El Senador Ron Wyden (D-OR, a la derecha), visto aquí durante una conversación con su colega Richard Neal (D-MA), se ha mostrado contrario a una regulación demasiado estricta de las cripto monedas. FOTO: Bloomberg por Aaron P. Bernstein.

Ron Wyden señala que el esfuerzo normativo no debe frenar la innovación en las finanzas digitales

Uno de los Demócratas más poderosos del Senado ha aconsejado a sus colegas no tomar medidas demasiado duras contra el floreciente sector de las criptomonedas, haciendo una comparación con la Internet en sus inicios.

Ron Wyden, presidente de la comisión de finanzas del Senado y uno de los artífices de la regulación de Internet en EEUU, instó a los miembros de su partido a proteger a los innovadores de las criptomonedas a pesar de la preocupación por los fraudes y el lavado de dinero en el sector.

La advertencia de Wyden se produce en un momento en el cual los altos funcionarios del gobierno de Joe Biden buscan tomar medidas drásticas contra la actividad no regulada de las criptomonedas, especialmente en plataformas de intercambio populares como Coinbase.

Wyden declaró al Financial Times: “Es evidente que hay un debate [sobre una regulación más estricta], pero yo quiero estar del lado del innovador.  Cuando pienso en las criptomonedas, pienso en las remesas, o en alguien que tiene un hijo a 1.000 millas de distancia y quiere ayudarlo en caso de emergencia, en lugar de pasar por decenas de bancos y compañías de tarjetas de crédito”.

“Sigo buscando innovaciones”, añadió. “Ahí es donde tengo puesto mi corazón”.

La demanda de criptomonedas se ha disparado en los últimos años, elevando su valor total a cerca de $2tn (millones de millones).  Su popularidad ha provocado alarma entre políticos y reguladores, que han advertido sobre la posibilidad de que se utilicen para fraudes y el lavado de dinero.

Gary Gensler, presidente de la Comisión Nacional de Valores (SEC por sus siglas en inglés), afirmó el año pasado que los mercados de criptomonedas estaban “plagados de fraudes, estafas y abusos”. La semana pasada, cuatro senadores Demócratas de alto nivel escribieron a Janet Yellen, la secretaria del Tesoro, expresando su preocupación por el uso de las criptomonedas para evadir las sanciones internacionales.

Los comentarios de Wyden contrastan con los de sus colegas Demócratas.  Pero hacen eco de otros similares realizados por un pequeño pero cada vez más influyente grupo de miembros del Congreso que ha defendido la industria de las criptomonedas, desde el Republicano Tom Emmer hasta el Demócrata Ro Khanna.

Wyden comparó la industria con la Internet en sus inicios, cuando él y sus colegas en el Congreso elaboraron protecciones legales para las plataformas en línea, de modo que pudieran evitar ser demandadas por los contenidos que los usuarios publican en sus sitios.

Esa norma — la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones — ha sido bautizada como “las 26 palabras que crearon la Internet”.  Y ha sido objeto de críticas por parte de Republicanos y Demócratas en los últimos meses, ya que varios legisladores sostienen que solo debería aplicarse a aquellas empresas que cumplan una serie de principios o normas.

Wyden rechazó los intentos para reescribir la Sección 230, argumentando que hacer a las empresas responsables del contenido de los usuarios simplemente empujaría a quienes publican contenidos perjudiciales hacia partes más secretas de la web.  “Pueden elegir aceptar estos proyectos de ley que suenan bien, pero realmente van a conducir a los actores nefarios hacia la llamada internet oscura”, señaló.

“No creo que nadie vaya a invertir en nada — particularmente los pequeños inversionistas individuales— si responsabilizas a la empresa de todo lo que se publica en su sitio”.

“¿Por qué no decimos simplemente: la persona que produce los contenidos es la persona a la cual vamos a hacer responsable?  Pensé que era el camino correcto en aquel momento y lo sigo pensando”.

Kiran Stacey en Washington

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.