Foto Harvard T.H. Chan School of Public Health - Harvard University

A medida que Estados Unidos se adentra a una nueva fase después de que dos años la pandemia de coronavirus cambiara la dinámica del país, el presidente Joe Biden nombró a un nuevo coordinador de la respuesta ante el covid-19 de la Casa Blanca. Ahora los esfuerzos liderados por el Dr. Ashish Jha.

En un comunicado, Biden definió a Jha como “una figura muy conocida para muchos estadounidenses por su sabia y tranquilizadora presencia pública”. Actualmente dirige la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown y fue uno de los asesores externos consultados por la administración mientras desarrollaban una nueva hoja de ruta en esta fase de la pandemia. 

Biden también lo calificó como “la persona perfecta para el trabajo”. Por su parte, el excomisionado de la FDA, Scott Gottlieb, dijo en Twitter que el Dr. Ashish Jha tiene "una amplia experiencia clínica y un toque hábil para abordar las necesidades de salud pública".

El actual coordinador, Jeff Zients, dejará su cargo el próximo mes, al igual que su adjunta, Natalie Quillian. El que fue además asesor económico de la administración Obama supervisó e implementó los esfuerzos del gobierno de Biden para vacunar a los estadounidenses contra el COVID-19 después de asumir el cargo en 2021.

“Jeff puso a trabajar sus décadas de experiencia en administración para formular y ejecutar un plan para construir la infraestructura que necesitábamos para entregar vacunas, pruebas, tratamientos y máscaras a cientos de millones de estadounidenses”, dijo la Casa Blanca.

Destacó que menos del 1% de los estadounidenses estaban completamente vacunados en ese momento, y tras las labores de Zients, hoy casi 80% de los adultos están completamente vacunados. “El progreso que él y su equipo han logrado es asombroso y, lo que es más importante, consecuente. Se han salvado vidas”, agregó más adelante.

Ell desempeño de Zients recibió críticas de los expertos porque la Casa Blanca no hizo lo suficiente desde el principio para aumentar la capacidad de prueba y otras medidas para combatir la pandemia más allá de las vacunas.

“Gracias a todo el progreso que hemos logrado, los estadounidenses están regresando de manera segura a rutinas más normales, utilizando las nuevas herramientas efectivas que tenemos para permitirnos reducir los casos graves de COVID y hacer que los lugares de trabajo y las escuelas sean más seguros. Pero nuestro trabajo en la lucha contra el COVID está lejos de terminar”, afirmó el presidente en el comunicado.

Detalló que los esfuerzos ahora se centraran en más vacunas y refuerzos, protección de los más vulnerables ante la pandemia, más pruebas, tratamientos y mascarillas, así como esfuerzos para combatir la pandemia en el extranjero y la preparación para nuevas variantes y oleadas.  

Con información de Reuters