Los 25 legisladores dicen que el programa es punitivo, que a menudo somete a los inmigrantes a años de vigilancia

Legisladores estadounidenses están pidiendo a la administración Biden que reduzca la cantidad de inmigrantes inscritos en un controvertido programa de vigilancia y reconsidere el contrato exclusivo que tiene el gobierno estadounidense con la empresa privada que administra el programa, informó The Guardian. 

Contexto: En una carta dirigida a Alejandro Mayorkas, titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), el grupo de legisladores demócratas exige cambios urgentes al “programa de comparecencia de supervisión intensiva” (Isap), un esfuerzo introducido en 2004 como una “alternativa humana” a la detención migratoria.

  • Los inmigrantes inscritos en este programa, tal y como funciona actualmente, pueden irse a casa en lugar de permanecer detenidos después de haber solicitado asilo o haber pasado por una detención previa, pero el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) les asigna un régimen de “supervisión”.
  • Ese régimen debe incluir un tipo de monitoreo electrónico: un monitor de tobillo, registros de reconocimiento facial en una aplicación de teléfono inteligente o dejar mensajes de voz para que sean analizados por reconocimiento de voz, según señala el contrato con la empresa que ejecuta el programa, BI. 
  • También puede incluir una combinación de visitas semanales o semirregulares al hogar o a las oficinas de inmigración. Si bien los inscritos en dicha vigilancia a menudo son relegados a ciertos estados o áreas geográficas, por lo general son libres de salir de su hogar, excepto en los días en que tienen visitas domiciliarias.

El problema: Los 25 legisladores, liderados por la congresista Rashida Tlaib, dicen que el programa es punitivo, que a menudo somete a los inmigrantes a años de vigilancia y no ha logrado su propósito de reducir la cantidad de inmigrantes detenidos.

  • En cambio, dicen los legisladores, los inmigrantes que de otro modo serían liberados están sujetos a monitoreo electrónico.
  • “Entre 2006 y 2021, el presupuesto de Isap aumentó de $28 millones a $475 millones, mientras que el presupuesto de detención aumentó de $1 billón a $ 2,8 billones”, afirman los demócratas en la carta. Las autoridades de inmigración “no pueden llamar a Isap una ‘alternativa a la detención’ si el programa somete a más inmigrantes a la supervisión de la agencia mientras expande, simultáneamente, los programas formales de detención”.
  • La administración de Isap está a cargo de BI Inc, una subsidiaria de Geo Group, una de las corporaciones de prisiones privadas más grandes de EE. UU.

Más preocupaciones: Aproximadamente 182 mil inmigrantes están inscritos en el programa actualmente, según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), lo que lo convierte en el programa de supervisión más grande de cualquier agencia de aplicación de la ley de EE. UU.

  • La administración Biden tiene planes para ampliar la cantidad de personas que pueden inscribirse y está por probar la adición de un nuevo nivel de vigilancia más estricto que requeriría que los inmigrantes en Isap permanezcan en casa durante 12 horas al día. El gobierno recurriría nuevamente a BI para ejecutar ese piloto.
  • En su carta, los legisladores denuncian que ICE ya está desplegando excesivamente la vigilancia con el Isap. Acusan que el programa ha provocado “daños físicos y mentales extremos” para los inmigrantes inscritos y ha dificultado la integración de los participantes en la sociedad estadounidense.
  • DHS y ICE se negaron a comentar, pero Emily Covington, portavoz de BI, dijo que las acusaciones eran “no verificadas, irresponsables y políticamente motivadas''.
  • Así mismo, en la carta se manifestó la preocupación sobre cómo BI recopila y comparte datos de usuarios a través de SmartLink, la aplicación que requiere que los inmigrantes usen. En la misiva, los legisladores indican que existe un precedente para estas preocupaciones: “Ya sabemos que los datos recopilados de los grilletes en los tobillos se han utilizado para realizar operaciones de ejecución y deportación”, dice la carta.

Con información de: The Guardian