Por más de una semana tres empresarios ricos y su escolta estarán en la Estación Espacial Internacional gracias al programa Space X de Elon Musk y su asociación con la NASA.

Vamos al grano. Este es el primer vuelo privado de Space X al laboratorio en órbita unos dos años después de llevar astronautas para la estación.

  • Los empresarios en la nave son de inversiones en bienes raíces y otros, originarios de EEUU, Israel y Canadá. 
  • Estos empresarios pagaron $55 millones cada uno por el viaje en cohete, hospedaje y comidas.
  • Rusia en el pasado ha llevado turistas al espacio. En otoño pasado llevaron un equipo de filmación, un empresario japonés de la moda y a un asistente.
  •  En el caso ruso, los boletos limitaban a los visitantes al área rusa de la estación.

Todos los días se aprende algo. Los tripulantes son Larry Connor de Dayton, Ohio, que dirige Connor Group; Mark Pathy, fundador y director ejecutivo de Mavrik Corp. de Montreal; y el israelí Eytan Stibbe, ex piloto de combate y socio fundador de Vital Capital.

  • Antes del lanzamiento, su entusiasmo era obvio: Stibbe hizo un pequeño baile cuando llegó al cohete en el Centro Espacial Kennedy.

¿Y ahora qué?  La llegada de la nave será este sábado. Los tripulantes pasaron diez días de experimentos para realizar el vuelo y las razones son las que no le gustan a los turistas.

  • "No están allí para pegar la nariz en la ventana", dijo el cofundador y presidente de Axiom, Michael Suffredini, exgerente del programa de la estación espacial de la NASA.
  • Los tres empresarios son los últimos en aprovechar la apertura del espacio para aquellos con mucho dinero.
  •  La compañía de cohetes de Jeff Bezos, Blue Origin, está llevando a los clientes en viajes de 10 minutos hasta el borde del espacio, mientras que Virgin Galactic espera comenzar a llevar a los clientes en su nave espacial a finales de este año.

Fuente principal de la noticia: NPR.