El secretario de defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin. FOTO: Washington Post por Jabin Botsford.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, dijo en una reunión de líderes militares en Alemania que la "resistencia de Ucrania ha servido de inspiración al mundo libre y ha reforzado la determinación de la OTAN"; y que el Presidente ruso, Vladimir Putin, "nunca imaginó que el mundo se uniría a Ucrania con tanta rapidez y seguridad".

Las declaraciones de Austin, al inaugurar un encuentro organizado por Estados Unidos que reunió a más de 40 países para analizar las necesidades de defensa de Ucrania para la lucha contra Rusia, se produjeron al tiempo que Estados Unidos anunciaba más ayuda militar y planes para reabrir su embajada en la capital de Ucrania, Polonia decía que enviaría tanques y Alemania planeaba enviar vehículos antiaéreos blindados.

"Todos nosotros te apoyamos", dijo Austin a Ucrania, en declaraciones posteriores a su propio viaje a Kiev.

Altos funcionarios de defensa de países de la OTAN y de países no pertenecientes a la OTAN asistieron a la reunión, que forma parte del nuevo Grupo Consultivo de Defensa de Ucrania. Algunas naciones, como Israel y Qatar, tenían representantes en la mesa, aunque no figuraban en la lista oficial de asistentes. La inclusión de países que no pertenecen a la OTAN, como Kenia, Túnez y Japón, formó parte de un esfuerzo por ampliar el apoyo sustantivo y simbólico a Ucrania más allá de Europa y la alianza.

En declaraciones separadas al grupo, el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, ofreció un escueto panorama de la siguiente fase de la guerra, al tiempo que Rusia intenta tomar el control total del sureste y el sur de Ucrania. "El tiempo no está a favor de Ucrania", dijo Milley a puerta cerrada a los periodistas que viajaban con él. "El resultado de esta batalla, aquí mismo, hoy, depende de los presentes en esta sala".

Los líderes mundiales están tratando de presionar a Putin para que detenga la guerra que está iniciando su tercer mes. El Secretario General de la ONU, António Guterres, que se encuentra en Moscú para reunirse con Putin y su ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, pidió el martes un alto el fuego y dijo que hay que hacer todo lo posible "para poner fin a la guerra lo antes posible".

Lavrov, por su parte, hizo sonar las alarmas cuando declaró a la televisión estatal que el riesgo de que el conflicto escale a una guerra nuclear "es grave, es real", pero añadió que la posición de Moscú es que la guerra nuclear es inaceptable. Lavrov acusó a la OTAN de librar una guerra ajena al donar armas a Kiev y dijo que las armas que entren a Ucrania por parte de los aliados se considerarán "un objetivo legítimo" para los militares rusos.

Los objetivos de Estados Unidos para la reunión eran compartir lo que el portavoz del Pentágono John Kirby denominó un "entendimiento común" sobre el campo de batalla actual y de las capacidades y requisitos de defensa de Ucrania, así como de la capacidad de las bases industriales nacionales.

El ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, encabezó una delegación procedente de Kiev, donde Austin y el Secretario de Estado Antony Blinken visitaron el domingo.

"Esa visita no hizo sino enfatizar mi sensación de urgencia, una urgencia que sé que todos compartimos", dijo Austin en la reunión. Hizo hincapié en que le "gustaría que todo este grupo saliera hoy con un entendimiento común y transparente sobre los requisitos de seguridad de Ucrania a corto plazo, porque vamos a seguir moviendo cielo y tierra para poder cumplirlos".

El presidente Joe Biden anunció la semana pasada una ayuda armamentística adicional de $800 millones para Ucrania, que incluye artillería pesada y drones de ataque de alta tecnología destinados a la nueva batalla en el sur y el sureste. Funcionarios militares estadounidenses han evaluado que los rusos, que se han retirado a esas zonas tras su fracaso en la toma de Kiev, intentarán rodear a las fuerzas ucranianas allí en una gran batalla terrestre.

"Mi viaje a Kiev reforzó mi admiración por la forma en que las fuerzas armadas ucranianas están desplegando" la ayuda que reciben, dijo Austin en su declaración inicial. "Ucrania cree claramente que puede ganar. Y también todos los que estamos aquí".

Milley fue menos categórico cuando los periodistas abandonaron la sala. "Las próximas dos, tres o cuatro semanas marcarán el resultado global de esta pelea", dijo.

Washington Post -  Karen DeYoung  y Annabelle Timsit

Lea el artículo original aquí.