Funcionarios de salud informaron sobre la viruela del mono a participantes en el Utah Pride Festival. FOTO: Washington Post por Alex Goodlett.

La viruela del mono había llegado al condado de Salt Lake, con dos hombres que dieron positivo tras regresar de Europa, el epicentro de un brote mundial concentrado en hombres homosexuales y bisexuales.

Los funcionarios del condado de Utah se enfrentaron a un dilema. Querían advertir a los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres de que corrían un mayor riesgo de exposición al virus. Pero temían consecuencias imprevistas: que los heterosexuales asumieran que no son susceptibles, que los hombres en el armario de una comunidad fuertemente mormona evitaran la atención para no ser vistos como homosexuales y que los críticos aprovecharan las infecciones para sembrar el fanatismo.

No sólo los funcionarios de Utah se esfuerzan por encontrar el mensaje adecuado. Al tiempo que Estados Unidos se enfrenta al mayor brote de viruela del mono de su historia, con casi 50 casos probables, las autoridades de salud pública se enfrentan a un delicado pero conocido acto de malabarismo.  En los 17 casos de EE.UU. en los que se conoce el comportamiento sexual del paciente, todos menos uno se refieren a hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, lo que refleja las tendencias de Europa.  Es algo nunca antes reconocido en los brotes del virus.

En el condado de Salt Lake, los funcionarios de salud consultaron con grupos de derechos y decidieron hacer llegar el mensaje a los hombres homosexuales y bisexuales sin que el mensaje fuera sobre ellos. En un puesto durante el Festival del Orgullo de Utah, celebrado este mes en Salt Lake City, el personal del Departamento de Salud distribuyó advertencias sobre la viruela del mono en pequeñas tarjetas, en las cuales se instaba a evitar el contacto estrecho o sexual con cualquier persona que experimentara una erupción o síntomas similares a los de la gripe. La advertencia no decía nada sobre la comunidad gay.

"No necesitamos poner arco iris por todas partes y dejar claro que es sólo para [los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres] porque no lo es", dijo Nicholas Rupp, que supervisa la divulgación pública del Departamento de Salud del Condado de Salt Lake.  "El virus, por supuesto, no sabe nada de orientación sexual".

Las autoridades nacionales quieren que los hombres homosexuales y bisexuales estén atentos a los síntomas, en particular a las erupciones y lesiones en los genitales o cerca de ellos, cuando viajen, salgan de fiesta y se reúnan en junio con motivo del mes del orgullo LGBT, que conmemora el levantamiento de Stonewall en 1969 en Nueva York, que marcó un momento fundamental en la lucha por los derechos de los LGBT. Pero también quieren evitar crear la falsa impresión de que la viruela del mono es una enfermedad gay.

Los primeros días de la epidemia de SIDA pesan sobre la salud pública y los defensores del colectivo LGBT que responden a la viruela del mono. Los activistas afirman que los funcionarios de salud pública no actuaron con urgencia cuando el VIH diezmó las comunidades gay en la década de 1980 y se culpó a los hombres homosexuales por la epidemia.

La cepa de viruela del mono que provoca el brote actual rara vez es mortal y causa una enfermedad que dura varias semanas, a diferencia del SIDA, que es incurable y a menudo era letal antes de que aparecieran tratamientos eficaces en la década de 1990. Aunque la viruela del mono no suponga una amenaza mortal similar a la del VIH, las autoridades sanitarias no quieren ignorar ninguna amenaza de enfermedad emergente que afecte de forma desproporcionada a los hombres homosexuales.

Las organizaciones LGBT se están movilizando para transmitir el mensaje por sí mismas.

El personal de una clínica que atiende a hombres homosexuales en Chicago añadió la prevención de la viruela del mono a su labor habitual de salud pública en el festival internacional Mr. Leather en mayo. La aplicación de contactos Grindr emitió dos alertas sobre la viruela del mono en las últimas semanas. Un centro de la comunidad LGBT en el sur de Florida programó una reunión sobre la viruela del mono antes del Desfile del orgullo y Festival de la calle Stonewall del próximo fin de semana después de que las autoridades locales identificaran múltiples casos.

Las organizaciones son conscientes de no crear pánico. La viruela del mono es más fácil de contener que las cepas altamente contagiosas del coronavirus que circulan porque es comparativamente difícil de propagar. Muchos de los casos identificados en personas en Estados Unidos se han relacionado con viajes a Europa, donde se han detectado la mayoría de las infecciones, aunque los CDC advierten que el virus parece estar propagándose también a nivel local.

La viruela del mono nunca se había asociado a los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres hasta el último brote, en el que Canadá, España, el Reino Unido y los rastreadores de la enfermedad en otras naciones observaron que las infecciones se concentraban en gran medida, aunque no exclusivamente, en ese grupo.

Los expertos creen que es un reflejo de la propagación del virus en primer lugar a través de las redes sociales de homosexuales y en lugares frecuentados por hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, como saunas y festivales europeos. También citan dos factores que podrían estar haciendo más probable que se detecten casos en la comunidad gay: las pruebas regulares de enfermedades de transmisión sexual y el hecho de que los proveedores de servicios sanitarios estén en alerta.

"En cierto modo, tal vez seamos víctimas de nuestro propio éxito por el hecho de que la gente se manifieste y nuestros servicios de salud sexual lo estén detectando", dijo Andrew Lee, profesor de salud pública de la Universidad de Sheffield, en el Reino Unido.

El virus suele propagarse a través del contacto estrecho con alguien con erupciones o lesiones, lo cual incluye las relaciones sexuales pero también puede incluir los abrazos, el contacto piel a piel mientras se baila o el hecho de compartir ropa y ropa de cama contaminada, o a través de gotitas durante un periodo prolongado, como entre personas que viven en la misma casa. Los funcionarios federales dijeron que es poco probable que el virus se propague a través de interacciones pasajeras en una tienda o un bar.

Las autoridades ven un paralelismo con un brote de la infección causada por el Staphylococcus aureus resistente a la meticilina -conocido como SARM- hace una década. Se notificó por primera vez entre hombres que tienen relaciones sexuales con hombres antes de detectarse en vestuarios y gimnasios; la bacteria se propaga a través del equipo compartido y del contacto de piel a piel.

"Hay muchas infecciones que en algún momento se pensó que sólo existían en una población, y acaba siendo bastante erróneo", dijo Daskalakis, de los CDC, al destacar el estigma que se lanzó sobre los asiáticos al principio de la pandemia de coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud ha subrayado en repetidas ocasiones que la viruela del mono no es una enfermedad homosexual, y ha alentado las celebraciones del Orgullo. Los grupos de defensa han condenado a las organizaciones de noticias que hacen hincapié en los hombres homosexuales y bisexuales en sus titulares y cobertura.

Jim Downs, un historiador gay que ha escrito sobre la historia de las enfermedades infecciosas, incluido el VIH/SIDA, dijo que la fijación en evitar el estigma podría socavar los esfuerzos de concienciación.

"Preocúpate de asignar los recursos a la comunidad gay para que puedan correr la voz", dijo Downs. "Tenemos una historia en la que la comunidad ha sido una fuerza eficaz en la promoción de la salud pública".

El legado del SIDA ha creado una sólida red de organizaciones de salud pública en la comunidad gay, un reflejo de cómo la comunidad a menudo se mantuvo sola en la promoción de los preservativos y en la presión a las compañías farmacéuticas para que desarrollaran tratamientos para el SIDA.

La convención internacional de Mr. Leather -conocida como IML- celebrada en Chicago durante el fin de semana del Día de los Caídos supuso una de las primeras pruebas de adaptación de las organizaciones a la viruela del mono.

El Centro de Salud Howard Brown, de orientación LGBT, envía habitualmente trabajadores al evento anual para distribuir preservativos y ofrecer pruebas rápidas del VIH. En respuesta a la viruela del mono, funcionarios de comunicación pública instaron a los asistentes al festival a examinarse para detectar bultos, protuberancias y enrojecimiento alrededor de los genitales y a considerar el examen de sus parejas antes de mantener relaciones sexuales en la oscuridad.

La Casa Blanca ha convocado este mes a defensores y organizaciones sin ánimo de lucro que trabajan con hombres homosexuales para debatir sobre los mensajes y la divulgación.

"Qué contraste tan doloroso con 1981 y el VIH", dijo Peter Staley, un veterano activista contra el SIDA que participó en la convocatoria. "Si la Casa Blanca hubiera tendido la mano a la comunidad LGBT de esta manera con los primeros casos reportados en junio y julio de 1981, ciertamente teníamos la oportunidad de convertirla en una epidemia que es la fracción del tamaño que terminó siendo en los Estados Unidos".

Algunas organizaciones afirman que el escaso número de casos de viruela del mono que se han producido hasta ahora no justifica una respuesta exhaustiva en momentos en los cuales el VIH y el coronavirus son más frecuentes.

Se han detectado cinco casos en el condado de Sacramento, incluidos los contactos cercanos de un viajero internacional. Estos casos se producen al mismo tiempo que los CDC han informado que el condado está registrando niveles elevados de coronavirus, lo cual desencadenó la obligación de utilizar mascarillas en algunas escuelas.

Washington Post - Fenit Nirappil

Lea el artículo original aquí.