Solo el 23% de los padres trabajadores dijo que se sentiría cómodo hablando con recursos humanos sobre esos temas

Cuida de ti
y de los tuyos

Recibe un resumen semanal con noticias y tips de salud

Dirección(Obligatorio)
Al suscribirse, acepta recibir boletines informativos por correo electrónico o actualizaciones de El Tiempo Latino y acepta nuestra política de privacidad. Puede darse de baja en cualquier momento y puede contactarnos aquí.

Para millones de cuidadores en todo el país, la crisis de salud mental de un niño puede convertirse rápidamente en un problema en el trabajo. Ahora, una nueva investigación sugiere que una mayor cantidad de padres que trabajan tienen hijos con problemas de salud mental de lo que antes se sabía, y cómo sus vidas laborales se impactan por las demandas de los niños en crisis.

Qué está ocurriendo: Un nuevo informe de On Our Sleeves, una organización nacional de defensa y educación con sede en el Nationwide Children's Hospital en Columbus, Ohio, muestra la profundidad del problema. 

  • La organización entrevistó a casi 5500 adultos trabajadores sobre los problemas de salud mental de sus hijos y su empleo. El 54% de los participantes dicen que buscaron ayuda profesional para la salud mental de sus hijos, y el 56% de ellos dijeron que su hijo tenía un diagnóstico formal de salud mental.
  • Eso desafía las percepciones comunes de la salud mental infantil, explicó Marti Bledsoe Post, directora ejecutiva de On Our Sleeves. “Estamos hablando de una población mucho mayor que la de 1 de cada 5 niños con un trastorno de salud mental que se cita a menudo, dice ella”.

Salud mental en silencio: Esas preocupaciones han complicado la vida laboral de los cuidadores. Más de la mitad manifestó que había sido interrumpido en el trabajo para lidiar con la salud mental de su hijo, y el 53% agregó que faltaba al trabajo al menos una vez al mes debido a esas preocupaciones.

  •  Alrededor del 50% indicó que piensa en la salud mental de sus hijos mientras trabaja. Y para un subgrupo la salud mental de sus hijos estaba afectando su vida laboral, el 71% agregó que el estrés hacía que su trabajo fuera más difícil de manejar.
  • Sin embargo, pocos cuidadores se sentían cómodos revelando los desafíos de sus hijos en el lugar de trabajo. Solo el 23% dijo que se sentiría cómodo hablando con recursos humanos sobre esos temas; El 21% señaló que se sentía cómodo hablando con sus compañeros de trabajo, mientras que el 20%  dijo lo mismo acerca de sus jefes.
  • “Realmente quieren controlar el flujo de información”, señala Lisa M. Stewart, profesora asociada en la Universidad Estatal de California en el departamento de trabajo social de Monterey Bay.  La decisión de compartir esta información, dice Stewart, “está plagada de desafíos debido a una amenaza muy real de ser despedido y sufrir represalias”.
  • “La verdadera tragedia es que, como país, nuestra atención de salud mental está ligada a nuestro empleador”, dice la directora ejecutiva de On our Sleeves. Padres exhaustos tienen mucho en juego y dicen que les preocupa que la paciencia limitada de un empleador pueda poner en peligro las terapias, los medicamentos y otras modalidades que necesitan para ayudar a sus hijos.

¿Por qué es importante? Según datos recientes de la Oficina del Censo, el 54,4% de las personas aseguradas en los Estados Unidos, más de 177 millones en total, tienen planes patrocinados por el empleador. Pero incluso cuando los padres tienen seguro, no siempre están cubiertos los tratamientos necesarios. Un estudio de 2021 encontró que 1 de cada 3 niños en los Estados Unidos tiene seguro insuficiente. 

  • Alrededor del 40%de los niños con necesidades de salud complejas, incluida la necesidad de un tratamiento continuo o medicamentos para una afección de salud emocional o conductual, no tenían suficiente seguro para cubrir sus necesidades.
  • Los empleadores pueden ayudar. La investigación de On Our Sleeves mostró que la gran mayoría de los empleados valoraría los cursos sobre la salud mental de los niños en el lugar de trabajo. Los empleadores pueden ofrecer horarios más flexibles e informar a los empleados sobre los beneficios y apoyos en salud mental existentes.
  • Stewart indica que “es lo correcto”. “Los padres están sufriendo, y nadie debería sentirse como un mal padre o un mal empleado si necesitan apoyo adicional”. 
  • La profesora recomienda que los padres busquen a otros padres cuyos hijos tengan condiciones de salud mental y repasen sus derechos legales; la Ley Americans With Disabilities Act prohíbe discriminar a un cuidador que ayuda con una discapacidad, y ciertos empleados en organizaciones con 50 o más trabajadores tienen derecho a hasta 12 semanas de licencia no remunerada con protección laboral cada año según la Ley Family and Medical Leave. 

Con información de: The Washington Post