Foto: Pexels.
REFERENTE. La doctora Nancy Álvarez goza de enorme popularidad en la comunidad latina.

Muchos familiares crean serios conflictos en la pareja, e incluso divorcios. Algunos lo hacen creyendo que ayudan, sin nadie habérselo pedido. Esto es un atrevimiento que crea más conflictos o empeora el ya existente. Otros lo hacen por ser terriblemente interesados. Son los típicos “crea-problemas”.

Por lo general, son personas dominantes, metidos donde no los llaman, e irrespetuosos. No conocen que toda pareja tiene fronteras, que todo el que la rodea debe respetar, así sea la madre, la hija, el padre, la sobrina, la suegra y un gran etcétera.

No importa que el problema sea por dinero. Aunque no sea de la esposa, ella tiene derecho a opinar sobre lo que afectará su vida. El marido no pude convertirse en macho. Muchos dicen: “este es mi dinero, y yo lo tenía antes de casarme contigo”. Pero, resulta que nadie, absolutamente nadie, puede estar más cerca de la esposa que su marido, y viceversa.

Cuando alguien se siente desplazado, desautorizado y descalificado, no tomado en cuenta, aparece el primer paso al divorcio. Lo primero que empieza a cojear es el deseo. No existe nada que destruya más la pasión que el hecho de que ocurran estas cuatro situaciones:

  • Descalificación
  • Irrespeto
  • Desautorización
  • Desplazado por otro/otra

Por lo general, el que tiene dinero se confunde, se siente culpable o desleal a su familia de origen, y esto es producto de su ignorancia. El que está fallando es el esposo. Él juró fidelidad y lealtad en las buenas y en las malas. A veces, son los abuelos (y más si tienen dinero), al querer manejar a los niños a su manera. Esto hay que resolverlo, y pronto. No se olvide de los abuelos. Tienen más importancia de lo que creemos, sobre todo en la relación con los niños.

Hay familias expertas en crear líos, con el fin de destruir la relación. Hay madres que nunca se han llevado bien con ninguna nuera. Si usted se ha divorciado varias veces y siempre su mamá creó problemas con sus antiguos compañeros/compañeras, le tengo una desagradable sorpresa: su mamá es una de las que más, si no la que más, contribuye a su fracaso, una y otra vez.

Para que la pareja funcione, debe divorciarse de sus padres y de algunos familiares imprudentes, chismosos y abusadores. Póngales un letrero del tamaño de Brasil. Póngales fronteras, o lo que es lo mismo, no deje que se metan en su relación, y mucho menos en sus asuntos económicos.

Hágalo con suavidad, pero con mucha claridad, de forma clara y directa. Lo ideal es que esto lo lidere el cónyuge que tiene una familia tóxica. Si no lo hace, busque ayuda y, guiada por un terapeuta familiar, hágalo usted o divórciese.

www.NancyAlvarez.com