Las autoridades sanitarias también están siguiendo otras variantes, como la XE, una combinación de BA.2 y BA.1, el ómicron original, que se identificó por primera vez en enero en el Reino Unido.

Aunque la BA.2 es una versión extracontagiosa de la variante ómicron, no parece causar una enfermedad más grave, según aseguran expertos.

Desde que se identificó por primera vez en noviembre, la BA.2 se ha ido extendiendo por todo el mundo en más de cinco docenas de países. El resurgimiento de los casos de COVID-19 en algunas partes de Asia y Europa ha suscitado la preocupación de que pueda producirse otra oleada en Estados Unidos, pero los expertos sanitarios del país creen que es poco probable.

La agencia nacional de salud pública de EE. UU. dijo este martes (04.12.2022) que se calcula que la subvariante representa el 85,9 % de las variantes de coronavirus en el país norteamericano.

Subvariante "sigilosa"

Se le dio el apodo de "sigiloso" porque se parece a la anterior variante delta en ciertas pruebas de PCR, dice Kristen Coleman, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Maryland. La ómicron original, en cambio, es fácil de diferenciar de la delta debido a una peculiaridad genética. 

En casos raros, las primeras investigaciones indican que la BA.2 puede infectar a las personas incluso si ya han tenido una infección ómicron. Las vacunas COVID-19 parecen ser igual de eficaces contra ambos tipos de tipos de ómicron, ofreciendo una fuerte protección contra la enfermedad grave y la muerte. 

Las autoridades sanitarias también están siguiendo otras variantes, como la XE –una combinación de BA.2 y BA.1, la ómicron original–, que se identificó por primera vez en enero en el Reino Unido. La Organización Mundial de la Salud está vigilando la XE, pero aún no la considera una variante preocupante o de interés.

FEW (AP, Reuters)