Ucranianos en Jersón, protestando contra la ocupación rusa.

Funcionario nombrado por Moscú para administrar territorios ucranianos ocupados aseguró que, en el futuro, la región formará parte de Rusia.

Vladimir Saldo, gobernador de Jersón impuesto desde Moscú para liderar la región meridional ucraniana, dijo este jueves (05.19.2022) que aspira a que la región forme parte de la Federación Rusa en el futuro, en una nueva muestra de que los invasores y las autoridades que nombran preparan el terreno para anexionarse parte del territorio de Ucrania.

"Ahora somos un territorio controlado por las Fuerzas Armadas, en el futuro (Jersón) se transformará en sujeto de Rusia, es decir, será la región de Jersón de la Federación Rusa", señaló Saldo en un video compartido en su canal de Telegram. Anteriormente, el mismo funcionario había anunciado que el rublo sería introducido como moneda en la región.

Respecto a una posible futura adhesión de regiones ucranianas a Rusia, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, aseguró que esto solo se llevaría a cabo respetando "la voluntad de los habitantes de estas regiones". "Nada se puede hacer sin la expresión de la voluntad de los habitantes de estas áreas, sin que decidan cómo seguir y con quién quieren vivir", remarcó.

También Transnistria

Peskov aseguró que las zonas ucranianas ocupadas por Rusia deben recibir "soporte vital" y se debe "garantizar la seguridad de la sociedad", y defendió que declaraciones como la de Saldo se fundamentan en la necesidad de adoptar "medidas prioritarias" para determinados territorios ucranianos en los que no hay electricidad, alcantarillado ni suministro de agua, destruido todo por los ataques rusos.

Desde mediados de abril, Ucrania había afirmado que Rusia preparaba la anexión de esas regiones del sur, y más teniendo en cuenta que la campaña militar rusa está registrando fracasos en otras zonas del país. Pero si bien Rusia se topó con una fuerte resistencia en Kiev, con dificultades en el Donbás (este) y tuvo que retirarse de Járkov (noreste), desde las primeras semanas del conflicto controla la región de Jersón y buena parte de la de Zaporiyia.

Un general ruso declaró a finales de abril que el objetivo final de Rusia era controlar todo el sur de Ucrania, hasta Odesa y Transnistria, un territorio separatista prorruso de Moldavia.

DZC (AFP, Europa Press)