Lane Perkins, uno de los veteranos del ejército estadounidense que han decidido ir a ayudar a Ucrania a hacer frente a la invasión de Rusia. FOTO: Washington Post por Kasia Strek.

Un veterano dice que viajó miles de kilómetros y se perdió el segundo cumpleaños de su hijo para cruzar la frontera ucraniana y unirse a un grupo de combatientes.

Lane Perkins llegó a la frontera entre Ucrania y Polonia la semana pasada en medio de un embotellamiento.  Los automóviles y autobuses abarrotados de refugiados avanzaban hacia el oeste. Las ambulancias y los combatientes extranjeros, como él, se aventuraban hacia el este.

Al sur, cerca de la frontera de Ucrania con Rumanía, Zachary Burgart y Mark Turner concluyeron una misión de seis días que comenzó con la entrega de suministros médicos y dio un giro inesperado cuando las autoridades, sospechando que los dos estadounidenses eran saboteadores rusos, los detuvieron e interrogaron.

Forman parte de la oleada de veteranos militares estadounidenses que, a pesar de las advertencias de la administración Biden, se han involucrado en una guerra extranjera. Algunos, como Perkins, quieren enfrentarse directamente a los rusos.  Otros, como Burgart y Turner, han buscado formas menos arriesgadas de participar, ofreciendo entrenamiento militar y de primeros auxilios, transportando suministros humanitarios y estableciendo contactos para que futuros voluntarios estadounidenses ayuden a los ucranianos.

"Esto", dijo Perkins, un veterano de la Marina que reside en San Diego, "es una causa noble".

Aunque el presidente Joe Biden ha dicho repetida y enfáticamente que las tropas estadounidenses no serán enviadas al conflicto, el gobierno del presidente Volodymyr Zelensky ha reclutado activamente a veteranos militares occidentales para que se unan a su recién formada Legión Internacional de Defensa Territorial de Ucrania.  Se calcula que unos 20.000 extranjeros han manifestado su interés, según los ucranianos.  Alrededor de 4.000 son estadounidenses, dijo un funcionario de la Embajada de Ucrania en Washington, que habló bajo condición de anonimato, porque el tema se considera muy sensible en Washington.  No está claro cuántos pueden seguir sus pasos.

Sin embargo, la participación de los estadounidenses en la guerra probablemente irá más allá de la legión extranjera de Zelensky.  Algunos, como Perkins, están interesados en unirse a otros grupos ucranianos que vienen con menos ataduras.  Mientras que algunos grupos exigen que los solicitantes entreguen sus pasaportes y se comprometan a luchar a largo plazo, otros permiten a los voluntarios marcharse si necesitan volver a casa por obligaciones familiares y laborales, dijo.

Aun así, independientemente del grupo al que se unan los estadounidenses, se enfrentan a un riesgo importante.  Un portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, ha calificado de "mercenarios" a los extranjeros que ayudan a las fuerzas ucranianas y ha dicho que a cualquiera de ellos que capturen "en el mejor de los casos" puede esperar "que lo procesen como un criminal".

El gobierno de Biden ha desaconsejado enérgicamente que los veteranos militares estadounidenses se unan a la lucha. En cambio, el portavoz del Pentágono, John Kirby, ha sugerido que sería más prudente hacer donaciones a las agencias que responden a la crisis humanitaria.

"Seguimos pensando que Ucrania no es un lugar seguro para los estadounidenses", dijo Kirby a los periodistas en el Pentágono. "Les pedimos que no vayan. Y si alguno sigue allí, lo instamos a que se salga".

En las entrevistas, los veteranos estadounidenses detallaron una serie de motivos para unirse al esfuerzo.  Algunos expresaron su horror ante las imágenes que parecían mostrar a las fuerzas rusas bombardeando indiscriminadamente a los civiles ucranianos.  Otros dijeron que querían demostrar su valía en el combate después de haber perdido esa oportunidad durante su carrera militar.

"Para mí, personalmente, esto fue algo no provocado", dijo Burgart, quien estuvo en Irak durante su tiempo en unidades de reconocimiento de élite del Cuerpo de Marines.  "Para mí es una locura. No quiero que los locos puedan hacer cosas locas en el mundo".

La práctica de los estadounidenses de intervenir en el campo de batalla de otra nación se remonta a generaciones atrás, dijo David Malet, que estudia los movimientos de combatientes extranjeros como profesor de la American University en Washington, D.C. Citó esa participación en la Guerra Civil Española de los años 30, la Guerra de la Independencia de Israel a finales de los años 40 y la más reciente campaña contra el Estado Islámico en Irak y Siria.

En general, convertirse en un combatiente extranjero es legal en EEUU, dijo Malet. Mientras los estadounidenses no tomen las armas para un grupo violento que se oponga al gobierno de EEUU, hay pocas restricciones.

No obstante, en una guerra tan volátil y compleja como esta, la participación directa de los estadounidenses podría tener consecuencias no deseadas, dijo Malet, expresando la preocupación de que algunos puedan verse tentados a unirse a las milicias ucranianas de extrema derecha o terminar capturados o muertos.  Cualquiera de los dos escenarios daría al presidente ruso Vladimir Putin una importante victoria propagandística y podría generar apoyo dentro de Rusia para un ataque a los países de la OTAN.  El peor escenario, advirtió Malet, es un incidente que promueva que EEUU se una al conflicto.

La campaña de reclutamiento de Ucrania ya ha creado algunos problemas en EEUU.

En los últimos días, han detenido a tres veteranos del ejército estadounidense que portaban armas e intentaban unirse al esfuerzo bélico, frente a la embajada de Ucrania en Washington, según la policía.

En un caso, dos hombres fueron arrestados después de que a las autoridades les preocupó que estaban frente a la embajada y detuvieron su vehículo mientras se alejaban. Uno de ellos, Stephen Jay Struthers, de 49 años, fue procesado después de que la policía descubriera que tenía una escopeta, manoplas, un machete y otras armas en el automóvil.

En otro caso, Ángel Raymond Luna, de 30 años, fue detenido frente a la embajada después de que la policía se percatara de que tenía puesto un chaleco antibalas y mantenía la posición de firmes cubierto con una bandera estadounidense, según una declaración de la policía. El lunes se declaró culpable de un único cargo por intentar cargar o poseer un arma de fuego ilegal, un delito menor, y recibió una pena de 45 días de cárcel suspendida, seis meses de libertad condicional sin supervisión y la obligación de completar 30 horas de servicio comunitario.

Luna dijo en una entrevista que una vez se desplegó en una misión de mantenimiento de la paz en Kosovo, pero que "nunca ha tenido una oportunidad real de defender" a EEUU.  Un portavoz militar, el teniente coronel Matthew Handley, confirmó el despliegue de Luna y dijo que sirvió como especialista en suministros en la Guardia Nacional de Carolina del Norte desde julio de 2011 hasta febrero de 2019.

"No sé cómo podría mirarme al espejo si no fuera", dijo Luna. "No quiero morir, pero esta es mi creencia, estos son mis valores".

Nacido en la ciudad militar de Fayetteville, N.C., Luna se instaló en Nebraska después de dejar el ejército y estaba trabajando en un almacén de Walmart cuando Rusia invadió Ucrania.  Empacó sus pertenencias, se detuvo en Carolina del Norte para ver a unos amigos y luego viajó a Washington con dos armas de fuego, torniquetes y otros suministros, dijo.

Luna llegó a la embajada cerca de las 3:20 a.m. y decidió permanecer en posición de firmes en el exterior durante toda la noche en señal de respeto. En el último segundo, también se puso el chaleco antibalas. "Eso fue una estupidez", valoró, señalando que llamó la atención de los agentes del Servicio Secreto.

Luna sigue teniendo la intención de ir a Ucrania, aunque es posible que primero tenga que completar su servicio comunitario.

"Lo dejé todo, incluso mi trabajo", dijo. Como veterano, tengo que hacer algo".

Perkins, veterano de la Marina, expresó un sentimiento similar.  Para llegar a Ucrania, viajó miles de kilómetros desde el Sur de California, perdiéndose el segundo cumpleaños de su hijo.  Sin embargo, ver el caótico paso fronterizo, dijo desde la ciudad occidental de Leópolis, fue la validación de que había tomado la decisión correcta.

Muchos de los otros veteranos estadounidenses que Perkins ha conocido en Ucrania sirvieron en combate, dijo. Como ex contramaestre de la Marina, él no lo ha hecho.

Perkins contó que quería unirse a la lucha liderada por los kurdos contra el ISIS en Siria, pero que era demasiado joven en el cénit de esa guerra. Sus aspiraciones de alistarse en la Legión Extranjera Francesa se desvanecieron cuando decidió formar una familia, dijo.  La guerra en Ucrania ha llegado en un momento en el cual podía poner en práctica su sentido de la justicia, dijo Perkins, a pesar de las correspondientes dificultades familiares.

Perkins destacó que muchos voluntarios se destinan a funciones no relacionadas con el combate, lo que subraya la necesidad de contar con especialidades que vayan más allá del combate.  Algunos se enfocan en los primeros auxilios.  Otros se ofrecieron como voluntarios para sacar a niños y ancianos de las zonas asediadas y llevarlos a un lugar seguro al otro lado de la frontera.

Angelique Osmon, estudiante universitaria y veterana del ejército, también cree que los riesgos valen la pena.

Como soldado, se desplegó una vez en Irak y Afganistán mientras servía como mecánica de generadores desde junio de 2009 hasta diciembre de 2015, contó Madison Bonzo, una portavoz del Ejército.  Luego de dejar el ejército, Osmon ayudó a las fuerzas kurdas contra el Estado Islámico como combatiente extranjero, dijo.  Ahora piensa viajar a Ucrania a través de Polonia.

"Como judíos, estamos llamados a reparar el mundo y esta es realmente la única forma que conozco", señaló, y se definió como una "luchadora por la libertad a tiempo parcial".

Osmon dijo que podrían asignarla a una ciudad o "a las trincheras" de un bosque a las afueras de Kiev, la capital de Ucrania. Sabe que necesitará un chaleco antibalas y un rifle, dijo, y piensa obtenerlos después de llegar a Europa. Han circulado historias de estadounidenses a quienes les ha confiscado el chaleco antibalas durante su viaje.

"Sabemos que nos darán un arma, pero en cuanto al resto del equipo, tendremos que conseguirlo nosotros mismos", indicó a principios de este mes desde su casa en Denison, Texas. "Creo que habrá una afluencia de voluntarios, algunos de ellos buenos, otros no tanto".

En algunos casos, los vínculos personales también son importantes.

Turner y Burgart, veteranos del Cuerpo de Marines, dijeron que viajaron después de que Yuri Shpylei, un amigo ucraniano-americano de su gimnasio de Jiu Jitsu, decidiera que quería ver a su familia. El trío voló desde Chicago el 27 de febrero, tres días después de la invasión y llegó a Bucarest antes de cruzar la frontera desde Rumanía. Se detuvieron en cinco farmacias, acumulando cajas de suministros médicos que llevaron a Ucrania a pie.

Burgart contó que él y Turner se basaron en su experiencia compartida en reconocimiento militar para establecer puntos de contacto en Ucrania y ayudar a otros estadounidenses a coordinarse. Los habitantes de la ciudad natal de Shpylei estaban cómodos con ellos, pero los detuvieron mientras buscaban un posible almacén en una comunidad vecina. Las autoridades de ese país habían detenido a cuatro presuntos saboteadores rusos esa mañana, según dijeron a los estadounidenses.

"Un vehículo de policía estuvo a punto de chocar con la parte delantera de nuestro coche y se abalanzaron sobre nosotros con AKs", dijo Burgart, utilizando la abreviatura del omnipresente rifle de servicio Kalashnikov.  "Después de ese interrogatorio, nos abrazaron, nos dieron las gracias y nos dijeron lo mucho que apreciaban que los estadounidenses se hubieran desplazado tan rápidamente hasta Ucrania".

Hablaron con el Washington Post desde Rumanía, después de abandonar Ucrania y dijeron que, aunque no serán combatientes extranjeros, tienen la intención de regresar y ayudar en otras funciones.

"Para mí, el servicio no es solo para el país, sino para la gente", dijo Turner. "Tenemos una serie de habilidades para ayudar a la gente y no nos sentiríamos bien quedándonos sentados en casa sabiendo que podemos ayudar".

Washington Post - Dan Lamothe, Alex Horton, Peter Hermann and Jonathan Baran

Lea el artículo original aquí.