La medida permite que el padre, los abuelos, los hermanos, las tías y los tíos de un “niño no nacido” demanden al proveedor de servicios de aborto/ Foto: Pexel

Los legisladores de Idaho aprobaron un proyecto de ley que busca prohibir el aborto despues de la semana seis y, de manera similar a la legislación de Texas, los familiares podrían demandar al médico que practicó el procedimiento. Al proyecto de ley solo le falta la firma del gobernador republicano Brad Little. 

El proyecto de ley: La medida permite que el padre, los abuelos, los hermanos, las tías y los tíos de un “niño no nacido” demanden al proveedor de servicios de aborto por un mínimo de $20,000 en daños dentro de los cuatro años posteriores al aborto, informó AP. 

  • El patrocinador del proyecto de ley, el senador republicano Steven Harris, señaló que este es un grupo más pequeño al que se le otorga la posibilidad de demandar. En contraste con la Ley de Texas, en la que cualquier persona, aún sin relación con la paciente, puede interponer la demanda al practicante del aborto. 
  • Harris indicó que eso fue parte de la estrategia legal de los partidarios del proyecto de ley. “Pensamos que resistiría mejor cualquier desafío (judicial)”. 
  • Quienes se oponen a la legislación de Idaho dijeron que es inconstitucional y que muchas mujeres tardan seis semanas en saber que están embarazadas. La legislación impide que los violadores presenten una demanda, pero los familiares de un violador podrían presentar una demanda bajo la ley propuesta, reconoció Harris.

¿Qué dicen? “El aspecto vigilante de este proyecto de ley es absurdo”, afirmó la representante demócrata Lauren Necochea. “Sus impactos son crueles y es flagrantemente inconstitucional”. 

  • Necochea resaltó que el país está en un “punto de crisis” de los derechos reproductivos. “Y esta legislación es parte del plan para restringir y eliminar casi por completo el acceso a la atención del aborto por cualquier motivo en Idaho”, reseña AP. 
  • La medida ahora se dirige al gobernador republicano Brad Little. Marissa Morrison, vocera de Little, aseguró el lunes que el gobernador no había visto el proyecto de ley y que no comenta sobre legislaciones pendientes.
  • Jennifer M. Allen, directora ejecutiva de Planned Parenthood Alliance Advocates, un grupo sin fines de lucro que trabaja en Idaho y otros cinco estados, lo instó a rechazarlo.

“Gob. Little debe hacer lo correcto, escuchar a la comunidad médica y vetar esta legislación antes de que obligue a las pacientes de Idaho a abandonar el estado para recibir atención crítica y urgente o permanecer embarazadas en contra de su voluntad”, pidió en un comunicado.

  • Un puñado de estados han presentado una legislación similar que copia la ley de Texas, pero la versión de Idaho parece ser la que ha avanzado más.

Con información de: AP