Enfrentamientos en Colombia siguen dejando víctimas que lamentar
Los habitantes de las comunidades indígenas del resguardo Jurubira - Chori, alzan su voz de protesta contra la violencia en el 2021. Foto: Twitter @AltoBaudo

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) sumó a la última acción irregular, registrada el pasado 13 de mayo, como la número 40 en toda Colombia en los cinco meses que transcurren del año 2022

Fue en Alto Baudó, Chocó en el que cuatro ciudadanos fallecieron tras la incursión. De las victimas tres son indígenas pertenecientes al pueblo Embera Dobida. Y un hombre afrocolombiano, los cuales fueron asesinados en el resguardo indígena de Peña Alta. Los cuerpos fueron hallados el pasado 13 de mayo con impactos por arma de fuego

El municipio Alto Baudó tiene una población de 23 mil 954 habitantes, cuya división étnica se compone principalmente por población afrocolombiana representada por un 51.31 % y la población indígena en un 32.78%.

Al menos 207 personas pertenecientes a 49 familias se desplazaron del municipio en las últimas 24 horas. La situación ocasionó el desplazamiento masivo.

El cual fue a cargo de la comunidad Embera Dobida de Peña Alta hacia el Consejo Comunitario Afro de Chachajo. También a la comunidad Biakirude, la cual se encuentra aledaña al lugar donde ocurrieron los hechos.

ELN y ASG en lucha de poder territorial

Por su parte la Defensoría del Pueblo, ha emitido la AT 041/19 para el municipio de Alto Baudó, la cual señala el crecimiento de los mecanismos de control que ejerce el Ejercito de Liberación Nacional (ELN).

Además, de la reactivación de la disputa por el control territorial entre ese grupo y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (ASG).

Estos son mejor conocidos como Clan del Golfo, que se han perpetrado secuestros, asesinatos selectivos, y no se descarta que se esté presentando reclutamiento forzado.

Las últimas masacres en Colombia

A ello se suma otras conductas que afectan gravemente los derechos a la vida, integridad, libertad y seguridad de miembros de comunidades étnicas.

Ya que han irrumpido en territorios colectivos étnicos controlando espacios de oferta ambiental y la explotación económica por dicha región del Baudó chocoano.

La penúltima se registró en Buga, Valle del Cauca, en la que resultaron asesinados tres ciudadanos, mientras que la anterior fue en Nóvita, Chocó.

Esto cuando una mujer y tres hombres comerciantes fueron secuestrados por un grupo armado a inicios de mayo y luego se conoció que fueron asesinados.