Las protestas masivas podrían volver a verse en Wall Street debido a la situación económica. FOTO: Wikipedia por David Shankbone.

Jóvenes endeudados enfrentan la difícil batalla de enfrentarse con los ricos por una porción cada vez más pequeña del pastel.

La gran crisis financiera aniquiló el 26 por ciento de la riqueza en EEUU entre 2007 y 2009, y fueron las familias más jóvenes y pobres las más afectadas. ¿Vamos camino a una crisis similar ahora? Es muy posible. Como han señalado otros colegas, es muy probable que el actual ciclo de subidas de tasas de la Reserva Federal termine en una recesión estadounidense, si no mundial.

La idea es que las alzas de tasas y la inflación juntas encarecerán las cosas para el ciudadano medio, lo cual frenará la demanda. Eso ya parece estar ocurriendo con los bienes no esenciales, algo que analicé recientemente en una columna sobre las "huelgas de compras".

Sin embargo, a diferencia de las crisis anteriores, esto ocurriría en un momento en el que los precios de las materias primas parece que se mantendrán obstinadamente altos durante algún tiempo y en EEUU, los costos de la vivienda probablemente también. En el caso de los particulares, algunas de las subidas de precios se han compensado con la solidez del mercado laboral. ¿Pero es tan sólido como creemos?

Un inversionista de alto nivel con el que hablé recientemente señaló que, después de los decepcionantes resultados y recortes de las grandes empresas tecnológicas como Amazon, Facebook y Uber, seguirá de cerca los informes de resultados del segundo trimestre que se anuncien en julio y agosto, y que espera ver una desaceleración más significativa en la contratación de personal, debido a que tanto los consumidores como las empresas se están ajustando el cinturón. Esto podría, a su vez, provocar el tipo de deterioro del mercado que vimos en la crisis financiera global.

¿Qué significaría un derrumbe de los precios de los activos, aún con la misma inflación subyacente y el mercado laboral debilitado? Por supuesto que nada bueno, sobre todo para los que ganan menos de $40.000 al año. El 73 por ciento de esas personas dicen que temen no poder mantener su nivel de vida, frente al 56 por ciento del año pasado, según una encuesta de Gallup. El porcentaje de los que dicen no poder pagar las facturas se ha duplicado.

Algunos argumentan que un derrumbe del mercado no perjudicará a esas personas, porque no invierten en el mercado. Sin embargo, eso puede haber cambiado tras 15 años de flexibilización cuantitativa y tasas bajas. No solo los inversionistas minoristas siguen entrando en el mercado, aunque los conocedores se hayan retirado hace meses, sino que muchos ciudadanos de a pie han pasado de operar diariamente con acciones de memes a "invertir" en Bitcoin. Una encuesta de Civic Science mostró que el 37 por ciento de las personas que ganan entre $25 y $50 mil respondieron "sí" cuando se les preguntó si habían dejado su trabajo en el último año debido a la libertad financiera obtenida al invertir en criptomonedas.

Dada el reciente derrumbe de las criptomonedas y otros activos de riesgo (basta con ver cuántas cosas no respaldadas explícitamente por los bancos centrales están cayendo ahora), esto implica que puede haber al menos un par de millones de personas que podrían volver a la fuerza laboral justo a tiempo para un debilitamiento en el verano. Esperemos que no tengan que conducir mucho para llegar a las entrevistas, dados los precios de la gasolina. Lo que es aún más preocupante es que probablemente la percepción de que el riesgo es alto perjudique más a las minorías que a los blancos, al igual que ocurrió en 2008, dado que invirtieron tarde en los activos de mayor riesgo — en algunos casos como forma de intentar recuperar las ganancias que habían disfrutado otros con acceso a opciones de inversión más seguras y formales.

Además, está el tema de la vivienda. Muchos de los Boomers ricos que conozco están sufriendo las subidas de las tasas, que pueden añadir rápidamente miles de dólares al mes al precio de una vivienda. Los millennials de entre 29 y 34 años tendrán menos posibilidades que nunca de acceder a la vivienda, dada la tormenta perfecta de restricción del crédito y aumento de los precios. No es de extrañar que cosas como las casas impresas en 3D, que pueden construirse rápidamente a una fracción del precio de una vivienda tradicional, estén en auge.

Aún así, los Boomers tienen la mayor parte del dinero y no van a desprenderse de él, dada la mayor expectativa de vida y el aumento de la inflación. De hecho, al gastar su inédita reserva de efectivo, pueden contribuir a las presiones inflacionistas. Todo esto me hace pensar que podemos estar encaminados hacia otra ronda de batallas del tipo Occupy, en la que los jóvenes endeudados se enfrentan políticamente a personas mayores más ricas por una porción cada vez más pequeña del pastel. Ciertamente, parece que falta una generación política entre Joe Biden y Alexandria Ocasio-Cortez. Ed, ¿estás de acuerdo y qué significa esto para la política en los próximos meses y años?

Estados Unidos tiene una proporción muy alta de personas que viven a un nivel de subsistencia. FOTO: Wikipedia por Paul Stein.

Edward Luce responde

Rana, hay casi medio siglo entre AOC y Biden y no hay tanto talento evidente entre ellos; o al menos poco que se haya revelado todavía. La única gran ventaja económica de ser joven hoy en día es que, si uno tiene la suerte de tener activos financieros, tiene tiempo para esperar su recuperación. En este sentido, no estoy de acuerdo con uno de tus puntos: que la crisis financiera mundial "aniquiló" el 26 por ciento de la riqueza. Los precios de los activos se recuperaron, lo que significa que la riqueza solo se había reducido temporalmente. A pesar de ello, estoy de acuerdo en que probablemente estemos atascados durante un tiempo dado el desánimo actual del mercado. La caída de la bolsa en lo que va del año podría agravarse considerablemente si la Fed sube las tasas aún más de lo que ha anunciado, algo que Jay Powell insinuó que podría analizar.

¿Qué significa esto para la política estadounidense? Incluso cuando la economía está en auge, el distribución es cada vez más injusta y el ambiente político no es bueno. Se pondrá más feo a medida que los ingresos reales caigan, a pesar de que el crecimiento de los salarios nominales es tan alto como lo ha sido en el siglo XXI. Las clases medias estuvieron muy cerca, pero no lo lograron. Después de haber esperado durante años fuertes aumentos en sus ingresos, se encuentran con que la inflación les quita la posibilidad de disfrutarlos. Esto es una mala noticia para las perspectivas demócratas en las elecciones de medio término. Es poco probable que los votantes más jóvenes sientan mucho entusiasmo por los Demócratas y la participación de los votantes probablemente disminuya a los niveles tradicionalmente bajos de las elecciones de mitad de mandato. Los Republicanos se mostrarán especialmente vengativos con los Demócratas, por lo que es más probable que acudan a las urnas. Los Republicanos apuestan a que los votantes estarán más indignados por la inflación que por la revocación de Roe vs Wade por parte de la Corte Suprema. Sospecho que tienen razón.

No obstante, hay que considerar que hoy no estoy en un estado de ánimo optimista. Rana accedió amablemente a suplir mi Nota hoy, ya que ayer caí con Covid y fiebre alta. Esta última está retrocediendo, pero no estoy precisamente saltando como un cordero de primavera.

Rana Foroohar and Edward Luce

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021.

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.