los científicos habían visto una estructura tan grande formada por una sola galaxia.

Un equipo internacional de investigadores de la Universidad de Leiden (Países Bajos), Hertfortshire, Oxford (ambos del Reino Unido) y París (Francia) aseguró haber encontrado la mayor galaxia vista hasta ahora, no en luz visible, sino a través de la radioastronomía, según un artículo preimpreso disponible en arXiv, que ha sido aceptado para su publicación en Astronomy & Astrophysics.

La galaxia, bautizada Alcyoneus –en honor al gigante de la mitología griega– es una radiogalaxia gigante, que se encuentra a unos 3.000 millones de años luz de distancia, que abarca unos alucinantes 16 millones de años luz, y constituye la mayor estructura conocida de origen galáctico, comparable a cien Vías Lácteas seguidas.

Para llegar al descubrimiento, los investigadores reprocesaron las imágenes existentes del telescopio paneuropeo Low Frequency Array (LOFAR) para sacar al gigante de la oscuridad.

Comprender más sobre la red cósmica

El descubrimiento demuestra que la esfera de influencia de algunas galaxias llega muy lejos de su entorno directo. Del mismo modo, el descubrimiento podría aportar información sobre la red cósmica –la red observada de filamentos y cúmulos, formada por galaxias, más los grandes vacíos entre ellas– que los astrónomos observan a nuestro alrededor en el universo moderno.

"La red cósmica es otro nombre para el universo contemporáneo y adulto, que parece una red de hilos y nodos que los astrónomos llaman filamentos y cúmulos, respectivamente. Las galaxias de los filamentos y los cúmulos son claramente visibles por sí mismas, pero la detección del medio entre las galaxias solo ha tenido éxito en los cúmulos, salvo un puñado de excepciones. ¿Podría Alcyoneus cambiar esta situación?", se preguntan los investigadores.

Sin embargo, según los científicos, es aún difícil de determinar su total envergadura, ya que las imágenes astronómicas se toman desde un único punto de vista (la Tierra) y, por tanto, no contienen profundidad, por lo que los científicos solo pueden medir una parte de la longitud de la radiogalaxia.

El misterio de las radiogalaxias

Las radiogalaxias gigantes, según informa Science Alert, están formadas por una galaxia anfitriona –el cúmulo de estrellas que orbita alrededor de un núcleo galáctico que contiene un agujero negro supermasivo–, así como por chorros y lóbulos colosales que salen del centro galáctico.

Al interactuar con el medio intergaláctico, el agujero negro puede crear dos corrientes de chorro que catapultan el material de construcción de las estrellas bebé fuera de la galaxia casi a la velocidad de la luz. En este violento proceso, el polvo estelar se calienta tanto que se disuelve en plasma y brilla con luz de radio, explica el comunicado de la Universidad de Leiden.

A pesar de que el proceso que el proceso que crea los lóbulos de radio es bastante normal –incluso la Vía Láctea tiene lóbulos de radio– sigue siendo un misterio por qué, en algunas galaxias, crecen hasta tamaños absolutamente gigantescos, a escala de megaparsecs. Estas galaxias se denominan radiogalaxias gigantes, y los ejemplos más extremos podrían ser la clave para entender qué impulsa su crecimiento, explica Science Alert.

"Si existen características de las galaxias anfitrionas que son una causa importante para el crecimiento de las radiogalaxias gigantes, entonces es probable que las anfitrionas de las radiogalaxias gigantes más grandes las posean", explican los investigadores, dirigidos por el astrónomo Martijn Oei, del Observatorio de Leiden (Países Bajos).

"Del mismo modo, si existen entornos particulares a gran escala que son altamente propicios para el crecimiento de radiogalaxias gigantes, entonces es probable que las mayores radiogalaxias gigantes residan en ellos", añadió Oei.

Según los investigadores, la imagen de las dos plumas de plasma es especial, porque nunca antes los científicos habían visto una estructura tan grande formada por una sola galaxia.

Editada por Felipe Espinosa Wang.

Etiquetado: