El presidente Biden anunciando sanciones iniciales hacia Rusia ayer martes. FOTO: Washington Post por Oliver Contreras.

Estados Unidos y sus aliados europeos deberían imponer sanciones más duras por la nueva invasión a Ucrania.

Europa está inmersa en su crisis de seguridad más peligrosa desde la Segunda Guerra Mundial.  La decisión del Presidente Vladimir Putin de reconocer las regiones escindidas del este de Ucrania y ordenar la entrada de tropas rusas como "fuerzas de paz" es algo más que una invasión no provocada.  Junto con sus comentarios televisados del lunes por la noche, señala una negación del derecho de Ucrania a existir.  Golpea el corazón del acuerdo de la posguerra fría que permite a todos los estados europeos elegir sus propios destinos. Intensifica los esfuerzos de Moscú por rediseñar la arquitectura de seguridad del continente a su favor, marcando así un ataque al sistema internacional basado en normas. Estados Unidos y sus aliados europeos han decidido no utilizar la fuerza para defender a Ucrania de una Rusia con armas nucleares.  Pero no deberían dudar ahora en aplicar las sanciones económicas punitivas con las que han amenazado.

A pesar de todas las negaciones de Putin sobre cualquier intención de invadir, los acontecimientos se han desarrollado desde la semana pasada de acuerdo con un guión evidentemente planificado de antemano: desde la intensificación de los bombardeos a lo largo de la línea de contacto entre las "repúblicas populares" de Donetsk y Luhansk y el resto de Ucrania, hasta una reunión cómicamente coreografiada del consejo de seguridad ruso instando a Putin a reconocer su independencia.

El anuncio televisivo de Putin de que haría eso repudia el acuerdo de Minsk que ha sido la base de los esfuerzos para resolver el conflicto en torno a las dos entidades desde 2014. Viola el derecho internacional y la integridad territorial de Ucrania.  Las últimas medidas de Moscú hasta el momento no llegan a ser el ataque total que temían las capitales occidentales.  Sin embargo, el resto del mundo no debe hacerse ilusiones: mientras que Rusia fomentó el conflicto en torno a las regiones separatistas y estuvo presente allí durante ocho años, el desplazamiento de tropas por la frontera ruso-ucraniana constituye ahora una nueva invasión.

No está claro hasta dónde puede llegar el Kremlin.  Aunque Putin dijo a última hora del martes que las tropas rusas no entrarían necesariamente "ahora mismo", afirmó que Moscú reconocía la reclamación de las entidades separatistas de la totalidad de las regiones ucranianas más amplias en las que se encuentran.  Esto podría presagiar el cruce de tropas rusas hacia el territorio ucraniano -incluyendo la costa del Mar de Azov y el puerto de Mariupol- provocando un enfrentamiento directo con las fuerzas de Kiev.

Es posible que Putin se detenga aquí.  Habría dado un nuevo mordisco al territorio ucraniano, tras anexar Crimea en 2014, y habría hecho a Ucrania más indigesta para la OTAN.  Podría utilizar su posición fortalecida para exigir a Kiev que abandone sus ambiciones de unirse a la alianza del Atlántico Norte, o que se comprometa a ser neutral, como ahora sugiere abiertamente.  Podría ir más allá a lo largo de la costa para establecer un puente terrestre desde Rusia hasta Crimea, o hasta Odesa en el oeste. En ese caso, Moscú habría comprometido seriamente la condición de Estado de Ucrania.

Las agencias de inteligencia occidentales sugieren que con hasta 190.000 soldados en torno a Ucrania, Rusia podría tomar la capital, Kiev. Ese número sigue pareciendo totalmente inadecuado para mantener incluso la parte oriental de Ucrania más allá del río Dniéper frente a la decidida resistencia local, lo que hace que esta aventura sea extraordinariamente arriesgada.  El líder ruso ha sido hasta ahora astuto y calculador.  Sin embargo, es posible que, como dicen algunos funcionarios occidentales, Putin ya no sopese los riesgos como antes.  En la reunión del Consejo de Seguridad, en la que humilló a asesores clave, y en su incoherente discurso televisivo, parecía una figura diferente: retorcido por la ira, decidido a arrastrar a su círculo íntimo, y al pueblo ruso, por el peligroso camino elegido.

Occidente debería responder con medidas duras, dentro de las limitaciones que ha fijado al descartar una confrontación militar directa sobre Ucrania.  Estados Unidos, el Reino Unido y la UE tienen razón al responder con algunas sanciones inmediatas.  Es alentador que una Alemania hasta ahora vacilante haya suspendido la certificación del gasoducto Nord Stream 2.  Los esfuerzos desde el Reino Unido siguen siendo lamentablemente escasos.  Los aliados occidentales deben proceder ahora con el paquete completo de medidas que han discutido - sobre la deuda rusa, sobre los bancos y las empresas de energía que obtienen financiación occidental, sobre las exportaciones de tecnologías sensibles y sobre el círculo íntimo de Putin y los oligarcas cercanos a él.

Vacilar ahora, con la esperanza de disuadir una agresión más severa por parte de un líder ruso que parece decidido a seguir su curso, es un error.  Occidente se arriesga a que su respuesta parezca débil, lo que enviaría a Putin el mensaje equivocado.

Imponer el tipo de sanciones que se han discutido conlleva indudables peligros. Funcionarios y portavoces del Kremlin han amenazado con represalias, desde ataques cibernéticos e interrupciones de energía hasta medidas no reveladas.  La escasez de gas natural almacenado deja a Europa especialmente vulnerable.  Sin embargo, para convencer al Kremlin de que están dispuestos a defender los valores que defienden, los aliados occidentales tienen que estar preparados para demostrar que sufrirán un dolor económico. Al dirigirse a empresas y personas no implicadas directamente en el esfuerzo militar de Rusia, se enfrentarán a acusaciones de que están perjudicando su propia reputación de estado de derecho.  Pero se enfrentan a un enemigo revisionista que se ha mostrado dispuesto a pisotear las normas y los tratados internacionales.

La alianza de la OTAN también debería tomar medidas para tranquilizar y reforzar sus flancos orientales, desde los países bálticos y Polonia hasta Rumanía y el Mar Negro.  Sus miembros tienen derecho, por ejemplo, a realizar ejercicios de libertad de navegación en el Mar Báltico, pero deben tener cuidado de no participar en nada que Rusia pueda aprovechar como una supuesta provocación.  Un Putin envalentonado no debería tener ninguna duda de que cualquier invasión en el territorio de la OTAN activará las garantías de seguridad mutuas de los miembros de la alianza.

La experiencia de la agresión de Moscú a Ucrania en 2014 sugirió que el presidente de Rusia llega lo más lejos posible hasta que encuentra resistencia, incluida la oposición en su país.  Al enfrentarse a un Putin cuyos objetivos parecen aún más temerarios y amenazantes que hace ocho años, Occidente tendrá que ir mucho más lejos para convencerlo de que tiene una determinación colectiva.

La Junta Editorial

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.