Embajada de Estados Unidos en La Habana, Cuba.

El consulado de EE.UU. en Cuba volverá a emitir visas, cuatro años tras su retiro por el presunto “síndrome de la Habana”, anunció Timothy Zúñiga-Brown, encargado de negocios de la embajada.

Los servicios consulares de EE.UU. en Cuba han permanecido cerrados durante cuatro años a causa de un supuesto síndrome que quedó en nada, pero que marcó el principio del fin del "deshielo" entre Washington y La Habana.

La reactivación limitada de la actividad consular estadounidense en La Habana, anunciada este jueves por el Gobierno de Joe Biden, llega en un complejo momento de las relaciones bilaterales, que, pese al cambio del año pasado en la Casa Blanca, siguen marcadas por el retroceso que supuso el mandato de Donald Trump (2017-2021).

La reducción al mínimo del personal en la embajada se anunció el 29 de septiembre de 2017. El Departamento de Estado canceló entonces de "forma indefinida" la emisión de visas. La causa fueron los misteriosos "incidentes de salud" que sufrían algunos de sus diplomáticos, con síntomas similares a los de lesiones cerebrales, al que se denominó "síndrome de La Habana".

Trump y los "ataques acústicos”

Trump acusó entonces al Gobierno cubano de ser responsable de "ataques acústicos" o "sónicos" contra el personal de la legación diplomática, lo que utilizó como pretexto para romper con el "deshielo" que habían impulsado su predecesor, Barack Obama (2009-2017), y el entonces presidente cubano, Raúl Castro.

La Habana, por su parte, negó cualquier responsabilidad en el caso y puso en marcha una comisión de expertos que no halló evidencias científicas o criminales que vincularan los síntomas con posibles ataques sónicos, con microondas u otra acción deliberada.

Más de 200 diplomáticos y funcionarios estadounidenses destinados en media docena de países -de Cuba a China, pasando por Austria, Alemania y Colombia- denunciaron síntomas similares. Algunos no pudieron seguir ejerciendo sus funciones.

"CIA descartó campaña dirigida por un país enemigo”

En enero de 2022, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de EE.UU. descartó que las molestias descritas fuesen resultado de una campaña dirigida por un país enemigo, frente a lo que se llegó a especular.

No obstante, un grupo de expertos reunido por el Gobierno estadounidense apuntó recientemente que algún tipo de energía electromagnética podría estar detrás de los síntomas, que consideraron que no se pueden explicar solo por factores psicológicos o reacciones psicosomáticas. Calificaron de "plausible" el empleo de una radiofrecuencia concreta, aunque reconocieron "vacíos" en su investigación.

Por otra parte, un informe interno de EE. UU. difundido a principios de 2021 reveló que Trump acusó a La Habana sin pruebas y que la mala gestión y la falta de coordinación dominaron su respuesta ante esta situación.

A raíz del cierre del Consulado estadounidense en La Habana los acuerdos migratorios bilaterales para la concesión de 20.000 visados anuales a ciudadanos cubanos y el programa de reunificación familiar quedaron prácticamente paralizados.

jov (efe, france24)

Etiquetado: