Mariupol
CONFLICTO. Tropas ucranianas en espera del ejército invasor ruso/EFE

Rusia ha obtenido territorio limitado, mientras sufre pérdidas sustanciales tanto de personal como de armamento y equipos.

No controlan totalmente los cielos, a pesar de poseer una de las fuerzas aéreas más avanzadas del mundo.  Su asalto terrestre a la capital lleva días avanzando, con un convoy de varios kilómetros de longitud que ha quedado bloqueado por problemas de suministro. Y, al mismo tiempo, están sufriendo grandes pérdidas, tanto de personal como de material.

Dos semanas después de que las fuerzas rusas entraran en la vecina Ucrania tras meses de preparación, cada vez hay más pruebas de que la invasión no ha salido como estaba prevista y de que el tan elogiado ejército ruso puede no ser la formidable fuerza a la cual una vez se temía.

"Lo que estamos oyendo de todos los miembros del gobierno que están viendo esto es que es 'sorprendente'.  Yo lo llamaría 'impactante'", dijo Barry Pavel, un ex alto funcionario del Pentágono que ahora es vicepresidente sénior del Atlantic Council. "Es escandaloso lo incompetentes que son en los aspectos básicos de las operaciones militares conjuntas realizadas por un país avanzado".

Eso no significa que Rusia no vaya a tomar finalmente Kiev y derrocar al gobierno ucraniano.  Y eso no significa que Ucrania no vaya a pagar un precio horrible en bajas militares y civiles, como ocurre a diario actualmente.

Sin embargo, el ritmo trastabillado del asalto ruso desde que el presidente Vladimir Putin ordenó la entrada de tropas a Ucrania a finales del mes pasado - marcado por la aparente confusión entre los comandantes más las imágenes virales de aviones rusos derribados y tanques incendiados - ha cambiado las expectativas sobre el desarrollo del conflicto.

Y probablemente ha aumentado el costo final, tanto para Ucrania como para Rusia, de cualquier eventual victoria rusa, especialmente porque Moscú parece haber abandonado los planes de un avance relámpago, confiando en cambio en el bombardeo de ciudades asediadas y el lanzamiento de bombas no guiadas desde el cielo.

"¿Cuál es el número de civiles muertos por los días y días y días de artillería? ¿Cuál es el número que lograría a una posición más favorable para Rusia?", pregunta Pavel. "Eso me preocupa mucho".

Aunque la invasión se ha convertido en un sangriento esfuerzo debido la feroz resistencia ucraniana, las fuerzas rusas han seguido avanzando lentamente en torno a múltiples urbes, particularmente en el sur, donde varias ciudades importantes parecen estar en peligro de caer en los próximos días. Hasta ahora, los rusos solo han podido tomar una ciudad importante: Jersón.

En el norte, el progreso ha sido más difícil de discernir.

El jueves, una columna de vehículos militares rusos que llevaba mucho tiempo estancada al norte de Kiev se acercó un poco más a la capital, dijo un alto funcionario de defensa estadounidense, quien habló bajo condición de anonimato debido a lo delicado del asunto. Los elementos principales de ese avance están ahora a unas nueve millas del centro de Kiev, frente a las 12 millas anteriormente, según el Pentágono.

El funcionario describió el avance de la columna como "sigiloso" y dijo que es "muy difícil" predecir cuánto tiempo podrían tardar las fuerzas rusas en realizar un desplazamiento más serio. Otro avance sobre Kiev, desde el lado este, está a poco menos de 20 millas del centro de la ciudad.

Hasta el jueves, los rusos habían lanzado 775 misiles contra Ucrania desde que comenzó la invasión, dijo el alto funcionario de defensa.  El número aumenta diariamente a un ritmo de varias docenas diarias.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa británico afirmó el jueves que se había producido un "notable descenso" de la actividad aérea rusa sobre Ucrania en los últimos días.  En un informe de inteligencia, los funcionarios dijeron que la desaceleración probablemente se debió a la "inesperada eficacia y resistencia de las fuerzas de defensa aérea ucranianas."

Los funcionarios añadieron que la gran columna rusa al norte de Kiev había "avanzado poco en más de una semana y está sufriendo pérdidas continuas."

El Secretario de Defensa británico, Ben Wallace, dijo el miércoles en el Parlamento que Rusia tenía casi el doble de grupos tácticos de batallones a su disposición que Ucrania cuando comenzó la guerra, y que la superioridad aérea inclinaba la balanza aún más hacia una "abrumadora" ventaja rusa.  Pero Wallace dijo que casi todos los objetivos de Moscú en Ucrania están por ahora sin cumplirse.

"La arrogante suposición del Presidente Putin de que sería recibido como un libertador se ha desmoronado merecidamente tan rápido como la moral de sus tropas", dijo Wallace.

Los funcionarios ucranianos han celebrado una serie de conferencias de prensa en los últimos días en las cuales los soldados rusos capturados han dicho que lamentaban su participación en la guerra y que no sabían que iban a invadir Ucrania hasta un día antes de que comenzara el ataque.

Evaluar el número exacto de pérdidas rusas en combate se ha complicado por la niebla de la guerra y la dificultad de interpretar una cadena constante de fotos y vídeos que circulan por las redes sociales y que muestran armas y vehículos incautados por las fuerzas ucranianas, destruidos o abandonados.

El ejército ucraniano publicó en Facebook el miércoles que, desde que comenzó la invasión, los rusos habían perdido 12.000 soldados, 526 vehículos, 335 tanques, 123 sistemas de artillería y 81 helicópteros.  Si estas cifras son exactas, los rusos han perdido casi el 7 por ciento de los 190.000 soldados que tenían desplegados en la frontera de Ucrania antes de que comenzara la invasión.

No quedó claro de inmediato si las pérdidas en las tropas incluyen tanto los soldados muertos y heridos, y también los prisioneros de guerra.

El martes, altos funcionarios de los servicios de inteligencia de Estados Unidos dijeron que evaluaban que habían muerto entre 2.000 y 4.000 soldados rusos, aunque añadieron la advertencia de que tenían "poca seguridad" en esas cifras dada la información limitada de la cual disponen.

Incluso el menor estimado estadounidense supondría una pérdida extraordinaria de vidas para los militares rusos, de quienes se esperaba que apabullaran a las fuerzas ucranianas. Durante los 20 años de guerra de Estados Unidos en Afganistán, murieron 2.461 soldados estadounidenses.  Unos 4.500 soldados estadounidenses más murieron en la guerra de Estados Unidos en Irak desde marzo de 2003 hasta diciembre de 2011, según las estadísticas del Departamento de Defensa.

Michael Kofman, director de estudios sobre Rusia en CNA, un centro de investigación de las afueras de Washington, dijo que la cifra de Estados Unidos probablemente se acerque más a la realidad que la de Ucrania, que según él, parece exagerada. Sin embargo, dijo, esa escala de pérdidas es significativa, especialmente cuando se une a la pérdida de cientos de vehículos, incluidos unos 160 tanques, según los informes de fuente abierta que ha analizado.

"Probablemente vamos a empezar a ver el agotamiento de su fuerza en las próximas semanas", dijo Kofman. "Probablemente van a reorganizar y reponer".

La reposición es algo que Rusia todavía puede hacer. Tras la actuación errática de los militares rusos durante una breve guerra en la república de Georgia en 2008, Putin despilfarró fondos estatales.  Moscú ha gastado unos $154.000 millones anuales en defensa en los últimos años, según los medios de comunicación estatales rusos, aunque los analistas advierten que tanto la corrupción como la falta de transparencia del Kremlin dificultan la certificación de esa cifra.

"Sí, han perdido mucho equipo. Pero, para empezar, tienen una cantidad tremenda de armamento, y muchas de las cosas que han perdido son en realidad bastante reemplazables", dijo Kofman, señalando que Rusia todavía posee la mayoría de sus mejores aviones, todos sus submarinos y una variedad de otras armas.

El alto funcionario de defensa de Estados Unidos dijo el jueves que Rusia todavía tiene "más del 90 por ciento de su poder de combate disponible" para ser utilizado en Ucrania. El funcionario añadió que el Pentágono no ha visto señales de que los rusos hayan enviado refuerzos.

Las dos últimas semanas han demostrado que el hecho de que Rusia disponga de las herramientas de guerra no significa que los comandantes sepan utilizarlas eficazmente.

François Heisbourg, un analista político francés que solía asesorar al presidente Emmanuel Macron en materia de seguridad nacional, dijo que los avances rusos han sido sorprendentemente limitados.

"Sólo han tomado una capital regional de las 26 que no estaban bajo influencia rusa antes del 25 de febrero", dijo Heisbourg.

Y con la lucha que se avecina contra las tropas ucranianas atrincheradas en cada una de las ciudades que quedan, no está claro si Rusia tiene la capacidad, o la voluntad, de triunfar.

"La logística es patética. Los soldados definitivamente no están motivados", dijo. "No es lo que se llamaría un avance constante. En realidad hay muy poco terreno ocupado".

Dominique Trinquand, general francés retirado y ex jefe de la misión militar francesa ante las Naciones Unidas, dijo que los rusos están ganando terreno principalmente en el sur de Ucrania, donde parece haber menos tropas ucranianas.

Los rusos tienen una fuerte presencia en esa parte del país, incluidas una acumulación de tanques, artillería e infantería protegida. "Y están atacando desde dos lados, desde Crimea y desde Donbás", contó Trinquand.

Dijo que anticipa que la ciudad ucraniana de Mariupol caerá en manos de los rusos en los próximos cuatro o cinco días. Otras ciudades ucranianas del sur, incluida Odessa, también corren el riesgo de claudicar ante los avances rusos. "En Odessa, podrán atacar desde el mar, desde la tierra y desde el aire", dijo.

Trinquand dijo que Kiev, donde está en proceso una evacuación a gran escala de civiles, será mucho más difícil. No espera que Kiev sea bombardeada de la misma manera que fue destruida la ciudad siria de Alepo.  Es más probable, señaló, que Rusia utilice la presión militar que ya está ejerciendo sobre la capital como moneda de cambio en las negociaciones con Ucrania, "el mensaje sería: hemos capturado el sur, estamos presionando a la capital, dialoguemos", dijo.

Después de una llamada entre Macron y Putin la semana pasada, un alto funcionario francés dijo que su país estima que Putin quiere tomar el control de todo el país.

Pero Trinquand afirmó que no está seguro de que ese sea el objetivo de los rusos.

"Ahora tienen unos 200.000 soldados para ocupar un país del mismo tamaño que Francia", dijo. "No tienen las fuerzas".

Tampoco, aparentemente, tienen el dominio en los cielos que en general se había pronosticado.

Malcolm Chalmers, director general adjunto de RUSI, un centro de estudios con sede en Londres, dijo que le ha sorprendido el "muy pobre desempeño" de la fuerza aérea rusa, que aún no ha logrado derribar todos los activos aéreos y defensas ucranianas, algo que había pensado que sería cuestión de días.

Las fuerzas aéreas rusas, aunque anticuadas, cuentan con varios centenares de aviones de ala fija de alta gama, más o menos equivalentes a sus homólogos occidentales.  Pero los rusos, dijo, "no parecen ser capaces de coordinar su uso conjunto, ni modificar las rutas aéreas y asegurarse de que no se disparan unos a otros".

Sin embargo, advirtió que no se debe subestimar la fuerza de Rusia.  Puede que no controle los cielos o avanzado rápidamente por tierra, pero Rusia tiene la potencia de armamento necesaria para causar un daño inmenso a Ucrania.

"Después de haber descrito a los rusos como de diez pies de altura en comparación con los ucranianos, ahora algunos los describen de dos pies de altura", dijo Chalmers. "Es un punto intermedio. Siguen siendo un adversario formidable".

Washington Post - Griff Witte, Dan Lamothe, Karla Adam and Rick Noack

Lea el artículo original aquí.