El gran heroe de Kiev - Volodymyr Zelensky - firmando una carta de intención hoy lunes para la entrada de Ucrania en la UE. FOTO: EFE/EPA/TELEGRAM/V_Zelenskiy_official / HANDOUT HANDOUT EDITORIAL USE ONLY/NO SALES.

Cuando todo el mundo pensaba que iba a huir del país, Volodymyr Zelensky, un hombre humilde, de fe judía, surgió como un valiente líder de una Ucrania que se niega a consentir sin luchar.

Yuri Shuklin nunca ha disparado un arma, al menos no una de verdad.  Su experiencia bélica, proviene de jugar videojuegos como "Call to Action: Tal vez sea gracioso, pero en algunas películas y videojuegos tienen buenas tácticas [de batalla]", dijo.

Para el sábado, se había alistado para luchar contra las fuerzas rusas que presionaban sobre esta capital.

En Ucrania, hay un precedente de la sensación de confianza de Shuklin de la pantalla a la realidad: El presidente Volodymyr Zelensky era un actor y comediante cuya única experiencia política antes de ser electo fue interpretar el papel del presidente de Ucrania en una serie de televisión satírica.  Ahora, esas habilidades de comunicación inteligentes, su capacidad para influir en la gente a través de las redes sociales, una buena dosis de valentía y desafío, y no menos importante, su disposición a morir si es necesario, lo han transformado en un improbable defensor de los ucranianos y del mundo.

Shuklin, que nunca se preocupó por la política, está entre los devotos de Zelensky.

"Este hombre no se fue a otro país como los presidentes anteriores", dijo el alto y delgado mecánico de 31 años. "Él puede mostrarnos el camino".

Hasta hace tres días, cuando los rusos invadieron el país, la gestión política de Zelensky era mixta, incluso considerada por muchos como en declive.  Se le criticó por no haber impulsado reformas judiciales y anticorrupción esenciales.  Los ucranianos consideraban que era débil en su relación con el presidente ruso Vladimir Putin y que se apresuraba a buscar un acuerdo con Moscú.

Zelensky, de 44 años, a veces restaba importancia a la amenaza de que Rusia ingresara a Ucrania y otras veces advertía que Rusia se apoderaría de las ciudades ucranianas. Afirmaba que los gobiernos de los EEUU y Europa eran alarmistas en sus repetidas advertencias de un inminente ataque.  No hubo ningún esfuerzo significativo por reforzar las defensas a lo largo de la frontera de Ucrania con Rusia. Tampoco se prepararon las evacuaciones y otras contingencias para proteger a los ucranianos.

Sin embargo, como presidente en tiempos de guerra, Zelensky ha estado notablemente a la altura del desafío.  Su mensaje ha sido coherente y se ha dirigido con dureza a Moscú. En vídeos publicados en las redes sociales ha hecho un llamamiento directo a los ciudadanos rusos, instándolos a protestar contra el ataque de Putin a la democracia ucraniana.

En otro vídeo, con un jersey verde de estilo militar, llamó a los ucranianos a tomar las armas.  "Estamos solos en la defensa de nuestro Estado. ¿Quién más quiere luchar con nosotros? Sinceramente, no veo a nadie", dijo.

Se ha presentado como el principal objetivo de Moscú, describiéndose a sí mismo como "objetivo número 1" y declarando que Putin quiere "destruir Ucrania acabando con el jefe de Estado".

"Siempre he pensado que es una persona que tiene un profundo sentido del bien y del mal", dijo un alto asesor de Zelensky, quien habló bajo la condición del anonimato para hablar con franqueza.  "Nunca consentirá cuando crea que algo está mal".

"Ahora mismo, está muy centrado. Es muy decidido.  Cree que Ucrania puede prevalecer si todos adoptan la misma postura que él".  A la pregunta de si Zelensky estaba dispuesto a morir luchando, el asesor respondió sin dudar: "Sí".

Zelensky también ha utilizado astutamente las imágenes para su beneficio.  En lugar de esconderse en un refugio, se ha mostrado paseando por Kiev o visitando a los soldados, con un chaleco antibalas. Prácticamente todos los días aparece un nuevo vídeo en las redes sociales que muestra su desafío a Rusia.

"A pesar de todo lo que se dice sobre la guerra de información rusa, Zelensky ha demostrado ser un maestro de la comunicación", dijo en un tuit Colin Clarke, director de investigación de The Soufan Group, una consultora de inteligencia y seguridad.  "Sus mensajes han transmitido fuerza, empatía y fortaleza. Un caso de estudio sobre la comunicación eficaz durante la guerra y un perfil de valor a un nivel que no recuerdo".

"Zelensky se está convirtiendo en un héroe tan reconocido internacionalmente como Putin un paria mundial. El contraste no puede ser más marcado", añadió Clarke en un tuit posterior.

Zelensky se ha mostrado inamovible desde el punto de vista diplomático, rechazando las exigencias occidentales de dejar de lado las aspiraciones de Ucrania de entrar en la OTAN, un objetivo clave de Putin.  No obstante, la mayoría de los ucranianos han quedado impresionados por una acción que Zelensky no ha llevado a cabo:  Él y su familia no han huido del país, a pesar de las amenazas a sus vidas.

Eso se contrapone con la actitud de uno de sus predecesores, Víktor Yanukóvich, que huyó a Rusia tras su derrocamiento después la revolución ucraniana de 2014 y que juzgaron por rebeldía.

El viernes, después de que EEUU se ofreciera a transportarlo a un lugar seguro, Zelensky replicó: "Necesito municiones, no un viaje".

No solo están los ucranianos impresionados por las acciones de Zelensky.  Los afganos en las redes sociales han aplaudido su decisión de quedarse, señalando con amargura que su anterior presidente, Ashraf Ghani, huyó del país cuando los talibanes llegaron a la capital, Kabul, el pasado agosto.

"La guerra ha transformado al ex comediante de un político provinciano con delirios de grandeza en un estadista de buena fe", escribió el viernes Melinda Haring, subdirectora del Centro de Eurasia del Atlantic Council, en Relaciones Internacionales. "Por muy grave que sea el fracaso de Zelensky en la reforma de Ucrania, en medio de la intransigencia y la agresividad de Putin, el presidente ha hecho gala de una gran firmeza".

El viernes, los ucranianos que se han unido a la campaña de lucha contra los rusos expresaron su solidaridad con su presidente.

Bajando varios tramos de escaleras en un pequeño negocio de Kiev, grupos de ucranianos, jóvenes y mayores, se sientan encorvados sobre montones de botellas de vidrio, llenando cuidadosamente cada una de ellas con espuma de poliestireno y combustible para ayudar a transformarlas en bombas molotov o de combustible.

Entre ellos está Valerii Valiiev, de 17 años, un estudiante universitario que abandonó su residencia a principios de la semana pasada y se unió al esfuerzo bélico contribuyendo a la producción de molotovs. Espera que, aunque no puedan causar daños significativos a un tanque ruso, al menos obstaculicen la visión de las tripulaciones de los tanques y perjudiquen su respiración.

Solo en este búnker ya se han fabricado varios centenares, dijo.

Ayudar a ensamblar estas armas es parte de la forma en que Valiiev, estudiante de derecho, está contribuyendo a la batalla por Ucrania, que según él ha unido a civiles de todos los orígenes detrás de Zelensky.

Antes de la guerra, Valiiev no era el mayor admirador del presidente, preocupado por la corrupción y por lo que percibía como algunos nombramientos prorrusos.

"Pero hoy es el héroe", dijo de Zelensky, describiéndolo como el orgullo de la nación.  Antes parecía débil, dijo Valiiev. "Pero ahora es fuerte".

Poco después de refugiarse en un búnker la madrugada del sábado, Nazar Cherniha, de 34 años, oyó un enorme estruendo y gritos procedentes del exterior.  Cuando salió de su escondite luego, vio que faltaba un enorme trozo del edificio de apartamentos de enfrente. Un misil impactó el edificio y arrancó las paredes de varios apartamentos en la mitad superior del rascacielos e hirió a muchos civiles en su interior.

El incidente dejó a Cherniha enfurecido y dispuesto a "luchar con las manos" contra los rusos, dijo. "Después de esta noche ya no tengo miedo. El miedo desapareció".

Antes de la guerra, Cherniha "no era admirador" de Zelensky, dijo. Pero ahora lo está siguiendo. Sus vídeos que demuestran que sigue en la capital son "una muy buena señal de que estamos todos unidos".

Zelensky tomó la decisión correcta cuando decidió "estar en Kiev para quedarse con nosotros y luchar por nuestro país", dijo.

En el suelo, cerca del impacto del misil, había fotos familiares de hace décadas esparcidas por todo el sitio. La patineta de un niño estaba aplastada junto a la acera.  Un hombre se arrodilló en medio de la calle, limpiando lentamente los escombros mientras los vehículos pasaban a su alrededor.

"Antes tenía muchas dudas sobre Zelensky, pero ahora no puedo decir nada malo de él", dijo Nataliya Cherniha, de 61 años, su madre, mirando los escombros.  "El pueblo se ha unido de verdad y una unidad así no puede ser derrotada".

(c) 2022, The Washington Post - Sudarsan Raghavan, Siobhán O'Grady

Lea el artículo original aquí.