Los republicanos han criticado a la administración Biden por la disminución de los arrestos y deportaciones de inmigrantes en el interior

Un informe del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. (ICE) publicado el pasado viernes, señaló una caída drástica en el número de deportaciones en 2021, durante el primer año de la administración del presidente Joe Biden. A pesar del número récord en cruces fronterizos, estos niveles de deportación son los más bajos reportados en la historia de la agencia, indicó el Washington Post.

Las cifras: Durante el año fiscal 2021 que terminó el 30 de septiembre, ICE registró 59.011 deportaciones, frente a las 185.884 en 2020.

  • Según señala el medio, estas cifras más bajas también están relacionadas con los cambios en los reglamentos o nuevas medidas como consecuencia de la pandemia. Por ejemplo, el Título 42, medida argumentada como “sanitaria”, que permite a los agentes expulsar inmediatamente a los inmigrantes en la frontera sur, sin oportunidad siquiera de explicar por qué huyen. Las expulsiones bajo Título 42 no cuentan como deportaciones. 
  • Sin embargo, los arrestos de inmigrantes en el interior de los EE. UU., otro indicador de la actividad policial de ICE, también mostraron una caída significativa en relación con los promedios históricos. 
  • Los oficiales que trabajan para las Operaciones de Ejecución y Deportación (ERO) de ICE realizaron alrededor de 74.082 arrestos administrativos durante el año fiscal 2021, frente a los 104.000 durante el año fiscal 2020 y un promedio de 148.000 anuales desde 2017 hasta 2019, reseñó el Washington Post. 

Calidad sobre cantidad: Funcionarios de la administración de Biden dijeron que las cifras reflejan los esfuerzos para enfatizar la "calidad sobre la cantidad". Se ha ordenado a ICE que priorice a los inmigrantes que representan amenazas para la seguridad pública y la seguridad nacional.

  • El informe dice que ICE arrestó a 12.025 personas el año pasado con condenas por delitos graves, casi el doble del total de 2020.
  • Las 59.011 deportaciones reportadas el año pasado fueron el total más bajo desde 1995, según estadísticas del Departamento de Seguridad Nacional. ICE, creado en 2003, cuenta con más de 20.000 empleados en sus operaciones civiles, penales y legales y un presupuesto anual de aproximadamente $8 mil millones.
  • Enarbolando un enfoque distinto hacia la migración desde su campaña, Biden ordenó una “pausa” en las deportaciones cuando asumió el cargo, lo que alteró las operaciones de la agencia, que también se quejó de que estaba siendo eliminada por medios administrativos. 
  • Por su parte, el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, ha emitido una nueva guía para los oficiales indicándoles que prioricen las amenazas a la seguridad nacional y pública, así como a los que cruzan la frontera recientemente, un enfoque que, según la administración, le ha permitido enfocar mejor los recursos en delincuentes graves. Asimismo, se ha reunido con agentes de ICE para usar más discreción al realizar un arresto y adoptar un enfoque más comprensivo a aquellos migrantes que no son delincuentes graves y que han vivido en el país por años. 

Descontentos: Los republicanos han criticado a la administración Biden por la disminución de los arrestos y deportaciones de inmigrantes en el interior, y culparon a sus políticas más indulgentes por el aumento de recién llegados a la frontera entre Estados Unidos y México, que alcanzó una cifra récord de 1,7 millones de migrantes detenidos. 

  • Estados como Texas, Luisiana y Arizona han presentado demandas por las nuevas políticas de cumplimiento y están a la espera de fallos judiciales que podrían anularlas.
  • Aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados residen en los Estados Unidos, y la mayoría ha estado aquí por más de una década, según el Instituto de Política Migratoria. Los demócratas del Congreso han intentado aprobar un proyecto de ley que los convertiría en residentes permanentes, pero sus esfuerzos se han estancado en el Senado, que está muy dividido.
  • Aun cuando los defensores de los derechos de los inmigrantes celebran muchos de los cambios llevados a cabo por la administración, dijeron que el proyecto de ley de gastos más reciente aumenta los fondos para la aplicación de la ley de inmigración y se quejaron de que Biden no ha cumplido su promesa de campaña de poner fin a la detención privada, que representa la mayor parte del sistema ICE.

Con información de: The Washington Post.