Soldado ruso Vadim Shishimarin sentenciado a cadena perpetua en Ucrania
El militar ruso Vadim Shishimarin en el segundo día de su juicio por crímenes de guerra en el tribunal de distrito de Solomyansky en Kiev, Ucrania, el 19 de mayo de 2022. | Foto: Efe.

El sargento Vadim Shishimarin es el soldado ruso que tiene solo 21 años y un fusil hasta hace poco, con el que asesinó el pasado 28 de febrero a un hombre ucraniano desarmado que iba en bicicleta por la carretera en la localidad de Chupajivka.

Tras ser capturado por las fuerzas ucranianas, meses más tarde, rinde cuentas ante la justicia de ese país y se convierte en el primer soldado ruso juzgado y tambien en pedir perdón por crímenes guerra al admitir haber asesinado en el noreste del país.

“Sé que no podrá perdonarme, pero de todos modos pido perdón”, dijo al tiempo que detalló las condiciones en las que la decisión de disparar o no le hicieron la interrogante que hoy lo tiene detrás de las rejas y acusado por cargos crímenes de guerra y asesinato premeditado.

Un soldado ruso en un crimen de guerra y asesinato premeditado

Indicó que, al momento, junto a otros soldados rusos, buscaban el lugar en el que se encontraban los demás, y desde allí volver a Rusia conduciendo un carro civil que secuestraron en el camino.

Durante el recorrido se encontraron a Aleksandr Shelipov, quien había salido de su casa para ir a un lugar cercano, pero los pasos que dio lejos de su hogar y las palabras que pronunció fueron el detonante para que el ruso acabara con su vida. “En el camino, mientras conducíamos, vimos a un hombre. Estaba hablando por teléfono y dijo que nos entregaría”.

Detalló que otro soldado que viajaba junto a él, en el mismo vehículo, le dijo que disparara. “Empezó a decir en tono contundente que debía disparar. Me dijo que si no lo hacía podría ser peligroso. Le disparé a corta distancia y lo maté”, confesó ante el tribual de Kiev el soldado Vadim Shishimarin.

Una viuda que pide justicia

La viuda de la víctima Katerina Shelipova estuvo presente y declaraba sobre la muerte de su marido. Dijo que ese día escuchó un disparo, abrió la puerta de su casa y vio al vehículo donde iba Shishimarin y tambien el arma automática que le cegó la vida a su pareja.

Tras esconderse salió al tiempo que se alejaron y es cuando vio a su marido asesinado en el suelo. Declaró que quería que el soldado ruso fuera condenado a cadena perpetua.

Sin embargo, también dijo que no se opondría a que lo intercambiaran por militares ucranianos que resistieron en la planta siderúrgica de Azovstal, en Mariupol.

Entre tanto se sabe que los fiscales ucranianos han pedido cadena perpetua para Vadim Shishimari. Y se espera que otros soldados rusos sean juzgados pronto en Ucrania, ya que Kiev afirma haber abierto miles de casos de crímenes de guerra desde que Rusia lanzó su invasión el 24 de febrero.