Diseño: Gabriela Navarro

La administración Biden está proponiendo cambios diseñados para aumentar los sueldos de los trabajadores en proyectos de construcción financiados con fondos federales, como las obras relacionadas a la ley bipartidista de infraestructura.

La propuesta reescribiría las reglas en torno a la Ley Davis-Bacon, una ley de 90 años que se aplica a los contratistas del gobierno, en un intento de reflejar mejor el aumento de los ingresos de los trabajadores de la construcción con el tiempo, dijeron las autoridades.

¿Por qué es importante?

El salario de los trabajadores de la construcción ha aumentado rápidamente durante el último año. En febrero, las ganancias promedio por hora en la industria aumentaron un 5,1% con respecto al año anterior. Las ganancias aumentaron un 5,2% en enero, el crecimiento salarial más rápido desde que comenzaron los registros en 2007.

  • Las reglas de Davis-Bacon se aplican a aproximadamente 1,2 millones de trabajadores de la construcción y cubren alrededor de $187 mil millones al año en gastos federales del área.
  • Este cambio en la legislación también beneficiaría a gran parte de la comunidad latina. De acuerdo a un artículo de Contractor Magazine, 32,6% de los trabajadores de construcción en EE UU son hispanos.
  • Las nuevas reglas “modernizarán y fortalecerán las leyes salariales vigentes para proteger a miles de trabajadores en proyectos de construcción federales del robo desenfrenado de salarios”, dijo la presidenta de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO), Liz Shuler, en un comunicado.

¿Qué dice la Ley Davis-Bacon?

Según la ley, los contratistas federales deben pagar el mismo salario que reciben los trabajadores locales por trabajos de construcción similares. El Departamento de Trabajo encuesta a los contratistas de todo el país y publica más de 100.000 salarios vigentes para cada tipo de trabajo de construcción en los condados de EEUU.

  • Completar una encuesta puede tomar varios años, según un informe de 2019 del inspector general del departamento, por lo que muchos de los cálculos de salarios están desactualizados. En algunos casos, las tasas salariales no se han actualizado en 40 años, según el informe.
  • La regla requeriría encuestas más frecuentes, dijo Jessica Looman, administradora interina de la división de horas y salarios del departamento. También se haría un cambio técnico en la forma en que la agencia calcula el salario prevaleciente.
  • La propuesta es la última iniciativa del Departamento de Trabajo sobre salarios y otros temas relacionados con el trabajo financiado con dólares federales. La administración ya elevó el salario mínimo para los contratistas federales a $15 la hora.

Con información de The Wall Street Journal