El Senado de Florida aprobó este martes un proyecto de ley, respaldado por los republicanos, que prohibirá la discusión en el aula sobre la orientación sexual y la identidad de género para muchos estudiantes jóvenes, una medida que los demócratas denunciaron como anti-LGBTQ, reseñó Reuters.  El proyecto de ley ahora pasará al gobernador Ron DeSantis, quien ya ha manifestado su apoyo. 

En contexto: El proyecto de ley, formalmente conocido como "Derechos de los padres en la educación", prohíbe la instrucción sobre orientación sexual o identidad de género para niños desde jardín de infantes hasta tercer grado, o de aproximadamente 5 a 9 años, en las aulas de las escuelas públicas. 

  • También prohíbe dicha enseñanza "de una manera que no sea apropiada para la edad o el desarrollo de los estudiantes". Según la ley, los padres podrían demandar a los distritos escolares que consideren estar violando la medida. 
  •  La legislación, a la que sus opositores se refieren como el proyecto de ley "No digas gay", ha suscitado controversia nacional en medio de un debate mayor sobre lo que las escuelas deben enseñar a los niños sobre raza y género.
  • La semana pasada, un senador estatal republicano ofreció hacer una enmienda al proyecto de ley, en un intento por reducir las tensiones partidistas sobre una de las medidas más controvertidas de la sesión legislativa. Sus colegas republicanos rechazaron la idea y luego votaron para pasar el proyecto de ley al Senado.

¿Qué dicen? En un debate antes de la votación del martes, el demócrata Shevrin Jones, el primer senador del estado de Florida abiertamente homosexual, reprendió a sus colegas republicanos por impulsar lo que consideró un proyecto de ley perjudicial para obtener ganancias políticas.

  • “Mientras se preparan para esta vuelta de la victoria en nombre de los derechos de los padres, sepan que esta no es una vuelta de la victoria”, dijo Jones a la cámara. “Creo que esta será otra mancha en la historia de Florida”.
  • Por su parte, el senador estatal republicano Danny Burgess defendió su apoyo al proyecto de ley, “hay un esfuerzo por inyectar este tipo de discusiones en grupos de edad cada vez más jóvenes”, aseguró. “Nuestra posición predeterminada como estado debe ser y debe seguir siendo: confiar en los padres del niño”.
  • Los políticos republicanos del país dicen que quieren evitar que las escuelas promuevan ideologías que consideran inapropiadas para los jóvenes estudiantes. Los demócratas alegan que políticas como la propuesta en Florida son discriminatorias y odiosas contra los grupos minoritarios, incluyendo la comunidad lesbiana, gay, bisexual, transgénero y queer.

Con información de: Reuters