La vicepresidenta Kamala Harris volverá a viajar a Europa para asegurar a algunos de los aliados de EEUU como Polonia y Rumanía que tienen el apoyo necesario para hacer frente a Rusia si ésta decidiera expandir el teatro de guerra. FOTO: EFE/EPA/ABIR SULTAN.

La vicepresidenta prometerá ayuda y apoyo a los aliados de Europa del Este como parte de un esfuerzo urgente para mantener unida a la OTAN.

Frente al aumento del caos tras la invasión rusa a Ucrania, el presidente Joe Biden está enviando a la vicepresidenta Kamala Harris a Europa del Este en una misión urgente esta semana para reforzar la unidad de Occidente, asegurar a los aliados la protección de Estados Unidos y prometer ayuda mientras más de un millón de refugiados ucranianos huyen de sus hogares.

Harris se reunirá con los líderes de Polonia el jueves y con sus homólogos de Rumanía un día después, en lo que supone una extensión de su reciente viaje a una reunión de seguridad global en Alemania.  Allí, en los primeros días de la invasión rusa, Harris se reunió con una serie de líderes europeos y mundiales, entre ellos el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, en un esfuerzo por mantener unida la alianza occidental.

"Claramente, es una misión de gran relevancia", dijo Richard Weitz, un ex funcionario del Departamento de Defensa que ahora trabaja en el Instituto Hudson. "Estos países asumieron riesgos sin precedentes al salir en defensa de Ucrania, claramente para molestia de los dirigentes rusos. Por ello, es probable que busquen alguna reafirmación".

La política displicente de la OTAN ha sido uno de los retos centrales de la crisis actual.  La administración Biden ha trabajado duro, con un éxito significativo, para unificar la alianza militar de 30 países que exhibe una variedad de intereses y sensibilidades.  Los miembros más al este de la OTAN, como Polonia y Rumanía, se han mostrado especialmente preocupados por la posibilidad de que Rusia dirija su agresión hacia ellos.

Es probable que Harris analice con los líderes de esos países cuestiones como el deseo de Polonia de suministrar aviones de combate a Ucrania, en un momento en el cual Estados Unidos trata de evitar cualquier cosa que el Kremlin pueda interpretar como una confrontación directa entre la OTAN y Rusia.  En la Conferencia de Seguridad de Múnich del mes pasado, Harris se reunió con los líderes de Lituania, Estonia y Letonia, otras tres naciones del antiguo bloque soviético que pidieron a Estados Unidos el envío de más tropas a su territorio.

El acercamiento de Harris sugiere que Biden está confiando más en ella para tareas delicadas después de un período en el cual parecía atraer solo tareas poco envidiables y políticamente peligrosas, como abordar las causas profundas de la inmigración.  También forma parte del esfuerzo más amplio de la administración para hacer frente a las réplicas de la invasión:  desde calmar a los inquietos vecinos de Rusia, hasta mantener aislado a Moscú y gestionar el suministro mundial de petróleo.

El lunes, Biden mantuvo una llamada con los líderes de Alemania, Francia y el Reino Unido, en la que hablaron de cómo aumentar las sanciones a Rusia y proporcionar una serie de ayudas a Ucrania.  Pero las crecientes necesidades diplomáticas requieren refuerzos.

"Joe Biden no tiene tiempo suficiente para hacerlo todo, por lo cual necesita ayuda de alto nivel en la sala para redoblar los esfuerzos", dijo un diplomático europeo que habló bajo condición de anonimato para poder opinar con libertad sobre una situación que está en evolución.  "Su viaje puede entenderse como una tranquilidad para el flanco este [de Europa]".

Si bien Harris ofrece a la administración un multiplicador de fuerza en la escena internacional, sus conversaciones en los próximos días seguirán siendo delicadas, ya que Estados Unidos trata de caminar la cuerda floja entre apoyar a Ucrania y tropezarse con un conflicto directo con Rusia.  El Secretario de Estado, Antony Blinken, ha declarado que Washington está estudiando cómo podría ayudar a Polonia a suministrar aviones de combate a Ucrania, posiblemente con la transferencia por parte de Estados Unidos de aviones estadounidenses a Polonia para compensar los entregados a Ucrania.

En el período previo a la invasión de Putin, habían aparecido grietas entre los aliados de la OTAN.  Francia se mostró escéptica ante lo que Gran Bretaña y Estados Unidos insistieron que era la decisión de Putin de invadir.  Y Alemania se resistió durante meses a abandonar públicamente el gasoducto Nord Stream 2, un proyecto planificado desde hace años que se esperaba que bajara los precios de la energía en Europa.  También surgieron divisiones sobre el alcance de las sanciones a Rusia.

Pero cuando las bombas comenzaron a caer, las naciones europeas se unieron con notable rapidez para aplicar sanciones de gran alcance, asestando importantes golpes a la economía rusa en combinación con sanciones sin precedentes por parte de Estados Unidos.  La Unión Europea autorizó, por primera vez, el financiamiento y la exportación de armas a una nación bajo ataque.

Además, países como Polonia, miembro de la UE y de la OTAN que se había alejado de las normas occidentales, ha vuelto a unirse firmemente al abrazo de Europa, mientras que países ajenos a la alianza han mostrado un renovado interés por unirse a las dos organizaciones.

Sin embargo, esa cohesión no está exenta de fisuras, y la tensión ha sido visible cuando los líderes ucranianos piden una mayor asistencia militar, incluida una zona de exclusión aérea y aviones de combate para contrarrestar los ataques aéreos rusos.  En una gira por Europa esta semana, Blinken descartó el apoyo de Estados Unidos a una zona de exclusión aérea porque, dijo, podría requerir que los aviones de la OTAN derribaran aviones rusos, y esto podría sumir al continente en una guerra mucho mayor.  El jefe de la OTAN, Stoltenberg, también descartó la idea.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, subrayó el lunes que Harris también tratará de encontrar la manera de que Estados Unidos ayude a paliar la crisis humanitaria causada por la guerra, ya que alrededor de 1,5 millones de ucranianos han huido de sus hogares buscando socorro en los países vecinos.

"Varios de estos países, incluidos los que ella visitará, han acogido a cientos de miles de refugiados procedentes de Ucrania", dijo Psaki. "También hablará de la gama de opciones y asistencia que hemos estado proporcionando al pueblo ucraniano".

Desde que comenzó la concentración militar rusa en torno a Ucrania el año pasado, el gobierno de Biden trató de orquestar un mensaje de unidad y fuerza de la OTAN, que los funcionarios esperaban que disuadiera al presidente Vladimir Putin de lanzar un ataque, y que ahora esperan que aísle a Moscú lo suficiente como para forzar un cambio de rumbo.

Los meses de consultas con los socios de la OTAN también ofrecieron a la administración la oportunidad de ilustrar su competencia en el manejo de los desafíos globales tras la problemática retirada de Afganistán, que dejó al descubierto los fallos de los servicios de inteligencia de Estados Unidos y provocó que muchos aliados se sintieran ignorados.

Y en muchos sentidos, el viaje de Harris a Europa -su segundo en menos de un mes- está en consonancia con el precedente de anteriores vicepresidentes, que a menudo se vieron enviados a misiones de seguridad en el extranjero que su jefe no podía o no quería hacer. El primer viaje que realizó Mike Pence como segundo al mando del presidente Donald Trump fue a la Conferencia de Seguridad de Múnich a principios de 2017.

El papel de Pence fue reconfortar a los nerviosos aliados europeos con promesas del profundo compromiso de Estados Unidos con una sólida defensa transatlántica, y tocó temas no muy diferentes al discurso de Harris en Alemania el mes pasado, pidiendo el fin de las tensiones que rodearon a Ucrania ya en aquel momento y prometiendo "responsabilizar a Rusia."

Más tarde, en 2017, Pence viajó a Estonia, Georgia y Montenegro en un viaje destinado a tranquilizar a las naciones de Europa del Este sobre el compromiso de Estados Unidos con la OTAN frente a la agresión rusa.  "Las actividades desestabilizadoras de Rusia, su apoyo a los regímenes canallas, sus actividades en Ucrania, son inaceptables", dijo Pence en aquel momento, ofreciendo el tipo de declaración que Harris podría fácilmente pronunciar esta misma semana.

Trump, sin embargo, pasó a socavar ese mensaje a lo largo de su presidencia, desafiando la alianza de la OTAN, mostrando su desprecio por los líderes europeos y expresando su admiración por Putin.  Cuando Biden asumió el cargo, trató de reconstruir estas alianzas, pero en ocasiones se le hizo cuesta arriba, ya que los líderes extranjeros cuestionan la fiabilidad de Estados Unidos.

Harris es ampliamente considerada como una posible sucesora de Biden en 2028, o en 2024, si el presidente de mayor edad en la historia del país decide no presentarse a la reelección.  Pero ella entró en la vicepresidencia con poca experiencia en política exterior, especialmente en comparación con Biden, que presumía de tener relaciones de larga duración con muchos líderes internacionales.

Los partidarios de Harris se sintieron animados por su actuación en Múnich y esperan que sea cuestión de tiempo hasta que se desprenda de la imagen de novata en la escena internacional.  Al final de esta semana habrá viajado a cinco países en otros tantos meses: Paris, Honduras, Alemania, Polonia y Rumania.

(c) 2022, The Washington Post - Cleve R. Wootson Jr.Ashley Parker, and Missy Ryan

Lea el artículo original aquí.