El senador Thom Tillis (R-NC) evoca las palabras de un estratega Demócrata al decir que "es la economía lo que importa… y eso es lo que la población pensará al emitir su voto". FOTO: Washington Post por Jabin Botsford.

Los candidatos y estrategas Republicanos confían cada vez más en que la decisión de la Corte Suprema no perjudicará gravemente las posibilidades del GOP de recuperar la mayoría en la Cámara de Representantes y el Senado en noviembre.

Una semana después de la filtración de un borrador de la opinión de la Corte Suprema que eliminaría el derecho constitucional al aborto, los candidatos y estrategas Republicanos confían cada vez más en que esa decisión no perjudicaría gravemente las posibilidades del GOP de recuperar las mayorías de la Cámara de Representantes y el Senado en noviembre, algo que han sugerido los Demócratas.

Esta creencia se basa en una gran cantidad de encuestas, casi todas realizadas antes de la filtración, que muestran que los desafíos económicos, en particular la inflación galopante, son, con mucho, la fuerza más poderosa que motiva a los votantes este año, seguida de la delincuencia y la inmigración, temas en los que los Republicanos creen que tendrán una ventaja duradera.  Y, hasta el momento, no ven indicios de que los derechos reproductivos vayan a desbancar esas prioridades, dada la reacción, a menudo matizada, de los estados que ya han comenzado a restringir el derecho al aborto.

"Ahora mismo, es un territorio desconocido para ambas partes", dijo el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, Republicano de Kentucky, en una entrevista la semana pasada. "No creo que vaya a anteponerse a la inflación, la delincuencia, las fronteras abiertas, las frustraciones escolares y todas las demás cosas que golpean los números del presidente".

Es probable que los candidatos Republicanos se ciñan a un libro de jugadas que muchos estrenaron la semana pasada, después de que Político publicara por primera vez el borrador de la opinión del juez Samuel Alito sobre la anulación de Roe: restar importancia, desviar y esquivar, centrando la atención del público en lo que creen que serán cuestiones más importantes.

"Si vienes aquí con el argumento de que el cielo se está cayendo, yo miraría alrededor de Carolina del Norte y diría que eso no ha sucedido", dijo el senador Thom Tillis, Republicano de Carolina del Norte, que ganó las elecciones en 2014 tras apoyar una ley que obliga a las embarazadas a hacerse una ecografía antes de abortar.

Tillis no está en la papeleta este año, pero sí está el otro escaño que tiene el estado en el Senado, al igual que docenas de bancadas legislativas.  La probable candidata Demócrata al Senado, la ex presidenta del Tribunal Supremo del estado, Cheri Beasley, ha hecho del derecho al aborto un elemento central de su campaña, mientras que los principales Republicanos -el diputado Ted Budd, el ex gobernador Pat McCrory y el ex congresista Mark Walker- se han mantenido firmes en sus antiguas opiniones contrarias al aborto.

Aunque los Demócratas tratarán de convertir el aborto en un tema, al final no lograrán abrirse paso, dijo Tillis. "Es como decían los grandes estrategas Demócratas hace muchos años: ‘lo que importa es la economía, estúpido', y eso es sobre lo que la gente va a votar".

Este es un gran contraste respecto a lo que están diciendo públicamente los líderes Demócratas, apuntando a una potencial revocación de Roe como un cambio de juego a mitad de período.  Los líderes del partido están alertando sobre la amenaza, no sólo de las prohibiciones estatales al aborto, sino de una posible prohibición federal aprobada en el Congreso, para motivar a los votantes favorables al derecho al aborto a acudir a las urnas y elegir a los Demócratas.

"Los Republicanos del Senado ya no podrán esconderse del horror que han desatado entre las mujeres en Estados Unidos", dijo el lunes el líder de la mayoría del Senado, el Demócrata Chuck Schumer.  "Después de pasar años llenando nuestros tribunales con jueces de derecha... ha llegado el momento de que los Republicanos -este nuevo Partido Republicano MAGA- respondan por sus acciones".

Los primeros sondeos de opinión pública muestran pocos indicios de un cambio masivo contra los Republicanos basado en la inminente amenaza a Roe.  Una encuesta de la CNN realizada inmediatamente después de la filtración mostró que los estadounidenses estaban a favor de mantener Roe intacto en una proporción de aproximadamente 2 a 1, aunque los Republicanos seguían disfrutando de una ventaja de siete puntos sobre los Demócratas cuando se preguntó a los votantes por sus preferencias en las elecciones de mitad de mandato, un margen que fácilmente inclinaría a ambas cámaras hacia el GOP.

Los Demócratas insisten en que eso cambiará si el borrador del fallo se hace oficial y una vez que los candidatos y grupos empiecen a gastar sus enormes fondos de campaña en publicidad que destaque la amenaza a los derechos reproductivos. Y los principales líderes del partido creen que el tema tendrá especial resonancia en algunos de los principales campos de batalla de las elecciones intermedias.

"Hay ciertos estados que tienen un apoyo aún más fuerte a Roe vs. Wade", dijo el senador Demócrata Gary Peters, citando a New Hampshire, Nevada y Arizona como lugares en los que la investigación del partido ha mostrado una especial relevancia para el derecho al aborto. "Y hay un contraste muy claro entre dónde están nuestros candidatos... en esos estados y los candidatos Republicanos, [que] han adoptado, en su mayoría, puntos de vista muy extremos".

En New Hampshire, la senadora Demócrata Maggie Hassan actuó de inmediato para situar el derecho al aborto en el centro de su campaña de reelección. En un discurso pronunciado el 3 de mayo ante Emily's List -un comité de acción política que ayuda a elegir a las candidatas Demócratas que están a favor del derecho al aborto-, pronunciado apenas unas horas después de que Politico publicara el borrador de Alito, la abogada definió la elección como "una lucha no sólo para defender la atención a la salud reproductiva, sino el derecho de la mujer a controlar su propio destino".

"Es una lucha que debemos ganar", dijo.

Sin embargo, incluso en un estado que se define por su enfoque de "vivir libre o morir" respecto a la libertad personal, los candidatos Republicanos apuestan a que los votantes simplemente no le presten atención a ese tema. Una semana después de que se filtrara el borrador, los principales candidatos Republicanos en carrera -todos ellos hombres que se describen a sí mismos como "pro-vida"- se han movido para desactivar la cuestión declarándola irrelevante en New Hampshire, cuya legislatura y gobernador Republicanos promulgaron una ley el año pasado que prohibía los abortos después de las 24 semanas de embarazo, excepto para salvar la vida de la madre, y también instituyó el requisito de la ecografía.

"Ha habido indignación por eso, y también por los extremistas de Concord que le han quitado el financiamiento a Planned Parenthood, y la gente está muy, muy preocupada", dijo Hassan en una entrevista la semana pasada. "Y por eso seguiré mencionando a los votantes que tres de mis rivales que se presentan del lado Republicano ya han respaldado la decisión del borrador de Alito, y eso preocupa mucho a la gente de New Hampshire".

Pero Dave Carney, asesor del candidato del GOP Chuck Morse, dijo que no está nada claro que la decisión, si se adopta, provoque una oleada contra los Republicanos.  Citó los millones de dólares gastados en anuncios el año pasado para atacar al gobernador de New Hampshire, Chris Sununu, Republicano, que había estado considerando competir contra Hassan, quien se centraba en la legislación del aborto.  La embestida, dijo, no hizo mella en la popularidad de Sununu.

Morse, que ejerce como presidente del Senado estatal, dijo en un comunicado la semana pasada que los Republicanos "consolidaron la ley" en el estado con la legislación del año pasado y que cualquier decisión del Tribunal Supremo parecida a la de Alito "no tendrá ningún impacto en New Hampshire."

"El dictamen lleva a pensar que básicamente van a decir que esto lo tienen que decidir los estados, y que New Hampshire lo ha decidido, por lo cual realmente no es para tanto", dijo Carney. Mucho más impactante será el precio del petróleo en noviembre, en un estado en el que el 80 por ciento de los residentes lo utilizan para calentar sus hogares.

Opiniones ambivalentes de ese estilo también son evidentes en Nevada, donde el principal candidato Republicano al Senado, el ex fiscal general del estado Adam Laxalt, declaró la semana pasada que la opinión de Alito, de ser adoptada, "constituiría una victoria histórica para la santidad de la vida".  Pero al mismo tiempo que afirmó que el derecho al aborto es "una ley actualmente establecida en nuestro estado", en referencia a un referéndum de 1990 que garantizaba el derecho al aborto hasta las 24 semanas de embarazo y que sólo puede deshacerse mediante otro referéndum.

Los Demócratas han señalado que calificar el referéndum como "ley consolidada" no va a resolver casi nada, citando la presentación de escritos públicos de Laxalt como fiscal general en apoyo de las leyes mucho más restrictivas de otros estados, entre otros aspectos de su historial de oposición al derecho al aborto.

La titular Demócrata, la senadora Catherine Cortez Masto, dijo en la conferencia de Emily's List que "no tengo ninguna duda" de que los Republicanos tratarán de socavar el referéndum de 1990 y que Laxalt "sería un voto automático para la legislación que castiga a las mujeres por buscar un aborto."

Pero los Republicanos dicen que el respaldo de la ley estatal le da a Laxalt cierta credibilidad al afirmar que las leyes de aborto de Nevada simplemente no están en riesgo, lo que le permite girar rápidamente hacia otros asuntos con más potencia probada que el aborto.

"No se está registrando en las encuestas sobre los temas", dijo Josh Holmes, un aliado de McConnell cuya firma, Cavalry, asesora a Laxalt. "Las estoy observando. Simplemente no importa".

A medida que el impacto de la decisión filtrada se introduce en la campaña, los Republicanos han escogido sus palabras con cuidado, tanto por la preocupación de que la decisión final se diluya, como por la esperanza de que la propia filtración pueda enfadar a algunos votantes.

El viernes, el expresidente Donald Trump habló durante casi una hora y media en un mitin en Pensilvania, acompañado por Mehmet Oz, un médico y personalidad de la televisión que, al igual que Trump, expresó su apoyo al derecho al aborto antes de convertirse en candidato Republicano al Senado.  En la antesala de un triunfo histórico contra el aborto, un triunfo que los nombramientos judiciales de Trump habían hecho posible, el ex presidente dijo brevemente que su partido protegía "la vida inocente" - y que los jueces estaban "tomando una decisión muy importante ahora."

Varios asesores dijeron que Trump todavía estaba tratando de evaluar las ramificaciones políticas de la decisión y si la anulación de Roe sería popular. Privadamente, ha dicho a sus asesores que apoyaría la limitación de los abortos, pero con "algunas excepciones", dijo una persona cercana a él. Como presidente, Trump vio el retroceso del derecho al aborto como una forma de consolidar su apoyo entre los votantes evangélicos.

Los órganos del partido se muestran igualmente prudentes en cuanto a sus mensajes sobre un posible retroceso del derecho al aborto. Funcionarios del Comité Nacional Republicano han colaborado con la asesora y estratega de Trump, Kellyanne Conway, y con otras personas de derecha para hablar sobre los mensajes relacionados con decisiones como la de Alito.

Conway realizó un sondeo para el RNC en el que se analizaban diversas posturas sobre el aborto y maneras en las cuales el partido podía ganar sin comprometerse a prohibir el procedimiento por completo. "Deben comprometerse y enojarse", dijo Conway en la presentación, llamando al partido a atacar a los Demócratas por lo que llamó posiciones liberales sobre el aborto.

Pero su encuesta mostró que la mayoría de los votantes Republicanos no lo consideran un tema de primer orden: sólo el 10 por ciento dijo que sí lo consideraba, por detrás de otros 10 temas.

El Comité Senatorial Nacional Republicano difundió un memorando en el que se brinda consejos a los candidatos sobre la forma de "combatir los posibles ataques de los Demócratas" y "reprender a los Demócratas por utilizar la obsesión por el aborto para evitar hablar de su historial".

Los estadounidenses apoyan las "restricciones razonables al aborto", según la investigación del comité.  Los Demócratas podrían quedar expuestos como "enfadados" y "estridentes" si los Republicanos cambiaran la discusión a temas como "los abortos de selección de género", o cómo los Demócratas querían suprimir la Enmienda Hyde, que impide que los fondos de la sanidad pública paguen el procedimiento.

Muchos Republicanos se han ceñido al guión, alternando entre la condena de la filtración y la defensa de los límites en el periodo durante el cual el aborto debe ser legal. "Sólo siete países en el mundo permiten los abortos electivos después de las 20 semanas", tuiteó la diputada Lauren Boebert, Republicana de Colorado, una novata que se ha desviado con frecuencia de los mensajes de los líderes. "Estados Unidos es uno de ellos, junto con China y Corea del Norte. ¿Lo tienes claro?"

En la entrevista de la semana pasada, McConnell dijo que, aunque la mayoría de su conferencia estaba a favor de anular Roe, ha evitado en gran medida hablar de la decisión, describiéndola como un "borrador del fallo", al tiempo que advertía que los Demócratas corrían el riesgo de extralimitarse en la cuestión.

"Nos enteraremos a finales de año que tan importante es este tema", dijo.

Washington Post - Mike DeBonis y Josh Dawsey

Lea el artículo original aquí.