Narenda Modi India.
El primer ministro de la India, Narenda Modi, es uno de los que ha acogido ambiguamente las sanciones y condenas a Rusia por su invasión de Ucrania. FOTO: Bloomberg por T. Narayan

Corre el riesgo de confundir un consenso local sobre la agresión rusa con uno global

Una de las frases más frecuentes que se escuchan en Washington es que Rusia ahora está globalmente aislada — y que China es el gran embustero.  Estados Unidos corre el riesgo de ser seducido por sus propias relaciones públicas.  La reacción del mundo a la invasión rusa de Ucrania es mucho más compleja que eso.  Desde el 24 de febrero, Occidente se ve impulsado a mostrar más unidad que en años anteriores.  Sin embargo, la mayor parte del mundo está al margen, esperando a ver qué pasa.

No es la primera vez que Occidente confunde su propia unidad con un consenso global.  Una medida engañosa se observa en la ONU.  En el último recuento de la organización, a principios de este mes 141 de los 193 estados miembros condenaron la flagrante violación del derecho internacional por parte de Vladimir Putin. Pero los 35 que se abstuvieron representan casi la mitad de la población mundial.  Eso incluye a China, India, Vietnam, Irak y Sudáfrica.  Si se suman los que han votado con Rusia, son más de la mitad.

Además, muchos de los que están nominalmente en contra de Rusia están cubriendo sus apuestas.  Arabia Saudita está considerando la solicitud de China de cobrar en yuanes por su petróleo.  Eso ayudaría a debilitar el poder del dólar.  Tanto Arabia Saudita como los Emiratos Árabes Unidos se negaron este mes a atender las llamadas de Joe Biden cuando éste quería que aumentaran la producción de petróleo — un desaire poco frecuente para un presidente estadounidense.

La semana pasada, los Emiratos Árabes Unidos acogieron una visita oficial de Bashar al-Assad, dictador de Siria y estrecho aliado de Putin, a quien Estados Unidos considera, y con razón, un paria.  Uno de los motivos que tiene EAU para rehabilitar a Assad es que Biden está presionando para reactivar el acuerdo nuclear con el regionalmente temido Irán, el cual liberaría más petróleo al mercado mundial.  Incluso Israel, posiblemente el amigo más cercano de Estados Unidos, mantiene la mente abierta.  Su primer ministro, Naftali Bennett, que se presenta como mediador entre Rusia y Ucrania, ha sido llamativamente ecuánime.

Todo esto puede parecer una cuestión académica en unos meses si Ucrania sigue humillando a Rusia y Occidente puede mantener su unidad.  A todo el mundo le gusta un ganador y los países que hoy se cuidan probablemente se inclinarían de nuevo hacia el oeste.  Los países más grandes que se abstuvieron, como la India, que ha cuadruplicado sus importaciones de petróleo proveniente de Rusia a bajo precio en comparación con esta época del año pasado, ajustarían su postura, lo cual está provocando angustia en Washington.  Pero la ambivalencia del mundo debería hacer reflexionar a Biden y a Europa.

Una señal de alarma es la tendencia habitual de Occidente a reclamar el liderazgo moral. Eso crea tres problemas.  En primer lugar, es hipócrita.  La opinión pública estadounidense prestó poca atención a la horrible carnicería en Siria, de la que Assad es el principal culpable.  Aunque Alemania acogió a un millón de refugiados en 2015, la mayor parte del resto de Occidente no hizo lo mismo.  Gran Bretaña y Estados Unidos recibieron menos de 50.000 sirios entre ambos. Lo que Rusia está haciendo a Ucrania es una barbaridad.  Pero a todos se les puede recriminar algo.  Muchos en el mundo musulmán, en particular, piensan que Estados Unidos practica una doble moral.  Miles de civiles murieron en Irak y Afganistán a causa de las municiones estadounidenses, aunque no eran objetivos deliberados (a diferencia de lo que sucede en Ucrania).

Un segundo punto es que Occidente se equivoca al asumir que sus valores son universales. Esta semana, Estados Unidos calificó de genocidio lo que Myanmar hizo a su minoría rohingya. Aunque Myanmar, a diferencia de Ucrania, está en la vecindad de la India, Narendra Modi, el primer ministro nacionalista hindú de la India, sólo hizo protestas simbólicas. El hecho de que los rohingya sean musulmanes influyó sin duda sobre su reacción.  La India sólo acogió a una pequeña parte de los refugiados.  Y ello a pesar de que India, a diferencia de China, es una democracia.

El tercer problema es que a gran parte del mundo le molestan las sanciones occidentales. Con la excepción de las exportaciones de combustible a Europa, Occidente se ha desvinculado mayormente de Rusia en un mes.  La ejecución ha sido sorprendente.  Pero también es un recordatorio de la capacidad que tiene Occidente para castigar a aquellos con quienes no está de acuerdo.  En este caso, es muy difícil argumentar que Occidente está equivocado.  Putin no sólo representa una amenaza mortal para los valores democráticos, sino que también está alabando la ley de la selva.  No es de extrañar que tantos países pequeños condenaran a Rusia en la ONU.

La respuesta del público occidental a la barbarie de Putin ha sido admirable.  Pero es inevitablemente selectivo.  Cuanto más comprendan los gobiernos occidentales cómo los ven grandes partes del mundo, más capaces serán de practicar una diplomacia eficaz.

Edward Luce

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.