Hombre comiendo con la nevera abierta
Los estudios en animales han revelado que el momento de la restricción calórica puede tener un efecto debido al sistema circadiano, que controla los ciclos diarios de fisiología, metabolismo y comportamientos como comer. Foto: Freepik

Recientes estudios en gusanos, moscas, roedores y monos han demostrado que las dietas que restringen severamente la ingesta total de calorías, al tiempo que proporcionan todos los nutrientes esenciales, prolongan la esperanza de vida promedio.

La investigación muestra que en todos estos organismos, la escasez de alimentos genera cambios fisiológicos que promueven la longevidad y retrasan la aparición de enfermedades relacionadas con la edad.

¿Cómo funciona en los humanos? Las dietas restringidas en calorías en personas, que implican reducir la ingesta calórica promedio en alrededor de un tercio, también pueden extender la vida humana, aunque actualmente faltan pruebas sólidas.

Los estudios en animales han revelado que el momento de la restricción calórica puede tener un efecto debido al sistema circadiano, que controla los ciclos diarios de fisiología, metabolismo y comportamientos como comer. Esto también se ha relacionado con el envejecimiento.

Estos descubrimientos llevaron a los investigadores del Southwestern Medical Center de la Universidad de Texas (UT) en Dallas, TX, a investigar si el horario de las comidas contribuye a los efectos de prolongación de la vida de la restricción calórica.

¿Cómo funcionó el estudio? Para determinar si el momento de las comidas tenía un efecto sobre la esperanza de vida, independientemente de la restricción calórica y el ayuno, dividieron a ratones en 6 grupos.

En un grupo, que sirvió como control, los animales podían comer ad libitum (tanto como quisieran, cuando quisieran).

Los 5 grupos restantes comieron dietas restringidas en calorías (30% a 40% menos de calorías) con la misma ingesta total de calorías pero diferentes horarios de alimentación.

  • Los ratones de control que comieron ad libitum tuvieron una vida media de 800 días, mientras que los ratones con una dieta restringida en calorías con alimentos disponibles las 24 horas vivieron 875 días, o un 10% más.
  • Los ratones con la dieta restringida en calorías que comieron solo durante el día (la fase inactiva de su ciclo circadiano) y ayunaron durante 12 horas durante la noche vivieron 959 días. En otras palabras, vivieron casi un 20% más que los controles.
  • Pero los ratones con restricción calórica que solo comieron durante su fase activa y luego ayunaron durante las 12 horas restantes, vivieron más tiempo. Estos animales registraron un promedio de 1068 días de vida útil, casi un 35 % más que los animales de control.

Conclusiones. Los resultados, publicados en la revista Science, fueron prometedores. "Hemos descubierto una nueva faceta de la restricción calórica que extiende drásticamente la vida útil de nuestros animales de laboratorio", dice el autor principal, el Dr. Joseph Takahashi, investigador del Instituto Médico Howard Hughes y presidente de neurociencia en UT Southwestern Medical Center.

“Si estos hallazgos son ciertos en las personas, es posible que queramos repensar si realmente queremos ese refrigerio de medianoche”, agregó.

También encontraron que las dietas restringidas en calorías mejoraron la regulación de los niveles de glucosa y la sensibilidad a la insulina de los animales, pero las mejoras fueron mayores para los ratones que comían solo por la noche (su fase activa).

Esto sugiere que los ratones eran más saludables y envejecían más lentamente, dijo el Dr. Takahashi.

Siguientes pasos. Si los hallazgos se aplican a los humanos, que tienen la fase activa opuesta a la de los ratones, los científicos sugieren que comer temprano es lo mejor para un envejecimiento saludable.

Un día, incluso podría ser posible desarrollar medicamentos que se dirijan a los genes circadianos o las proteínas que producen, para imitar los beneficios antienvejecimiento de comer solo durante la fase activa.

No sigas comiendo tan tarde. Comer tarde en la noche interfiere con la capacidad del cuerpo para mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de un rango saludable.

Un estudio reciente encontró que esto era particularmente cierto para las personas con una variación particular del gen receptor de melatonina.

  • La melatonina es una hormona que ayuda a regular el ciclo de sueño y vigilia. A medida que sus niveles aumentan por la noche, esto no solo provoca somnolencia sino que también afecta la secreción de insulina.

Como resultado, el cuerpo tiene más dificultad para controlar los niveles de azúcar en la sangre después de las comidas y antes de acostarse.


Fuente principal de la noticia: Medical News Today