kim kardashian
El vestido tiene la cremallera dañada, le faltan lentejuelas y se le estiraron las correas de los hombros. Credit: @kimkardashian

Un experto familiarizado con el vestido declaró a USA Today que Kim Kardashian parece haber dañado permanentemente un vestido histórico de Marilyn Monroe después de usarlo en la Met Gala de 2022.

ChadMichael Morrissette, curador de museos y de exhibiciones de vestuarios, dijo que observó daños irreparables en la tela del icónico vestido cuando lo vio este domingo exhibido en el Ripley's Believe It or Not! de Hollywood Boulevard en Los Ángeles.

El hombre es conocedor de esta pieza de moda ya que lo manejó en 2016 cuando lo exhibió para Julien's Auctions, donde Ripley's lo compró por $4.8 millones.

Luego de que la socialité usara el vestido ahora este, según Morrissette, tiene la cremallera dañada, le faltan lentejuelas, se le estiraron las correas de los hombros y la tela que bordea los ganchos está desgarrada.

Este domingo el curador de arte le tomó fotos al vestido y las compartió con el coleccionista de recuerdos de Monroe, Scott Fortner, quien las publicó en Instagram haciendo una comparación de cómo se veía el vestido antes de que Kardashian lo usara.

Importancia del vestido

E vestido beige, ceñido al cuerpo y con lentejuelas plateadas, pasó a formar parte de la historia de Estados Unidos luego de que Monroe lo usara para cantarle "Feliz cumpleaños" al presidente John F. Kennedy en 1962.

"Marilyn lo usó una noche y le quedaba bien a su cuerpo. Era como piel en su cuerpo", dijo Morrissette.

Seis décadas después Kardashian hizo un trato con Ripley para usarlo en la Met Gala. Aunque según Vogue la también empresaria solo usó el vestido durante unos minutos y luego se cambió a réplica para no dañar el original.

“Soy extremadamente respetuosa con el vestido y lo que significa para la historia estadounidense. Nunca querría sentarme en él, comer con él puesto o correr el riesgo de dañarlo, y no usaré el tipo de maquillaje corporal que suelo usar”, dijo Kardashian a Vogue en ese momento.

Pero Morrissette advierte que cualquier experto textil está claro que el vestido no debería haberse usado en absoluto.

"Cuando se trata de material y telas e hilos y lentejuelas de hace 60 años... todo lo que haces lo daña. Cada vez que lo exhibes lo daña. Cuando alguien tiene la audacia de ponérselo y subir las escaleras con él, eres tan ignorante de la historia de ese trozo de tela que me enoja tanto", expresó el experto.

Ripley responde

Luego de la polémica, Ripley's Believe It or Not, la compañía que adquirió el famoso vestido hace años, anunció el jueves que un informe escrito sobre el estado de la prenda a principios de 2017 notó daños similares a los que se observaron después de que Kardashian lo usara.

El informe indicó que “varias costuras están tiradas y gastadas. Esto no es sorprendente dado lo delicado que es el material. Hay arrugas en la espalda por los ganchos”, además de otros daños.

Amanda Joiner, vicepresidenta de publicaciones y licencias de la compañía declaró que “desde la parte inferior de los escalones del Met, donde Kim se puso el vestido, hasta la parte superior donde lo devolvieron, el vestido estaba en las mismas condiciones en las que comenzó”.
Fuente principal de la noticia: USA Today y The Washington Post.

Esta nota fue publicada el jueves 16 y actualizada el lunes 20 de junio.