Estados Unidos considera una "grave escalada" en la carrera armamentística norcoreana los últimos lanzamientos balísticos que probaban este sistema de misiles de largo alcance disfrazados de lanzamientos espaciales.

Los lanzamientos efectuados por Corea del Norte el 26 de febrero y el 4 de marzo tenían como objetivo probar "elementos de un nuevo sistema" de misiles balísticos intercontinentales, dijo hoy jueves (03.10.2022) un alto funcionario de la Casa Blanca, que los calificó de "grave escalada". El líder norcoreano, Kim Jong Un, anunció, citado por el medio estatal KCNA, una ampliación de su base para el lanzamiento de misiles balísticos intercontinentales para convertirla en una instalación "ultramoderna y avanzada" y llegar a ser una potencia espacial.

"Estos lanzamientos buscan ciertamente probar los elementos de ese nuevo sistema antes de que Corea del Norte proceda a un lanzamiento de largo alcance, que podría intentar hacer pasar por un lanzamiento espacial", agregó. Pyongyang aseguró que los lanzamientos de fines de febrero y principio de marzo eran pruebas de desarrollo de satélites.

En respuesta, Estados Unidos anunciará el viernes medidas para "impedir que Corea del Norte acceda a productos y tecnologías extranjeras para desarrollar sus programas de armas prohibidos", y "otras acciones seguirán en los próximos días", dijo la fuente, que pidió el anonimato. Estados Unidos instó a los demás países a condenar estas acciones por parte de Corea del Norte e indicó haber informado ya a sus aliados y socios, incluyendo a las Naciones Unidas.

"Seguimos buscando el diálogo diplomático y estamos dispuestos a un encuentro sin condiciones" con los norcoreanos, agregó. Pyongyang ha rechazado hasta ahora todas las ofertas de diálogo desde que fracasaran en 2019 las negociaciones entre el dirigente Kim Jong Un y el entonces presidente estadounidense, Donald Trump. Corea del Norte intensificó la modernización de su ejército y advirtió en enero que podría levantar la moratoria que se impuso sobre ensayos de misiles de largo alcance y armas nucleares.

El anuncio de Estados Unidos ocurre después de la victoria en la elección presidencial de Corea del Sur de Yoon Suk-yeol, quien quiere mostrar firmeza ante Corea del Norte. El nuevo presidente surcoreano, al que Joe Biden llamó el jueves para felicitarlo, prometió "enseñarle algunos modales" a Kim Jong-un y no descartó un ataque preventivo, aunque fue una declaración enmarcada todavía en la lógica electoral considerada poco realista.

lgc (afp/efe/rtr)

Etiquetado: