El año pasado se generaron más de mil arrestos
VACACIONES. El lugar recibe cada año a miles de personas/Diseño ETL-EFE

El spring break es sinónimo de fiestas y diversión, pero también el caos y el descontrol se apodera de Miami Beach, epicentro de las vacaciones, cada año; sin embargo, 2022 luce diferente, pues la extensión del toque de queda anunciado por las autoridades locales busca poner pausa al desenfreno de los turistas.

El pasado martes, funcionarios de Miami Beach tomaron la decisión de mantener la medida al menos hasta el próximo lunes, lo que promete calles más tranquilas en los próximos días pese a la celebración del spring break.

A diferencia del año pasado, cuando el corazón del estado de Florida estuvo marcado por el caos por el arribo de miles de turistas que hicieron de la violencia y los disturbios su bandera, esta vez se deberá cumplir con la normativa desde la medianoche hasta las 6:00 am hasta el 28 de marzo.

Miles de turistas viajan anualmente en esta época del año al corazón de Florida/EFE

¿Qué motivó el toque de queda?

La mañana del domingo 20 de marzo, tres personas resultaron heridas por un tiroteo en una calle cargada con turistas en South Beach. Los lesionados fueron trasladados de manera inmediata para ser atendidos y se espera que no presenten complicaciones de salud por el hecho.

Un día después, la policía local patrullaba cerca del área del primer tiroteo cuando escucharon disparos. Dos mujeres fueron las víctimas del suceso. Al igual que en el caso anterior, las heridas no pusieron en peligro sus vidas.

Tras los mencionados actos violentos, las administradora de la ciudad, Alina Hudak, anunció el estado de emergencia y con ello el toque de queda que fue aplicado desde el jueves 24 de marzo.

La funcionaria también tiene la potestad de impedir que comercios con permiso para el expendio de licores vendan sus productos en el área durante la semana.

Pese a que la medida podría tener un impacto negativo en el ámbito económico, los residentes de la zona celebraron la decisión de las autoridades locales, cuyo norte es poner fin a la violencia.

La agencia de noticias AFP citó a la policía del condado de Miami-Dade, la cual aseguró que desde el 18 de febrero ha generado más de 600 arrestos y ha incautado alrededor de 100 armas de fuego. Más de la mitad de las personas aprehendidas eran residentes de la ciudad.

Un spring break diferente

Hace un año, la música se escuchaba a altos niveles en la popular Ocean Drive mientras cientos de personas tomaban las calles para bailar, disfrutar y decir presente en una de las principales fiestas de la primera mitad del año y que se caracteriza por la presencia de jóvenes universitarios en el área de Miami.

En esta oportunidad, los protagonistas fueron los agentes de la policía local, quienes desde el jueves forman parte del recorrido solo para informar cerca de la medianoche a los transeúntes que deben retirarse del sitio.

En caso de que todo salga como lo esperan los funcionarios locales, Miami Beach podría dejar atrás la dura labor de sus cuerpos de seguridad, quienes en 2021, de acuerdo con AFP, ejecutaron más de mil arrestos durante el spring break.

El año pasado fueron arrestadas más de mil personas/EFE

Opiniones encontradas

Tanto residentes como trabajadores y turistas opinaron sobre el hecho poco común, pero con la clara misión de que la violencia no se convierta en la protagonista principal de una de las fechas con mayor concurrencia en la zona a lo largo del año.

"No es bueno para mi trabajo, pero estoy de acuerdo con las autoridades. Hay que hacer algo para garantizar la seguridad", dijo a AFP un hombre llamado Raúl, quien se desempeña como mesonero en uno de los negocios de la zona.

Ebony Mcfarland también estuvo de acuerdo. La joven de 27 años de edad aseguró que "esto se descontrola. Hay gente joven que viene aquí y no sabe cómo comportarse". La nativa de Atlanta habló con propiedad, pues fue una de las miles de personas en arribar a Miami en 2021 y vivir una experiencia nada grata.

"No entiendo cómo va a ayudar esto. No siento que vaya a evitar que ocurra algo", lamentó Marcus Gregory, turista que esperaba una acción diferente a la anunciada por las autoridades locales. 

Un habitante de la zona identificado como John Lee explicó a la agencia de noticias que espera que la calma sea mayor en comparación con otros años: "No creo que pase nada espectacular aquí. Estas cosas (los incidentes) ocurren en todas partes del mundo cada día, y no dicen nada al respecto".