Simone Biles lidera una demanda multimillonaria contra el FBI
Simone Biles durante el Campeonato Mundial de Gimnasia Artística de 2018. Foto: @simonebiles

La gimnasta estadounidense Simone Biles liderará una demanda multimillonaria presentada ante un tribunal federal por un grupo de 90 mujeres en contra del FBI, a quien le reclaman más de 1.000 millones de dólares en compensaciones por su negligencia en la investigación del "Caso Nassar".

El grupo demandante alega que los agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), tienen una cuota de responsabilidad por los daños ocasionados debido a la mala investigación que realizaron sobre el médico Larry Nassar, reseñó la agencia Associated Press.

Durante casi dos décadas, Larry Nassar fue el médico del equipo nacional de gimnasia de los Estados Unidos. En esos años, Nassar cometió abusos sexuales sobre más de 300 jóvenes. Actualmente se encuentra cumpliendo una cadena perpetua, luego de declararse culpable por cargos de pornografía infantil y agresión sexual de menores.

Según lo que trascendió en el juicio del médico de 58 años de edad, los agentes del FBI ya sabían en 2015 que Nassar había agredido a diversas gimnastas. Pero la agencia no actuó (tampoco se informó a las autoridades federales o estatales), y le dejaron en libertad, lo que permitió al médico seguir agrediendo a numerosas gimnastas.

La ley federal de EE.UU. indica que una agencia gubernamental tiene seis meses para responder a las demandas por agravio presentadas el miércoles.

Las gimnastas Mckayla Maroney, Maggie Nichols y Aly Raisman se unieron a la demanda junto a Simone Biles

“Mis queridas compañeras supervivientes y yo nos sentimos traicionadas por cada una de las instituciones que se supone nos han de proteger. El comité olímpico, la federación de gimnasia, el FBI y ahora el departamento de Justicia”, expresó la medallista olímpica Mckayla Maroney en un comunicado.

Por su parte, la gimnasta artística Maggie Nichols, quien fue la primera víctima del médico que acudió al Buró Federal de Investigaciones en Indianápolis, denunció que “El FBI sabía que Nassar era un peligro para las niñas cuando denuncié en septiembre del 2015 el abuso que padecí. Durante 421 días trabajaron con la federación y el comité olímpico, pero escondieron la información al público. Permitieron que Nassar continuara abusando de mujeres jóvenes y niñas”.

“Si el FBI simplemente hubiera hecho su trabajo, habrían detenido a Nassar antes de que tuviera la oportunidad de abusar de cientos de niñas.", lamentó.