El censo se realiza en Estados Unidos cada 10 años por mandato constitucional | Foto EFE/Etienne Laurent/Archivo

El Censo de 2020 no contó por completo a negros, latinos, nativos americanos y otros grupos minoritarios y contó por exceso a los blancos y asiáticos, de acuerdo con datos publicados el jueves por la Oficina del Censo de Estados Unidos.

El hallazgo es el resultado de un análisis sobre el conteo del Censo de 2020, para determinar qué tan bien se contó a la población del país y ciertos grupos demográficos. “Los resultados incluyen algunas limitaciones. El Censo del 2020 subcontó muchos de los mismos grupos de población históricamente subcontados, y sobrecontó otros", dijo el director de la oficina Robert L. Santos.

El censo generalmente sobrecuenta a los blancos y subcuenta a las minorías, pero las discrepancias en el Censo de 2020 son mayores que a las de 2010. En el último censo, se triplicó el recuento insuficiente de hispanos de 1,54% a 4,99%; el recuento insuficiente para aquellos que se identifican como “otras razas” se disparó de 1,63% a 4,34%. En el caso de los negros y nativos americanos el recuento insuficiente también fue más alto de 2010, pero no a una tasa estadísticamente significativa, indicó la oficina.

El sobreconteo de blancos llegó a 1,64%, el doble que en 2010, cuando se estableció en 0,83%. Los asiáticos, que no fueron contados en exceso ni en defecto en 2010, fueron sobrecontados esta vez en un 2,62%

“Un gran paso atrás”. Grupos en defensa de las minorías expresaron su indignación por el subconteo. Uno de ellos fue el Fondo Educativo NALEO, que representa a latinos, quien cuestionó si los datos son confiables para su uso.

“Hace un año, cuando se publicaron los primeros resultados del Censo 2020, dijimos que olíamos a humo (…) Lamentablemente, lo que sospechábamos sobre un posible conteo insuficiente de latinos resultó ser cierto. Esto destaca la necesidad de cambios importantes en la forma en que la Oficina del Censo realiza el conteo decenal”, dijo el director de la organización Arturo Vargas.

La organización exigió a la Oficina del Censo que “debe realizar un análisis exhaustivo del impacto que tiene este conteo insuficiente en el segundo grupo de población más grande de nuestra nación y evaluar las opciones para mejorarlo” y a modernizar los métodos tradicionales en los que se contabiliza a la población de Estados Unidos.

La Liga Nacional Urbana, dedicada a las personas de color, calificó el conteo insuficiente de negros como “cifras devastadoras”.

 “Las desigualdades raciales están integradas en la historia del proceso del Censo y la institución de la Oficina del Censo como agencia”, señaló en un comunicado su director Marc H. Morial.

Agregó: “Para defender la promesa constitucional y la protección de la representación equitativa para todos, la Oficina del Censo debe tomar medidas de inmediato para repensar y desintoxicar sus operaciones en relación con las desigualdades raciales, y el Congreso debe financiar la investigación de nuevas operaciones y fuentes de datos a partir del próximo año”.

Sin errores a nivel nacional. Los análisis realizados arrojaron que no hubo subconteo ni sobreconteo a nivel nacional.

"Al considerar los hallazgos de hoy en conjunto, creemos que los datos del Censo del 2020 son adecuados para muchos usos en la toma de decisiones, como también para pintar un retrato vívido de la población de nuestra nación", indicó Santos.

"Estudiaremos con mayor profundidad los subconteos y los sobreconteos. Esto es parte de nuestra diligencia debida, de nuestra búsqueda de excelencia y de nuestro servicio al país", añadió.

Desafíos en el Censo 2020. Realizar el censo hace dos años no fue nada fácil, sobre todo cuando una pandemia limitó las actividades de las personas en todo el mundo y dificultó hacer entrevistas persona a persona para levantar la data.

No solo el coronavirus irrumpió, sino que hubo huracanes e incendios forestales, así como esfuerzos de la administración Trump para agregar una pregunta sobre el estado de ciudadanía, de la que al final se retractó, pero aún así fue una medida criticada ya que podría amenazar la participación de estas personas.

Incluso el expresidente intentó excluir del censo a los inmigrantes indocumentados.

El Censo se realiza cada 10 años y ayuda a determinar los distritos del Congreso de acuerdo con la población de cada estado y desembolsar fondos federales a estados y localidades para programas.

Con información de The Washington Post