El secretario de defensa de EEUU Lloyd Austin. FOTO: EFE/EPA/JIM LO SCALZO.

Lloyd Austin había presionado para dialogar con el general de más alto rango de Pekín, pero sus repetidas solicitudes no habían sido atendidas.

El secretario de Defensa de EEUU Lloyd Austin habló por primera vez con el ministro de defensa chino, después de que Pekín rechazara numerosas peticiones para concertar una llamada con el máximo general del politburó del Partido Comunista.

Austin habló el martes con el general Wei Fenghe, en el primer intercambio de alto nivel entre ambos ejércitos desde que el presidente Joe Biden asumiera el cargo hace 15 meses. Austin escribió en Twitter que la comunicación era una "continuación" de la que Biden mantuvo con el presidente chino Xi Jinping el mes pasado.

Asimismo, ha hecho múltiples peticiones para hablar con el general Xu Qiliang, vicepresidente de la Comisión Militar Central, quien, según el Pentágono, es la contraparte adecuada debido a que es el miembro de mayor rango de las fuerzas armadas chinas después del presidente Xi, quien también es comandante en jefe.

Un funcionario de defensa estadounidense dijo que China había rechazado las peticiones de Austin para hablar con Xu. Confirmó los informes chinos de que EEUU había solicitado hablar con Wei, a quien China califica como su par. El funcionario dijo que EEUU esperaba que las conversaciones ayudaran a allanar el camino para una posterior comunicación con Xu.

Zack Cooper, experto en seguridad en Asia del American Enterprise Institute, un centro de estudios de Washington, dijo: "Me sorprende que el secretario Austin acuerde conversar con el ministro Wei, ya que el Pentágono había sugerido previamente que consideraban al general Xu ... como el equivalente de Austin".

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, tampoco ha hablado con su homólogo chino desde el inicio de la administración Biden, según su oficina.

La comunicación se produce en un momento de crecientes tensiones entre los dos ejércitos por temas que van desde la actividad asertiva de China en torno a Taiwán, su rápida acumulación nuclear, su desarrollo de armas hipersónicas y su postura ante la invasión rusa de Ucrania.  El Financial Times informó el mes pasado que Rusia había pedido a China armas para ayudar a su ofensiva militar.

El funcionario estadounidense informó que Austin le dijo a Wei que habría consecuencias si China brindaba ayuda militar a Rusia, haciéndose eco de una advertencia de Biden a Xi el mes pasado.

En una entrevista concedida al FT el mes pasado, el almirante John Aquilino, máximo comandante de EEUU en el Indo-Pacífico, advirtió que la invasión rusa de Ucrania ponía de manifiesto la amenaza que supone China para Taiwán.

Cooper dijo que habría esperado que Austin hubiera transmitido "la opinión de EEUU de que las luchas de Rusia en Ucrania deberían hacer que Pekín fuera más cauto en el contexto de Taiwán".

El Ministerio de Defensa chino dijo en un comunicado que Wei había pedido que se reforzara el diálogo militar entre China y EEUU, pero también advirtió a Washington que no subestimara a Pekín.

"China espera establecer una relación de desarrollo saludable y estable entre las grandes potencias con EEUU, pero también defenderá sus intereses nacionales y su dignidad", dijo Wei según el comunicado. "EEUU no debe subestimar la determinación y las capacidades de China".

La prensa china informó que Austin y Wei habían discutido asuntos de seguridad marítima y aérea, así como la situación en Ucrania. "China exigió a EEUU que deje de hacer provocaciones militares en el mar y de utilizar el tema de Ucrania para desprestigiar, amenazar y presionar a China", explicó.

La comunicación de Austin con Wei se produce también en un momento en que EEUU está cada vez más preocupado por un acuerdo de seguridad que Pekín firmó con las Islas Salomón, una nación del Pacífico Sur que se ha convertido en el último campo de batalla estratégico entre EEUU y China.

Los expertos en seguridad temen que el pacto allane el camino para que China construya una base naval en el país, el cual está más cerca de Hawái y Canberra, la capital australiana, que de Pekín.

Kurt Campbell, máximo responsable de la Casa Blanca para Asia, y Dan Kritenbrink, máximo responsable del Departamento de Estado para Asia, se dirigen esta semana a las Islas Salomón para mantener conversaciones con Manasseh Sogavare, primer ministro del país, quien ha sido fundamental para impulsar el pacto de seguridad.

El lunes, los funcionarios estadounidenses y Aquilino mantuvieron conversaciones en Hawái con funcionarios de Japón, Australia y Nueva Zelanda.  La Casa Blanca informó que discutieron los "graves riesgos" que el pacto con las Islas Salomón suponía para un "Indo-Pacífico libre y abierto".

Demetri Sevastopulo en Washington y Kathrin Hille en Taipei

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.