El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, expresó en conferencia de prensa su profundo pesar por la masacre ocurrida ayer miércoles en una escuela primaria de Uvalde, Texas en la cual perdieron la vida múltiples personas de la comunidad hispana de EEUU. FOTO: EFE / José Méndez.

La escuela primaria de Uvalde, Texas, es la víctima más reciente de una epidemia de tiroteos en Estados Unidos, mientras que la violencia con armas de fuego en muchos otros países desarrollados es mucho menos frecuente.

Líderes de todo el mundo condenaron el tiroteo en una escuela primaria de Texas en el que murieron 19 niños y dos maestras.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, cuyo país está luchando contra la invasión rusa, dijo que era "terrible que haya víctimas de armas de fuego en un país que no está en guerra".

Zelensky, durante el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza), en el que participó remotamente, dijo que estaba "profundamente triste por la noticia del asesinato de niños inocentes en Texas".  Su ministro de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, señaló que Ucrania "comparte el dolor de nuestros amigos estadounidenses", ya que su país también está perdiendo "vidas de jóvenes inocentes" a causa de la guerra.

La tragedia del martes en Uvalde, Texas, fue el tiroteo masivo más letal en una escuela estadounidense en casi una década.

La ministra de Asuntos Exteriores británica, Liz Truss, declaró que estaba "horrorizada". El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que Canadá guardaría luto junto con los estadounidenses. Stavros Lambrinidis, embajador de la Unión Europea en Estados Unidos, calificó la violencia de "absurda". Emily Haber, enviada alemana en Washington, dijo en un tuit que no tenía "más palabras". El gobierno de México reprobó el tiroteo y resaltó el hecho de que la población de la ciudad de Texas es predominantemente hispana.

El presidente francés Emmanuel Macron señaló en un tuit que "19 víctimas eran menores de 10 años".

"Niños y profesores fueron asesinados en un cobarde ataque en su escuela de Texas", dijo. "Compartimos la conmoción y el dolor del pueblo estadounidense, y la rabia de quienes luchan por acabar con la violencia".

Gérard Araud, ex embajador de Francia en Estados Unidos durante las administraciones de Obama y Trump, fue más contundente en su valoración del tiroteo y de las leyes de armas estadounidenses: "Una locura sin ninguna perspectiva de mejorar".

El comentario subraya que el incidente de Uvalde es el más reciente de una epidemia de masacres en Estados Unidos, lo que contrasta con muchos otros países desarrollados, donde este tipo de violencia con armas de fuego es poco frecuente, o incluso no sucede.

El presidente Joe Biden, de vuelta de un viaje a Corea del Sur y Japón, expresó su frustración en un discurso el martes por la noche, en el que declaró: "Acabo de llegar de mi viaje de Asia, en el que me reuní con líderes asiáticos, y me enteré de esto mientras estaba en el avión. Lo que me llama la atención es que este tipo de tiroteos masivos casi no ocurren en otros lugares del mundo".

"¿Por qué? Tienen problemas de salud mental. Tienen disputas internas", continuó. "Tienen gente que está perdida. Pero este tipo de tiroteos masivos nunca ocurren con la frecuencia con la que ocurren en Estados Unidos. ¿Por qué?"

Tan solo este año ha habido 24 tiroteos en escuelas de Estados Unidos, según una base de datos del Washington Post.  El año pasado, el país fue testigo de al menos 42 actos de violencia con armas de fuego cometidos en instalaciones para niños de jardín de infantes hasta 12 años durante el horario habitual.  Se produjeron al menos 132 tiroteos en escuelas desde 2018.

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, en su aparición en el programa "Late Show" de la CBS del martes por la noche, dijo que no veía la agresión como una política, sino como una madre.  Su país adoptó leyes de armas más estrictas después de que un hombre matara a 51 personas con un rifle de estilo militar en dos mezquitas en 2019.

"Pienso en lo que nos pasó, y lo único que puedo reflexionar es: Somos un pueblo muy pragmático. Cuando vimos que ocurrió algo así, todos dijeron: 'Nunca más'. Y entonces nos correspondió a nosotros, como políticos, responder a eso".

"Ahora, tenemos necesidades legítimas de tener armas en nuestro país para cosas como el control de la paz y para proteger nuestra biodiversidad, pero no se necesita un arma semiautomática de estilo militar para hacer eso. Así que nos deshicimos de eso", añadió. Australia también adoptó leyes de armas más estrictas después de que un tiroteo masivo en 1996 dejara 35 muertos.

Algunos investigadores que han estudiado las cifras de muertes por armas de fuego afirman que éstas tienden a ser mayores en las zonas donde la gente tiene fácil acceso a las armas.

Amnistía Internacional, el grupo de derechos humanos, va un paso más allá, al determinar las causas: El amplio acceso a las armas de fuego y la laxitud de la normativa provocan decenas de miles de muertes en Estados Unidos, según su página web.

"Entre los países más ricos y desarrollados, EEUU es un caso atípico en lo que respecta a la violencia con armas de fuego", dice el informe. "Los gobiernos de Estados Unidos han permitido que la violencia con armas de fuego se convierta en una crisis de derechos humanos".

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, dijo que la ciudad "está con Uvalde" - "y con todos los que hacen campaña para promulgar leyes que pongan fin a estos ataques insensatos y devastadores".

Washington Post - Andrew Jeong

Lea el artículo original aquí.