Enfermeros cuidan de un paciente con Covid-19. "El Covid ha golpeado muy duro a los profesionales de la salud", dice la pediatra Janet Perlman. FOTO: Washington Post por Michael Robinson Chávez.

Cuida de ti
y de los tuyos

Recibe un resumen semanal con noticias y tips de salud

Dirección(Obligatorio)
Al suscribirse, acepta recibir boletines informativos por correo electrónico o actualizaciones de El Tiempo Latino y acepta nuestra política de privacidad. Puede darse de baja en cualquier momento y puede contactarnos aquí.

El método consiste en intentar comprender el mundo de otra persona desde dentro hacia afuera.

Muchos profesionales de la salud han llegado a un punto límite a medida que la pandemia se adentra en su tercer año.  En una encuesta realizada en 2021, en la cual participaron más de 500 profesionales de la medicina, el 74 por ciento de los encuestados declaró sentirse deprimido, mientras que el 75 por ciento dijo sufrir ansiedad.  Y lo que es más alarmante, el 15 por ciento de los encuestados dijo haber considerado la autolesión o el suicidio.

"El Covid ha sido realmente duro para los profesionales de la medicina", dice la pediatra Janet Perlman, instructora de la Universidad de California en Berkeley y del Joint Medical Program de la Universidad de California en San Francisco. "Intentamos mantener la seguridad de los pacientes a la vez que cuidamos nuestro propio bienestar físico y psicológico".

Los proveedores de salud pueden gestionar esta crisis practicando un tipo específico de empatía que una de nosotras (Jodi Halpern) llama "curiosidad empática".  Se trata de intentar comprender el mundo de otra persona desde dentro hacia afuera.  En la atención sanitaria, esto significa indagar en las experiencias únicas del paciente mediante preguntas como "cuéntame más" y "dime qué información me falta".  El ejercicio de este tipo de empatía crea un espacio para que el paciente y el médico piensen juntos y descubran nuevas formas de mejorar la atención.

Pero cuando el 49 por ciento de los trabajadores sanitarios experimentan síntomas de agotamiento, la empatía puede parecer otra tarea fastidiosa.

Agotados por la pandemia, 3 de cada 10 trabajadores de la salud se plantean abandonar la profesión

Empatía en la atención al paciente

Sin embargo, la "curiosidad empática" no requiere que los proveedores se hagan cargo del sufrimiento de sus pacientes, dice Johanna Shapiro, profesora de medicina familiar de la Universidad de California en Irvine.  En cambio, "mantener la curiosidad, que ya es una parte valorada de la función médica, puede ser un puente que ayude a los médicos a experimentar más empatía con sus pacientes", dice.

Stewart Mercer, investigador de la Universidad de Edimburgo, afirma que "la curiosidad empática puede proteger a los médicos del agotamiento y mejorar su satisfacción laboral". Otras investigaciones demuestran que los estudiantes de medicina que practican la empatía cognitiva, además de la emocional, mantienen niveles más altos de empatía a lo largo del tiempo.

La investigación de Mercer ha descubierto que la empatía desempeña un papel importante en la atención eficaz al paciente.  Un estudio en el que participaron 710 pacientes de cáncer en Alemania descubrió que la empatía del médico puede ayudar a prevenir la depresión de los pacientes.  También se ha demostrado que la empatía refuerza la relación médico-paciente y mejora la calidad de vida de los pacientes.  Mercer afirma que la comunicación empática también puede mejorar el sistema inmunitario y reducir las tasas de mortalidad de los pacientes con diabetes.

Según un nuevo libro, los médicos que son amables tienen pacientes más sanos, que se curan más rápido

Perlman afirma que la comunicación empática fomenta la confianza; la cual desempeña un papel importante a la hora de que los pacientes sigan las recomendaciones de su médico. Los estudios también demuestran que la empatía puede ayudar a disminuir el estrés y la ansiedad del paciente y ayudarlo a compartir más lo que siente, un factor clave para obtener un diagnóstico correcto.

Perlman dijo que ejerce la curiosidad empática haciendo a sus pacientes preguntas abiertas como "¿Cómo van las cosas en casa?" y "¿Cómo te sientes en la escuela?"

Estas preguntas invitan a los pacientes del pediatra a contarle algo más que sus dolores físicos.  Muchos jóvenes, por ejemplo, le cuentan a Perlman sus dificultades escolares y de amistad, dos retos emocionales que afectan la salud mental de los adolescentes, que ha empeorado durante la pandemia.

En una pandemia devastadora, los adolescentes están "más solos que nunca". Muchos luchan por encontrar ayuda.

Practicar la curiosidad empática

Para el personal sanitario y otros interesados en aprender a cultivar la curiosidad empática, he aquí algunos consejos respaldados por expertos:

Conocerse mejor a uno mismo:  Cuando Adrian Anzaldua comenzó sus prácticas de psiquiatría en la Universidad de Nuevo México en 2021, durante la oleada de la variante Delta, fue testigo de la angustia y el agotamiento que experimentaban muchos de sus colegas. Al igual que muchos médicos sobrecargados de trabajo, Anzaldua a veces se sentía abrumado al ver tanta muerte y sufrimiento.

Como médico novel, sabía que casi todos los residentes luchan contra el síndrome del impostor -que significa que no creen estar capacitados para el puesto que ocupan- y les preocupa la posibilidad de que puedan cometer un error clínico.  Para hacer frente a estas inseguridades, Anzaldua ejerció la curiosidad empática.  "Sé que puede proteger a los médicos del agotamiento, por lo que se convirtió en mi principal prioridad", afirma.  Esta práctica lo llevó a adquirir nuevas ideas, como la de darse cuenta de que el dolor empático puede ser un precursor del crecimiento emocional y del desarrollo profesional, afirma Anzaldua.

Una forma de cultivar la curiosidad es mediante la práctica de la atención intelectual plena, dice Shapiro.

"Con atención plena, el propósito es llevar la indagación al momento presente, sin apegarse al resultado", dice.  Las investigaciones demuestran que una mentalidad curiosa puede ayudar a los profesionales de la salud a reflexionar sobre sí mismos y a regular sus emociones.  Estas dos cualidades pueden fomentar una "pericia adaptativa", que puede ayudar a los estudiantes de medicina y a los proveedores a abordar situaciones inciertas con interés en lugar de con temor.

Los profesores utilizan la meditación para inspirar y calmar:  "Imagina una voz que sale de tu corazón"

Busque el apoyo de sus compañeros: Para obtener apoyo emocional, Perlman se apoya en sus compañeros. "Formo parte de una comunidad de médicos, que es un espacio seguro donde podemos dar y recibir empatía", dice.

Un estudio, en el cual participaron 108 médicos, descubrió que cuando se enfrentaban a experiencias negativas como traumas, errores médicos y experiencias adversas de los pacientes, el 88 por ciento de ellos se sentían más apoyados por sus compañeros.  Las investigaciones también demuestran que recibir empatía ayuda a los médicos a proporcionar empatía a sus pacientes.  Reconocer y expresar las emociones también puede ayudar a los profesionales sanitarios a evitar el agotamiento y la depresión.

Perlman dice que para ella es importante estar con colegas de ideas afines que se enfrentan a luchas similares, porque eso le recuerda que no está sola.

Los hospitales pueden tener programas de bienestar para los médicos, que pueden incluir grupos de apoyo dirigidos por compañeros.  La Asociación Médica Estadounidense (AMA por sus siglas en inglés) también ofrece una guía para los médicos y proveedores de servicios sanitarios que quieran crear sus propios círculos de apoyo.

Para muchas personas, las aplicaciones pueden ser "una importante puerta de entrada a la salud mental

Sumérjase en las historias:  Otra forma en que los profesionales sanitarios pueden fomentar la curiosidad empática es leyendo cuentos y poesía o viendo películas y series de televisión.  Sumergirse en los relatos de otras personas ayuda a los proveedores a alejarse de su ansiedad y sus dudas, además de aumentar su apreciación de las perspectivas de los demás.

"La lectura de una historia o un poema sobre la enfermedad ilustra experiencias a las que se enfrentan los estudiantes de medicina y los médicos, pero que no se les pide que resuelvan", dice Shapiro. Esta estrategia de aprendizaje, denominada "aproximación sucesiva", puede ayudarles a pensar en estas situaciones de forma más segura. Hacerlo también puede preparar al cerebro para la resolución de problemas y la respuesta empática cuando surgen encuentros estresantes.

En algunas escuelas de medicina de todo el país, los profesionales sanitarios imparten una asignatura optativa llamada "El arte de curar", que trata de humanizar la medicina mediante la narración de historias y la expresión creativa.  Un estudio reveló que la enseñanza de este curso mejoró el crecimiento profesional de los médicos, la conexión y la empatía con sus estudiantes.

Por último, Perlman recomienda practicar la "escucha generosa". "Deja que tu paciente cuente su historia, y aprenderás mucho sobre su vida", dice. También anima a los estudiantes de medicina a hacer buenas preguntas. "La medicina vendrá, pero lo más importante es cómo se habla con alguien".

Washington PostJodi Halpern and Juli Fraga

Lea el artículo original aquí.