Un maratón probablemente no sea la mejor opción al recomenzar su entrenamiento como corredor si tiene Covid persistente. FOTO: Japan News-Yomiuri foto.

Elise McDonnell intentaba poco a poco volver a correr tras haber contraído el coronavirus en agosto.

"Tenía que parar constantemente y resollaba", contó McDonnell, de 41 años, una ultrarunner de Fort Collins (Colorado), refiriéndose a su regreso a un sendero en el que había corrido "un millón de veces".  Pero McDonnell luchaba con cada paso y tuvo que volver.

Al principio, la enfermera, que estaba vacunada, no pensó mucho en su falta de aire. En noviembre alternaba poco a poco un par de días de buena carrera con otros "en los que sentía que me venía abajo", dijo, y utilizaba un inhalador de albuterol de acción prolongada, recetado por su médico de cabecera, que le proporcionaba cierto alivio.

Su corazón también latía más rápido, señaló, algo que no le preocupó al principio de su lucha contra el COVID-19, pensando que se debía a la enfermedad. "Mi ritmo cardíaco era muy alto, incluso en reposo. Me agitaba solo con levantarme del sofá", contó McDonnell. "Y no me estaba escuchando a mí misma".

El médico de McDonnell le sugirió que visitara el Center for Post-Covid Care and Recovery, creado en la primavera de 2021 en el National Jewish Health de Denver.  En enero, los investigadores descubrieron mediante pruebas de ejercicio que el Covid-19 altera el funcionamiento de las células en algunas personas. Su estudio concluyó que las mitocondrias - conocidas a menudo como el centro neurálgico de las células responsable de generar energía - no funcionaban correctamente en los pacientes con síndrome poscovid, más conocido como Covid persistente, término que designa los síntomas que persisten durante semanas y meses tras una infección por coronavirus.

El estudio sugirió que muchos de los examinados presentaban una fatiga desproporcionada en relación con el ritmo de trabajo o la intensidad del ejercicio, dijo uno de sus coautores, J. Tod Olin, neumólogo y director del National Jewish Health Exercise & Performance Breathing Center. "Así que la persona se siente 'más cansada de lo que debería'", afirmó Olin, independientemente de la distancia, la velocidad o la duración del ejercicio. En el caso de estos pacientes, explicó, "parecía que esta parte de la célula, la mitocondria -que es fundamental para el funcionamiento de los músculos- simplemente era menos eficiente al usar el combustible".

Otro estudio realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de Yale descubrió que había una razón por la que algunos pacientes que habían tenido Covid, y no tenían afecciones cardiopulmonares previas, se sentían excesivamente cansados después del ejercicio, incluso cuando se recuperaban.

"Estos pacientes de Covid [con intolerancia al ejercicio] a menudo han pasado una enfermedad leve", dijo Phillip Joseph, Director adjunto del Programa de Enfermedades Vasculares Pulmonares de Yale. Se quedan en casa durante unos días y luego regresan al trabajo o a su vida normal, dijo Joseph, "pero presentan síntomas de esfuerzo persistentes y, a menudo, llevan a la clínica o al proveedor que los derivó una gran cantidad de pruebas posteriores al Covid, con resultados normales. Sus pruebas de función pulmonar son normales. Un ecocardiograma que es normal".

Mediante la inserción de un pequeño catéter en la arteria de la muñeca durante el ejercicio, Joseph y un equipo de investigadores evaluaron la cantidad de oxígeno que el cuerpo absorbe durante la actividad. Muchos de los pacientes habían sido deportistas en el pasado y absorbían menos oxígeno después del Covid, dijo Joseph. "Hay algún tipo de flujo anormal a través del lecho muscular en el que el oxígeno no se está entregando o absorbiendo adecuadamente", dijo. Las mitocondrias "no absorben oxígeno".

Joseph dijo que este "malestar posterior al esfuerzo" que experimentan los pacientes de Covid previamente activos, después de correr o de hacer otro tipo de ejercicio, es similar a la forma en que los pacientes con encefalomielitis miálgica (también conocida como síndrome de fatiga crónica o ME/CFS) se sienten después del ejercicio. "Hay una cascada inflamatoria que se produce después de hacer ejercicio y que se llama malestar post-esfuerzo", dijo. "Tienen que recostarse en el sofá durante horas para recuperarse".

Muchos corredores sufren de Covid persistente, y los investigadores están estudiándolos para encontrar tratamientos eficaces y una cura.

Los médicos que tratan a pacientes con Covid dicen que la experiencia de la enfermedad es diferente para cada persona. Pero para los que quieren volver a hacer ejercicio, el consejo es el mismo: Tomárselo con calma.

Theodore Strange, jefe de medicina del Hospital Universitario de Staten Island, dijo que las directrices publicadas en enero por el American College of Cardiology recomiendan una regreso gradual al ejercicio para los deportistas recreativos. "Siempre y cuando los pacientes que tuvieron Covid no tengan síntomas como dolor en el pecho y dificultad para respirar, volver a hacer ejercicio no es un problema, pero uno debe tomarse su tiempo para volver a un programa de entrenamiento regular", dijo. "Si se presenta algún síntoma, hay que reducir la marcha y volver a correr a un ritmo más lento".

Recomienda la regla 50/30/30/10 como guía para la vuelta al atletismo, en ausencia de síntomas. El kilometraje normal debe reducirse en un 50 por ciento la primera semana, luego en un 30 por ciento la siguiente, y así sucesivamente. Para la quinta semana, los corredores deberían poder reanudar el entrenamiento normal, dijo. Pero "si al volver a correr se presentan síntomas cardíacos claros, como dolor en el pecho, falta de aire excesiva, mareos o desmayos", las personas deben ser evaluadas, dijo Strange.

Washington PostJill Rothenberg

Lea el artículo original aquí.