FOTO: Bloomberg por Andrey Rudakov.

Las amenazas de Rusia hacen que una mala situación sea más peligrosa.

El domingo por la mañana, el presidente ruso Vladimir Putin ordenó a su ministro de Defensa que pusiera las "fuerzas de disuasión del país en alerta máxima de combate". Esta orden de carácter técnico dejó al normalmente imperturbable Sergey Shoigu visiblemente incómodo, y con razón: en medio de la invasión de Ucrania, Putin acababa de ordenarle que empezara a preparar las fuerzas nucleares de Rusia para usarlas.

Aunque todavía es baja, la probabilidad de una guerra nuclear va en aumento. La guerra de agresión no provocada que inició Putin no se ha desarrollado como él esperaba, al menos hasta ahora, y es poco probable que esta amenaza nuclear cambie la dinámica de la guerra.  Si el conflicto se prolonga, la desesperación podría llevarlo a cruzar el umbral nuclear.  Ucrania, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN tendrán que intentar crear una vía de escape para Putin para evitar ese resultado catastrófico.

El problema de Putin está claro.  Las fuerzas armadas de Rusia están avanzando mucho más lentamente de lo que probablemente preveía, sus pérdidas están aumentando y su guerra parece estar mal vista en el país.  Occidente está unido y ha acordado imponer sanciones realmente severas, incluso contra el banco central de Rusia.  En este momento, el mejor caso para Rusia sería la eventual derrota de Ucrania en un prolongado baño de sangre que deje a la OTAN más unida y decidida que antes.  Sólo podemos especular sobre los peores temores de Putin, pero dadas sus expresiones públicas de "disgusto" por el asesinato del dictador libio Muamar el Gadafi, puede que le preocupe correr la misma suerte.

Es probable que Putin tenga la sensación general de que una amenaza nuclear, respaldada por el vasto arsenal de Rusia, ofrece una salida a este dilema. ¿Pero será así?

En los próximos días, la postura de la fuerza nuclear rusa puede cambiar de forma que indique si Putin pretende amenazar a Estados Unidos, a Ucrania o a ambos.  Una posibilidad es que Rusia ponga en alerta a sus llamadas fuerzas nucleares estratégicas (las que pueden alcanzar a Estados Unidos), por ejemplo, dispersando sus misiles balísticos intercontinentales móviles por carretera (que normalmente se guardan en garajes) o cargando bombarderos de largo alcance con armas nucleares.  Estas acciones indicarían que Putin busca amenazar a Washington.

Si lo hiciera, Putin podría estar dando a entender que utilizaría armas nucleares si Estados Unidos interviniera directamente, en consonancia con la advertencia lanzada el jueves al anunciar su invasión (perdón, "operación militar especial").  Aun así, impedir que Estados Unidos entre directamente en la guerra, algo que el presidente Joe Biden ya había descartado categóricamente antes de que comenzara, no supondrá un atajo mágico para derrotar a las fuerzas armadas de Ucrania, que han resistido por sí solas hasta ahora.

Sin embargo, las declaraciones de Putin del domingo sugieren un propósito algo diferente. Tomadas literalmente, parecen implicar que Rusia utilizará armas nucleares si Estados Unidos y sus aliados no levantan las "sanciones ilegítimas" y dejan de hacer "declaraciones agresivas".  Tal vez Putin también exija que Estados Unidos y sus aliados dejen de suministrar equipos a Ucrania.  De ser así, esta amenaza es tan descabellada -básicamente "sé amable con nosotros o te destruiremos con armas nucleares"- que no se tomará en serio.  De hecho, Estados Unidos no ha elevado el nivel de alerta de sus propias fuerzas nucleares, y Biden ha descartado públicamente la amenaza de Putin.

Otra posibilidad es que Rusia empiece a trasladar las ojivas de sus sistemas vectores no estratégicos, los que no pueden llegar a Estados Unidos, desde sus lugares de almacenamiento a las bases donde se despliegan estos sistemas vectores. En este caso, Ucrania sería el objetivo probable de la amenaza nuclear de Putin.  Sin embargo, como se dio cuenta el presidente Richard Nixon en 1969 cuando inició la llamada Alerta Nuclear Loca para tratar de forzar a Vietnam del Norte y a la Unión Soviética a hacer concesiones en la mesa de negociaciones, es muy difícil hacer creer a la otra parte que estás dispuesto a arriesgar el Armagedón por algo menos que la defensa de tu propio territorio.  El hecho de que Putin afirme que esta guerra es defensiva no hará más creíble su amenaza: todos los agresores dicen lo mismo.

En resumen, ya sea que actualmente Putin se dé cuenta o no, es poco probable que su alerta nuclear le ayude a ganar la guerra.  Pero, aun así, el peligro de una escalada nuclear es real. De hecho, el peligro es real precisamente porque es improbable que las amenazas nucleares de Rusia funcionen; como dijo el analista de RAND Corp. Samuel Charap, "un Putin aislado y enfadado" podría acabar "presidiendo una guerra convencional aplastante y existencial y una economía devastada por las sanciones". En esta situación, Putin puede sentir que ha dado a Washington y a Kiev una advertencia justa, y entonces recurrir al uso nuclear, probablemente en el campo de batalla, con la esperanza de que eso haga retroceder a uno o a ambos.

Para evitar esa situación, Ucrania, Estados Unidos y la OTAN deberían tratar de ofrecer a Putin una forma de terminar la guerra salvando las apariencias y en términos que preserven a Ucrania como un estado independiente, aunque, por supuesto, en última instancia será Putin quien decida si acepta esa salida.

La actuación de Ucrania en el campo de batalla ha sido notable. Sin embargo, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy seguramente entiende que si no puede negociar un final rápido de esta guerra, Putin puede arrasar las ciudades de Ucrania como arrasó Grozny en 1999-2000 o incluso utilizar armas nucleares.  Kiev y Moscú ya han comenzado las negociaciones, aunque el lunes por la mañana no llegaron a un acuerdo. Cualquier conversación futura se centrará presumiblemente en el estatus de Donetsk y Luhansk y en un posible compromiso ucraniano de no entrar en la OTAN.

Para que haya alguna posibilidad de acuerdo, Estados Unidos y sus aliados tendrán que levantar la más punitiva de la actual ronda de sanciones económicas: la congelación del banco central ruso que amenaza con destruir el rublo. El objetivo de las sanciones, después de todo, es levantarlas si el adversario cambia su comportamiento.  Washington y sus aliados deberían dejar claro a Moscú cuales sanciones levantarán como parte de un acuerdo de alto al fuego.  Deberían resistirse a los inevitables llamamientos a supeditar el alivio de las sanciones a la resolución de cuestiones, como la situación de Crimea, que no tienen relación con el conflicto inmediato.  También deberían retomar algunas de las medidas de seguridad que presentaron a Moscú en enero.  Por ejemplo, Estados Unidos y sus aliados podrían volver a ofrecer a Rusia, a condición de que haya reciprocidad, el derecho a inspeccionar las instalaciones de defensa antimisiles Aegis Ashore en Europa para verificar que no pueden utilizarse para disparar misiles ofensivos.

Resulta muy desagradable identificar los incentivos para que Putin se eche atrás después de haber lanzado una guerra ilegal que probablemente matará a miles de ucranianos y militares rusos de las tropas que no tenían otra opción que luchar.  Pero, a menos que un estado aniquile a las fuerzas armadas de otro, cosa que Ucrania no puede hacer con Rusia, poner fin a las guerras siempre implica compromisos agónicos. En última instancia, son mejores que las alternativas, que en este caso incluyen una guerra nuclear.

Especial para The Washington Post - James M. Acton

Lea el artículo original aquí.