La excongresista Gabrielle Giffords y su esposo, Mark Kelly, se reúnen con los senadores Joe Manchin (D-WV) y Pat Toomey (R-PA) en el Capitolio en abril 2013. FOTO: Washington Post por Melina Mara.

El presidente Biden ha desempeñado un papel fundamental en los esfuerzos infructuosos por promulgar leyes significativas para el control de armas en medio de miles de tiroteos masivos.

Gabrielle Giffords se reunió con el entonces vicepresidente Joe Biden en su despacho privado, justo al lado del hemiciclo del Senado, un miércoles de abril de 2013, observando la derrota de un proyecto de ley para ampliar la verificación de antecedentes para la mayoría de las ventas de armas.

Giffords -una ex legisladora Demócrata que todavía tenía dificultades para hablar después de haber recibido un disparo en la cabeza en 2011 durante un acto en su distrito de Arizona- estaba tanto furiosa como devastada al ver cómo 46 de sus ex colegas, entre ellos cinco senadores Demócratas, votaban en contra de la medida de control de armas conocida informalmente como Manchin-Toomey.

El proyecto de ley de armas había surgido tras el tiroteo masivo en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown (Connecticut), apenas cuatro meses antes, una masacre en la que 20 niños y seis adultos resultaron muertos. Ahora estaba claro que ni siquiera la matanza de 20 niños de primer grado motivarían a la nación a cambiar sus leyes sobre armas.

Biden empatizó con Giffords al decirle que entendía lo doloroso que era ver el rechazo de la medida para verificar antecedentes negociada por los senadores Joe Manchin (D-WV), y Pat Toomey (R-PA), cuenta Peter Ambler, quien se había unido al equipo de Giffords en el Congreso solo cinco días antes de que le dispararan y ahora es el director ejecutivo de Giffords, un grupo dedicado a la lucha contra la violencia con armas de fuego.

Pero Biden también ofreció una nota alentadora, en la que le decía a Giffords que el voto fallido enfurecería al pueblo estadounidense y lo impulsaría a tomar medidas para prevenir la violencia con armas de fuego: "Esto realmente ayudará a crear un movimiento", recuerda Ambler que señaló Biden.

El optimismo de Biden estaba equivocado. Desde lo sucedido en Sandy Hook, el país ha experimentado más de 3.500 tiroteos masivos, según el Gun Violence Archive, una organización sin ánimo de lucro que hace un seguimiento de la violencia con armas de fuego y que define un tiroteo masivo como un incidente en el cual mueren o resultan heridas cuatro o más personas.

Los tiroteos han afectado a casi todos los ámbitos de la vida estadounidense que uno pueda imaginar: Una iglesia negra en Charleston, S.C. (2015). Un centro sin fines de lucro financiado por el gobierno en San Bernardino, California. (2015). Un club nocturno gay en Orlando (2016). Un festival de música country en Las Vegas (2017). Una escuela secundaria en Parkland, Florida. (2018). Una sinagoga en Pittsburgh (2018). Un Walmart en El Paso, de mayoría hispana, seguido pocas horas después por un tiroteo en un popular corredor nocturno de Dayton, Ohio (2019). Negocios de masajes asiático-americanos en Atlanta (2021).

Y hace apenas una semana, un ataque racista en un supermercado de un barrio negro de Búfalo dejó 10 muertos y colocó los tiroteos masivos de vuelta en el centro de las noticias.

En el período de casi una década entre el incidente de Sandy Hook y el incidente de Buffalo, los esfuerzos del Congreso para cambiar las políticas de armas de manera significativa han fracasado repetidas veces, a pesar de que los legisladores ocasionalmente inician de nuevo los debates sobre el control de armas a raíz de tragedias con armas particularmente terribles. Y Biden ha desempeñado un papel fundamental en muchos de esos esfuerzos infructuosos, primero como vicepresidente con Barack Obama y ahora como presidente.

Biden suele destacar el papel que desempeñó en la aprobación de la prohibición de las armas de asalto en 1994, pero ese proyecto de ley incluía una cláusula de "caducidad" de 10 años, lo que significa que la ley expiró automáticamente en 2004 después de que el Congreso no la renovara.

Después del incidente en Sandy Hook, Obama nombró a Biden como su principal responsable para el tema las armas. Biden dirigió un equipo que propuso casi dos docenas de acciones ejecutivas sobre armas que Obama firmó, pero también supervisó el esfuerzo fallido de Manchin-Toomey.

Ahora, como presidente, Biden aún no ha recibido por parte del Congreso, que está bajo el control de los Demócratas, ninguna ley importante destinada a prevenir los tiroteos masivos. La mayoría de los Republicanos siguen oponiéndose a cualquier cambio propuesto, y argumentan que las nuevas restricciones tendrían poco impacto en la frecuencia de los tiroteos masivos y vulnerarían el derecho constitucional de los estadounidenses a portar armas.

Al regresar de Búfalo tras la última masacre, Biden dijo que "no hay mucho en cuanto a acciones ejecutivas" que pueda llevar a cabo sobre el control de armas y, con respecto a la prohibición de las armas de asalto de 1994, dijo: "Tengo que convencer al Congreso de que debemos volver a lo que aprobé hace años".

También reconoció las dificultades políticas a las que todavía se enfrenta, casi una década después del incidente en Sandy Hook.

"La respuesta va a ser muy difícil", añadió Biden antes de subir al Air Force One para volar de vuelta a Washington. "Va a ser muy difícil. Pero no voy a dejar de intentarlo".

- - -

En 2012, cinco días después del tiroteo en Sandy Hook y seis días antes de Navidad, Obama se dirigió a los periodistas y prometió "utilizar todas las facultades de este cargo" para ayudar a prevenir más tragedias con armas de fuego.

Teniendo a Biden como su mano derecha, Obama anunció que había pedido a su vicepresidente que liderara un esfuerzo para presentar un conjunto de propuestas concretas para frenar la violencia con armas de fuego para enero.

"No será fácil, pero eso no puede ser una excusa para no intentarlo", dijo Obama.

Biden se dedicó de lleno a dicho esfuerzo. Él y su equipo celebraron unas 200 reuniones, dijo un ex asesor político de alto nivel de Biden de ese periodo, que habló bajo la condición de anonimato para hablar de las conversaciones privadas. Biden y su equipo se reunieron con funcionarios del gabinete, expertos en política, miembros del servicio activo, veteranos, entusiastas de las actividades al aire libre, grupos de prevención de la violencia con armas de fuego, agentes de policía y, por supuesto, las familias de Sandy Hook.

"Hacíamos todo lo posible para reducir las posibilidades de que alguien se hiciera con un arma y masacrara a la gente", dijo Shailagh Murray, subdirectora de personal de Biden en aquel momento. "Fue probablemente el ejercicio más importante que realizamos en el cargo en todo el tiempo que estuve allí, y participó gente de todo el gobierno".

Matt Bennett, cofundador de Third Way, un grupo de expertos Demócrata, ayudó a algunas de las familias de Sandy Hook a atravesar la burocracia de Washington. Dijo que Biden y su equipo "convocaban reuniones periódicas para revisar cada detalle del código federal para averiguar qué podían modificar, e hicieron todo lo que se les ocurría... pero eso no es mucho".

A mediados de enero, Biden elaboró una amplia estrategia para combatir la violencia con armas de fuego, y Obama anunció 23 medidas ejecutivas, entre ellas encargar a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que investiguen las causas de la violencia con armas de fuego; iniciar una campaña nacional de posesión responsable de armas de fuego; proporcionar a las fuerzas del orden, a los equipos de primera respuesta y a los funcionarios escolares una capacitación adecuada para situaciones de tiradores activos; y lanzar un debate nacional sobre la salud mental.

En el Capitolio, Manchin -un orgulloso propietario de armas que creció rodeado de armas de fuego en Virginia Occidental- se sintió profundamente conmovido por el tiroteo y buscó un socio Republicano que le ayudara a redactar un proyecto de ley bipartidista sobre armas.

El día de San Valentín de 2013, Manchin y Toomey volaron juntos a Pittsburgh para asistir a una conferencia sobre energía, y los dos senadores de los estados vecinos se hicieron amigos tras charlar durante el vuelo.

Un mes después, tras cruzarse con Toomey en la Union Station de Washington, Manchin abordó la idea de colaborar en un acuerdo sobre armas y regresó al Capitolio entusiasmado. "Vino a la oficina y dijo: 'Toomey aceptó'", contó Jonathan Kott, entonces director de comunicaciones de Manchin.

En muchos sentidos, Toomey era una asociación lógica. Al igual que Manchin, era propietario de armas y tenía una buena calificación por parte de la Asociación Nacional del Rifle, pero el acuerdo bipartidista también prometía un potencial beneficio político.

"Pensilvania se consideraba un poco más Demócrata de lo que es ahora, y creo que Toomey estaba pensando en los votantes suburbanos con los que quería cerrar el trato para ser un político de larga duración en Pensilvania, así que creo que ésa es la parte positiva que vio políticamente", dijo Brian Fallon, que en ese momento era el director de comunicaciones del senador Chuck Schumer, Demócrata de Nueva York, ahora líder de la mayoría del Senado.

Para muchos defensores del control de armas, el compromiso alcanzado por Manchin y Toomey era modesto hasta el punto de ser ineficaz. Habría ampliado la verificación de antecedentes para la mayoría de las ventas de armas, pero también relajaba algunas de las restricciones existentes sobre las armas -lo que un alto funcionario Republicano del Congreso describió en su momento como "atenuantes de la Segunda Enmienda"- en un esfuerzo por apaciguar a la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) y evitar que ejerciera una presión activa contra el proyecto de ley.

Pero después de que otros grupos a favor de las armas, como Gun Owners of America, se manifestaran en contra de la medida, también lo hizo la NRA.

"Desde el punto de vista de la política, el asunto se diluyó mucho para conseguir que Manchin y Toomey la apoyaran, pero por lo menos era algo, y no se había hecho nada en materia de armas durante tanto tiempo y, por tanto, conseguir que se hiciera algo habría sido una victoria sobre la NRA", dijo Fallon. "Habría sido simbólico, en el sentido de que habría abierto la puerta para hacer algo sobre las armas en el futuro".

Varias personas involucradas en las discusiones en ese momento dijeron que Biden estaba bastante alejado de la propuesta Manchin-Toomey que se evaluaba en el Capitolio.

"No recuerdo que se haya involucrado en absoluto", dijo Fallon, afirmando que, al igual que en el tema de la inmigración, el enfoque de la administración Obama-Biden era: "Dejemos que los legisladores hagan lo suyo y veamos qué se les ocurre".

Parte de esto estaba planeado, dijeron los aliados, porque la Casa Blanca temía que demasiada participación en el Capitolio por parte de Obama o Biden asustara a los Republicanos.

Sin embargo, algunos se sintieron frustrados por lo que consideraron la inacción de Biden.

"El papel de Biden fue una broma", dijo un ex asesor del Senado Demócrata, que habló bajo la condición de anonimato para compartir una opinión sincera. "Se mostró bastante incompetente. Biden no movió ni a una sola persona. Manchin consiguió a Toomey, y Manchin es el que realmente puso las cosas en orden".

Manchin y Biden hablaron por teléfono a lo largo del proceso, y Biden compartió las lecciones que aprendió al ayudar a aprobar la Ley Brady para la Prevención de la Violencia con Armas de Fuego en 1993 y la prohibición de las armas de asalto en 1994.

Un asesor político actual de Biden que también trabajó para él como vicepresidente, bajo la condición de anonimato en virtud de los términos establecidos por la Casa Blanca, dijo: "Definitivamente realizó varias llamadas telefónicas a los senadores hasta el final."

Pronto quedó claro que, con Manchin-Toomey, superar el umbral de 60 votos de los filibusteros sería una tarea difícil. Algunos Republicanos, señalando su apoyo en otras cuestiones culturales candentes, como los derechos de los homosexuales y la inmigración, temían no poder aguantar otro golpe político con su base.

"Definitivamente, en ese momento había una sensación de que para muchos Republicanos era un "cambio cultural" demasiado rápido", dijo Ambler. "No sentían que hubiera espacio en su política para asumir ningún territorio adicional".

Al final, la medida fue rechazada 54-46 en abril de 2013, con solo cuatro Republicanos -Toomey incluido- que finalmente apoyaron el proyecto de ley.

Cuatro senadores Demócratas -Max Baucus (D-MT), Mark Begich (D-AK), Heidi Heitkamp (D-ND) y Mark Pryor (D-AK)- también votaron en contra del proyecto de ley. Tres de ellos fueron derrotados posteriormente en sus intentos de reelección, mientras que Baucus fue nombrado embajador. El entonces líder de la mayoría del Senado, el Demócrata Harry Reid, apoyó el proyecto de ley, pero votó en contra por razones de procedimiento.

Baucus y Biden eran amigos íntimos, ya que habían servido juntos en el Senado desde finales de la década de 1970, y para algunos, el voto en contra de Baucus puso de manifiesto la falta de influencia de Biden en el tema. "Es bastante sorprendente que Baucus no se pronunciara a favor de su amigo Biden", dijo el ex asesor del Senado Demócrata.

David Ramseur, quien fue jefe de personal de Begich, dijo que Begich era "un producto de Alaska, un miembro de toda la vida de la NRA, el primero en obtener un permiso para portar un arma oculta en Alaska". Pero Begich también tenía un hijo pequeño en ese momento y, como casi todos en el país, se vio profundamente afectado por el tiroteo de Sandy Hook.

Ramseur dijo que recuerda vívidamente a los padres de Sandy Hook viniendo a presionar a su oficina. "Todavía tengo una de esas pulseras de goma con el nombre de su hijo, y la miro todos los días en mi coche", dijo. "Fue una votación difícil".

Gran parte de la ira Demócrata se reservó para Heitkamp, quien había sido elegida recientemente y no tenía que volver a presentarse como candidata hasta 2018.

Giffords había estado presionando a sus antiguos colegas para que votaran a favor de Manchin-Toomey, y en una reunión, instó a Heitkamp a apoyar la legislación, según dos personas con conocimiento directo de la reunión, que hablaron bajo condición de anonimato para revelar una conversación privada.  Heitkamp, entre lágrimas, transmitió que creía que votar a favor del proyecto de ley era lo correcto, dijeron. Pero Heitkamp finalmente le dijo a Giffords que no podía apoyarla, sugiriendo que la política era demasiado difícil para ella, dijeron las dos personas.

Tessa Gould, una portavoz de Heitkamp que era su jefa de personal en ese momento, refutó esa versión: "No solo no se produjo esta reunión, sino que la descripción es completamente contradictoria respecto a lo que pensaba Heidi y sobre lo que nuestras discusiones internas trataban en aquel momento en referencia al proyecto de ley".

Tras la votación, Obama lo calificó como "un día bastante vergonzoso para Washington".

Kott, por su parte, dijo que había llegado a la conclusión de que una legislación federal significativa de control de armas estaba prácticamente destinada al fracaso.

"Como país, vimos que asesinaron a 20 bebés y no hicimos nada", dijo. "Y luego, mes tras mes, cada vez que ocurría un nuevo tiroteo masivo, la gente preguntaba: '¿Harán algo para evitarlo?'". Y la respuesta fue: '¿Por qué? Ahora tenemos aún menos votos'".

- - -

El senador Chris Murphy, Demócrata de Connecticut, culpa a la llamada del expresidente Donald Trump con el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky de frustrar una de las mejores oportunidades del Congreso en los últimos años para aprobar una legislación de control de armas.

Murphy -que, como senador junior de Connecticut, ve el control de armas como un proyecto personal- dijo que en la década posterior al incidente de Sandy Hook, las conversaciones sobre la acción federal para prevenir la violencia armada han surgido periódicamente, por lo general después de otro tiroteo masivo particularmente devastador.

Pero, en su opinión, la oportunidad más prometedora llegó en agosto de 2019, tras los tiroteos consecutivos en El Paso y Dayton -que en conjunto dejaron 32 muertos y decenas de heridos.

Después, Murphy dijo que él y varios otros senadores empezaron a negociar con el entonces fiscal general William Barr sobre un acuerdo para ampliar la verificación de antecedentes para todas las ventas comerciales. Dijo que también tuvieron una conversación de 45 minutos con Trump, después de la cual Trump instruyó a su personal que redactara la legislación de verificación de antecedentes.

Pero entonces, en septiembre, se filtró la noticia de que Trump había presionado a Zelensky para que investigara a Biden -en ese momento su oponente en las elecciones presidenciales de 2020- a cambio de ayuda militar, y las conversaciones sobre las armas se paralizaron.

"Lo que ocurrió es que la llamada de Zelensky se hizo pública, y esas negociaciones no volvieron a iniciarse una vez que estábamos en la vía rápida hacia la destitución", dijo Murphy.

Durante los años de Trump se presentaron varios otros momentos de posible oportunidad. En octubre de 2017, un hombre armado abrió fuego en un festival de música country en Las Vegas, mató a más de 50 personas e hirió a cientos.

El tirador había utilizado un dispositivo conocido como bump stock, que facilita el disparo a ráfagas de un rifle semiautomático, y en diciembre siguiente, el Departamento de Justicia de Trump los prohibió.

La administración de Trump también intentó más tarde emitir una guía que podría haber prohibido los estabilizadores, que ayudan a estabilizar la puntería de un tirador, pero finalmente retiró la guía en medio de las protestas tanto desde dentro de la Casa Blanca como de los Republicanos y los grupos de derechos de las armas.

A principios de 2018, un tiroteo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, cobró la vida de 17 personas. Una semana después del tiroteo, Trump se reunió con algunos de los sobrevivientes y familias de Parkland, sosteniendo una tarjeta con mensajes garabateados con Sharpie como "¿Qué podemos hacer para ayudarlos a sentirse seguros?" y "los escucho".

En la Casa Blanca en 2018, el presidente Donald Trump utilizó una tarjeta manuscrita con los puntos a discutir cuando recibió a algunos de los supervivientes de la masacre de Parkland, FL. FOTO: Washington Post por Ricky Carioti.

A la semana siguiente, en una reunión con legisladores Demócratas y Republicanos, Trump se distanció de la NRA, pidiendo una legislación "integral" sobre armas. Advirtió a sus compañeros Republicanos de que no pueden "petrificarse" ante el poderoso grupo de las armas y en un momento dado sugirió: "Tomen las armas primero, y realicen el debido procedimiento después".

"Es el momento", dijo Trump al grupo. "Tenemos que parar esta estupidez".

Pero al día siguiente, Trump recibió al principal lobista de la NRA en la Oficina Oval -una reunión que ambos calificaron más tarde en Twitter como "genial"- y todo el impulso posterior a Parkland a nivel de la administración pareció terminar.

Kris Brown, el presidente de Brady, una organización para la prevención de la violencia con armas de fuego, recuerda haber hablado con senadores Demócratas en ese momento, pensando que tal vez Trump y su equipo ayudarían con la legislación federal.

El grupo, dijo Brown, pensó: "tal vez esto sea una oportunidad para nosotros, pero solo duró 24 horas".

- - -

Tras el tiroteo de Búfalo, Manchin volvió a pedir al Congreso que retome su acuerdo bipartidista de verificación de antecedentes de hace casi una década.

"Si no puedes aprobar el proyecto de ley Manchin-Toomey, ¿cómo vas a conseguir suficientes votos para alguna otra cosa?", dijo Manchin a los periodistas.

Pero incluso eso parece poco probable.

En una entrevista con el Washington Post, Toomey dijo que ni Biden ni su personal se han puesto en contacto con el senador para trabajar en la legislación sobre armas. Toomey, sin embargo, añadió que "no estaba sorprendido", diciendo que ha tratado de comprometerse con la Casa Blanca en cuanto a otros temas y que no ha podido conseguir que Biden atienda sus llamadas.

También dijo que es escéptico de que la tragedia de Búfalo impulse un proyecto significativo de ley federal de armas.

La escena del crimen a las afueras del supermercado Tops en Búfalo, NY donde ocurrió una matanza masiva el pasado 14 de mayo. FOTO: Washington Post por Libby March.

"Nunca digo jamás, pero no creo que haya algo que el presidente Biden pueda hacer o decir", dijo Toomey. "La dinámica política es tal que un presidente Republicano popular tendría más posibilidades. ... Un presidente Demócrata no está en posición, especialmente uno poco popular como Biden".

Sin embargo, sus aliados y asesores dicen que Biden considera el control de las armas como una cuestión fundamental.

Entró en la Casa Blanca con un plan agresivo para hacer frente a la violencia con armas de fuego, dijeron funcionarios de la administración, y desde que asumió el cargo, ha anunciado cuatro paquetes de acciones ejecutivas sobre el tema.  Entre ellas se encuentran las medidas enérgicas contra las armas fantasma, fomentar el almacenamiento seguro de las armas de fuego y el financiamiento federal para reforzar las fuerzas policiales y ampliar los programas de intervención contra la violencia en la comunidad.

En junio de 2021, Biden publicó un programa de reducción de la delincuencia con armas de fuego, que en parte pedía a las ciudades y los estados que utilizaran el financiamiento del Plan de Rescate Estadounidense para la seguridad pública, y los funcionarios de la Casa Blanca dicen que ya se han utilizado $10.000 millones de esa legislación para la prevención del delito.

Biden también ha intentado acorralar al Senado para que confirme un director que dirija la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, un puesto cuya vacante no ha sido llenada por alguien confirmado por el Senado desde 2015.  Su primer candidato, David Chipman, se retiró después de una oposición bipartidista, pero la Casa Blanca ha dado un impulso agresivo detrás del segundo candidato del presidente, Steve Dettelbach, un ex fiscal federal.

"Si bien hay mucha frustración con esta administración, y creo que es bastante justa, este es el mejor representante que hemos tenido para abordar la violencia con armas de fuego en la historia, en mi opinión, porque ha adoptado un enfoque más amplio e integral", dijo Greg Jackson, el director ejecutivo del Community Justice Action Fund, quien trabaja para poner fin a la violencia con armas de fuego en las comunidades de color. "No se trata de reaccionar solo a un momento a un tiroteo o a una noticia de los medios de comunicación, sino de ver esto como un todo".

Para Murphy, nueve años después de Sandy Hook, la historia de la cruzada del país para acabar con la violencia de las armas de fuego sigue siendo esperanzadora. El movimiento contra las armas comenzó en serio en 2013, dice, argumentando que "no hay muchos momentos en los que todo el mundo va de la posición A a la posición Z.  Necesitas crear poder político para promulgar un cambio social importante y controvertido".

"Creo que hemos progresado enormemente en los últimos nueve años, y considero que Sandy Hook es el momento del antes y el después", dijo Murphy.

Sin embargo, el antes y el después pueden ser inquietantemente similares. El presunto tirador de Búfalo, por ejemplo, utilizó la misma arma que el tirador de Sandy Hook: un rifle semiautomático Bushmaster XM-15.  Escribió en un documento en línea que lo modificó para que pudiera contener más munición.

Washington Post - Ashley Parker, Tyler Pager Y Colby Itkowitz

Lea el artículo original aquí.