Partidarios del presidente Donald Trump durante la insurrección electoral del 6 de enero de 2021. FOTO: Washington Post por Evelyn Hockstein.

Si es hallado culpable Guy Reffitt, miembro de los Texas Three Percenters, muchos probablemente se decanten por declararse culpables y fijar el barómetro para cientos de procesos en curso.

Un supuesto reclutador texano del movimiento derechista y antigubernamental Three Percenters (Los tres por ciento) será a partir de hoy lunes en la primera persona en ser juzgada por el ataque al Capitolio del 6 de enero de 2021, con grandes riesgos para el acusado, las autoridades federales y unas 275 personas igualmente acusadas de atacar el Congreso el día en que certificó la victoria electoral del presidente Joe Biden en 2020.

En un juicio tan esperado como probablemente dramático, Guy Wesley Reffitt, de 49 años, de Wylie, Texas, se enfrenta a cinco cargos por delitos graves de los que se ha declarado inocente. Los cargos incluyen la obstrucción de un procedimiento oficial del Congreso, ingresar ilegalmente al Capitolio portando una pistola semiautomática enfundada, interferencia con la policía durante un disturbio y la manipulación de testigos debido a que, según los fiscales, amenazó a sus hijos adolescentes para que no lo entregaran a las autoridades.

"A los traidores se les dispara", se acusa a Reffitt, casado y padre de tres hijos, de decirle a su hijo de 18 años en una conversación telefónica grabada días después de que regresara de Washington.

A Reffitt lo alcanzaron balas de goma y espray químico en los enfrentamientos con la policía que permitieron a otros a forzar el ingreso durante los disturbios que hirieron a decenas de policías y obligaron a la evacuación de los legisladores, según los fiscales. También es el único acusado del ataque al Capitolio de violar una controvertida ley federal que tipifica como delito el transporte de armas de fuego para su uso ilegal durante un disturbio, incluyendo un rifle AR-15 y una pistola Smith & Wesson calibre 40.

Para las autoridades estadounidenses, el juicio marca un hito que conlleva riesgos políticos y legales, así como posibles beneficios.  Por primera vez, un acusado podrá enfrentar en un tribunal abierto una parte de la montaña de pruebas de vídeo, datos de comunicaciones en línea y testimonios de la policía que el gobierno ha acumulado contra aproximadamente 750 personas acusadas a nivel federal.  Un juez y un jurado de Washington, D.C., también sopesarán que los fiscales apliquen de manera novedosa leyes penales poco utilizadas para procesar la primera incursión violenta en el Capitolio por parte de ciudadanos estadounidenses.

Un rápido veredicto de culpabilidad y una pena severa podrían motivar a muchos de los aproximadamente 375 acusados restantes del ataque del 6 de enero, que enfrentan cargos por delitos graves, a aceptar acuerdos con la fiscalía, dijeron los analistas legales.

Sin embargo, los fiscales se enfrentan una batalla distinta en el tribunal de la opinión pública. Las acusaciones del Departamento de Justicia por la participación de Reffitt en un movimiento miliciano autodenominado de derecha, la oposición a las leyes federales sobre armas de fuego, la adopción de una retórica revolucionaria y la presencia armada en una multitud alborotada de partidarios de Donald Trump podrían requerir que los fiscales naveguen temas divisivos para explicar lo que separa la violencia política de la libertad de expresión legítima, la asociación y el derecho a las armas.

Manejada con torpeza, la acusación de Reffitt podría empeorar la desconfianza en el gobierno federal y la radicalización de la política estadounidense, profundizando las líneas de fractura del país de la misma manera que desgarraron a la propia familia del acusado, dijeron los expertos.

Michael R. Sherwin, quien dirigió la investigación del ataque al Capitolio como fiscal federal interino de Washington, D.C., antes de dejar el Departamento de Justicia en marzo, dijo que los primeros juicios son importantes por dos razones: para demostrar que el gobierno puede actuar con rapidez y que los juicios pueden llevarse a cabo de forma justa e imparcial en la capital del país.

"Aunque confío en que estos objetivos puedan cumplirse, es fundamental divorciar la política de estos casos y el Departamento de Justicia debe ser consciente de ese peligro para mostrar al público que cada acusado es juzgado por su propia conducta individual y no por la retórica de otros", dijo Sherwin.

¿Quién es Guy Reffitt y de qué se lo acusa?

Para Reffitt, quien exigió ir a juicio en contra del consejo de su abogado de esperar a revisar más pruebas, la condena o la absolución lo librarán de la prisión preventiva en la cárcel de D.C., donde se ha quejado de las duras condiciones.  Sus compañeros de prisión, su hijo y cartas propias que han sido publicadas sugieren que sus opiniones se han radicalizado más tras las rejas.

"No hubo ninguna insurrección, ninguna conspiración, ningún plan siniestro y ninguna razón para pensar lo contrario", escribió Reffitt en una carta desde la cárcel publicada el pasado mayo por ProPublica.  El jueves, en una carta publicada en Telegram, Reffitt escribió que estaba "preparado para enfrentar la tiranía y recibir la bala de la libertad", informó la filial de la CBS en Washington, WUSA 9.

Reffitt es uno de los 2.000 individuos que, según las autoridades, rompieron las barricadas de la policía y asediaron el Capitolio después de que Trump instara a sus seguidores a marchar hacia el Congreso para anular lo que él llamó falsamente una elección robada.

En los archivos judiciales, el FBI y los fiscales afirman que Reffitt, que llevaba esposas flexibles de plástico y vestía un chaleco antibalas, una chaqueta azul y un casco de motocicleta montado con una cámara, fue captado en un vídeo de noticias de Reuters levantando la mano en la entrada oeste del Capitolio mientras un agente de policía le rociaba en la cara.  En el vídeo se ve cómo Reffitt se enjuaga los ojos con gotas y una botella de agua y descansa mientras los alborotadores que se encuentran detrás de él blanden palos y postes de madera, según los fiscales.

Después de su detención 13 días después de los disturbios, un juez de instrucción estadounidense encarceló a Reffitt hasta el juicio, citando sus planes aparentes de violencia política armada antes y después del 6 de enero de 2021.

"La lucha no ha hecho más que empezar", dijo supuestamente a dos reclutas que conoció en el Capitolio a través de un chat cifrado tres días después.  Añadió que había creado un nuevo negocio de seguridad para eludir las leyes sobre armas y obtener armas y municiones de alta calidad disponibles para las fuerzas del orden.

Cuatro días después de eso, luego de que un líder de Texas Three Percenters fuera interrogado por las fuerzas del orden, Reffitt supuestamente dirigió a otros miembros para que destruyeran pruebas y se mantuvieran alerta para futuros actos de violencia, además de guardar un silenciador no registrado en una caja fuerte, dijeron los fiscales.

"Teníamos miles de armas y no hicimos ninguna ronda de disparos, pero mostramos números.  La próxima vez no vamos a ser tan cordiales", escribió Reffitt a otros, según los fiscales.

Reffitt dijo a los agentes del FBI en su defensa que llevó una pistola desarmada a D.C. y que asistió al Capitolio el 6 de enero, pero "no entró", según los archivos judiciales.  Su abogado de oficio, William L. Welch III, dijo que no hay pruebas que indiquen que Reffitt llevara un arma de fuego cargada.

"A mi cliente le gusta hablar. Su ego es grande. Se jacta", dijo Welch en una audiencia de fianza.  "Pero a veces las palabras son solo palabras. . . . Hay ofensas que cruzan la línea, pero todavía no significa que sean una amenaza real".

Reffitt, gerente de una plataforma petrolera y consultor que se quedó sin trabajo por el cierre de la pandemia de 2020, se molestó por las protestas por la justicia racial de Black Lives Matter, que sus hijos apoyaban, según ha dicho su familia.  Descubrió a los Three Percenters, un movimiento extremista de milicias descentralizadas que recibió su nombre en 2008 por el mito de que solo el 3% de la población luchó contra los británicos en la Revolución Estadounidense y que se fundó en la idea de que solo los "patriotas" armados pueden proteger a los estadounidenses de la tiranía del gobierno grande, incluyendo las leyes restrictivas de armas, los cierres por la pandemia y las protestas por la justicia racial.

Reffitt investigó a los nuevos miembros y reunió "información" sobre los activistas de BLM para los Texas Three Percenters y se movilizó tras el llamado de Trump después de las elecciones, según los archivos judiciales.

Cuando Trump invitó en diciembre a sus partidarios a una manifestación “brutal” en Washington el 6 de enero, el hijo de Reffitt advirtió al FBI que Reffitt iba a "hacer mucho daño" a los legisladores federales.  Durante el trayecto, Reffitt habló de "sacar a esa gente del Capitolio por los tobillos" e instalar un nuevo gobierno, según el FBI.

¿Cómo será el juicio?

El juicio de Reffitt es el de mayor perfil que se celebra en Washington en dos años. Se celebrará con medidas de seguridad vinculadas a la pandemia como paneles de plexiglás, los miembros del jurado estarán sentados a dos metros de distancia en lo que normalmente es la tribuna del público, los participantes llevarán cubreboca y existirá la posibilidad de que el público y los medios de comunicación observen por vídeo desde otras salas. Como la mayoría de los acusados del 6 de enero en la cárcel de D.C., Reffitt se ha negado a vacunarse contra el coronavirus y se ha infectado, dijo su abogado.

La selección de 12 jurados y cuatro suplentes llevará al menos un día, después de que los abogados defensores hayan afirmado durante meses que sus clientes del 6 de enero no pueden recibir un juicio justo en la capital, de mayoría demócrata.

Los fiscales adjuntos de EEUU Jeffrey S. Nestler y Risa Berkower han dicho en sus presentaciones judiciales que el gobierno preparará el escenario para los jurados utilizando un vídeo de media hora de duración sobre el desarrollo de los disturbios.  También incluirán al menos 40 minutos de vídeo de vigilancia de Reffitt, la policía, los alborotadores y el vicepresidente Mike Pence, así como 31 minutos de vídeo panorámico grabado por la cámara del casco de Reffitt.

Tres agentes de policía testificarán sobre su enfrentamiento con Reffitt y otros utilizando balas de goma y proyectiles de pimienta.  Los fiscales dicen que también planean llamar a un compañero de la milicia de Texas que viajó a Washington y volvió con Reffitt.

Los acusados y sus abogados medirán si la dimensión partidista del atentado del 6 de enero altera las desventajas habituales para decidir si los clientes deben ir a juicio. ¿Se volverán más escépticos los jurados de Distrito liberales que suelen simpatizar con los argumentos de los acusados, junto con los jueces designados por Demócratas favorables a la defensa? ¿Los designados por Republicanos que son pro acusación y están a favor de la ley y el orden se mostrarán menos abiertos a los argumentos del gobierno?

Lo más grave es que la fiscalía de EEUU podría tropezar con una catástrofe como cuando abandonó los cargos contra más de 200 manifestantes detenidos en los arrestos masivos el día de la investidura presidencial de Trump, en enero de 2017, en el centro de Washington, después de que los fiscales no lograran en los juicios iniciales vincular a las personas con daños específicos o actos de vandalismo imputados, lo cual resultó en absoluciones.

No está claro si Reffitt organizará una defensa política o apelará a la simpatía de los jurados citando el impacto de la pandemia en su medio de vida y el impacto demoledor del 6 de enero en su familia.

Si Reffitt se presenta como un "preso político" perseguido y lo condenan, "esperaría que otras declaraciones de culpabilidad empezaran a producirse rápidamente, porque son los verdaderos creyentes" como él quienes que no han aceptado los acuerdos de culpabilidad hasta la fecha, dijo Shanlon Wu, ex fiscal federal de D.C.

Mientras tanto, la acusación podría tener que lidiar con las expectativas poco realistas del jurado de que la gran parte del vídeo disponible revele una "pistola humeante".  Algunos expertos advierten que el gobierno puede haberse extralimitado o haber impuesto cargos excesivos a los individuos para tener influencia en las negociaciones de las declaraciones de culpabilidad, posiblemente poniendo en peligro la credibilidad del Departamento de Justicia si los jurados se vuelven reticentes a la hora de decidir si la imagen granulada de un objeto brillante es realmente un arma de fuego como Reffitt supuestamente afirmó a su familia, digamos, o si un padre exaltado realmente amenazaría con hacer daño a sus hijos.

No obstante, la acusación de una serie de delitos permite a los fiscales aportar pruebas que ofrecen una imagen más amplia de las acciones del acusado. Muchos de los casos de delitos graves del 6 de enero incluyen tal cantidad de actividades ilegales que la absolución de un cargo "no indica un efecto dominó", dijo Wu.

"El gobierno tiene un margen de error", dijo Wu, "La prueba serán las sentencias y las penas, no necesariamente ganarlas todas".

Si es declarado culpable, Reffitt podría enfrentarse a años de prisión, dependiendo del cargo, y los cargos que se le imputan pueden ser castigados con un máximo de cinco a 20 años de cárcel.

Aun así, el corazón emocional del juicio puede ser la comparecencia de la familia de Reffitt como testigos.

Después de observar esa desgarradora dinámica en los testimonios llenos de lágrimas de la esposa de Reffitt y de su hija de 16 años en una audiencia de fianza el pasado mes de marzo, la jueza de paz estadounidense, Zia M. Faruqui, concluyó:  "La gente puede tener opiniones políticas diferentes y aun así tenemos que tratarnos como una familia; francamente somos una familia estadounidense. Y mi corazón está roto. Veo a tu familia sufrir, veo a las familias estadounidenses sufrir".

No obstante, Faruqui negó la fianza, diciendo que Reffitt llegó al Capitolio "armado y listo para la batalla" y lo dejó animando a otros a destruir pruebas y a unirse a un grupo antigubernamental que elude las leyes sobre armas de fuego.

"Mi preocupación es que sólo se necesita una persona para lograr que el Sr. Reffitt se ponga furioso o se inquiete, y eso lo llevará a tomar una mala decisión", dijo Faruqui.

(c) 2022, The Washington Post - Spencer S. Hsu

Lea el artículo original aquí.