La presidenta de la comisión europea Ursula von der Leyen (D) y el comisionado europeo para políticas de expansión, Oliver Varhelyi (I), durante la conferencia de prensa en la cual se anunciaron las candidaturas de Ucrania, Moldovia y Georgia. FOTO: EFE/EPA/OLIVIER HOSLET.

Ucrania se ha convertido en una especie de estrella para aquellos que ven en su lucha un momento de unión y arenga para el Occidente geopolítico. Sin embargo, la incorporación del país a la Unión Europea podría llevar años.

Ucrania recibió un bienvenido impulso diplomático a finales de la semana pasada. El viernes, la Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la Unión Europea, emitió un dictamen recomendando que se conceda a Ucrania (así como a Moldavia, su vecino ex soviético más pequeño) el estatus de candidato a formar parte de la Unión Europea.  Una serie de destacados líderes europeos afirmaron que la decisión era necesaria, principalmente como gesto de solidaridad y reconocimiento del valor y el coraje de los ucranianos en el campo de batalla frente a la actual invasión rusa.

"Los ucranianos están dispuestos a morir por la posibilidad europea", dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una conferencia de prensa el viernes, mientras lucía una chaqueta amarilla sobre una blusa azul, los colores de la bandera ucraniana. "Queremos que vivan... el sueño europeo".

El día anterior, los líderes de las tres mayores economías de la Unión Europea viajaron a Kiev en un tren nocturno desde Polonia y expresaron también su apoyo a la eventual adhesión de Ucrania a la Unión Europea. El presidente francés, Emmanuel Macron, el canciller alemán, Olaf Scholz, y el primer ministro italiano, Mario Draghi, aparecieron junto al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky en una rueda de prensa conjunta.

"Estamos en un punto de inflexión en nuestra historia", dijo Draghi, haciéndose eco de la retórica popularizada por Scholz. "Cada día", añadió, "el pueblo ucraniano defiende los valores de la democracia y la libertad que son los pilares del proyecto europeo, de nuestro proyecto".

La entrada al bloque continental no es un hecho consumado. En primer lugar, los 27 Estados miembros de la UE tienen que estar de acuerdo en conceder a Ucrania el estatus de país candidato. Luego le espera un enmarañado proceso político y burocrático mientras el gobierno de Kiev intenta alinear sus instituciones y reglamentos con el resto de la unión. Albania, Macedonia del Norte, Montenegro, Serbia y Turquía son los actuales candidatos formales a la adhesión al bloque.

Kiev ya tiene motivos para la decepción. Quería un estatus de candidato por la vía rápida sin condiciones. "No obstante, la comisión enumeró seis medidas que quiere que Ucrania tome", informó el Washington Post. "Entre ellas: aplicar leyes que garanticen la selección de jueces cualificados y limiten la influencia de los oligarcas. También pidió que Ucrania mejore su historial de investigaciones, procesamientos y condenas por corrupción".

"Ucrania no estaba cerca antes y no lo está ahora", dijo un diplomático de la UE, que habló bajo condición de anonimato para describir conversaciones privadas.

La adhesión de Ucrania podría tomar años, porque el país está en plena guerra con Rusia, entre otras cosas. Asimismo, puede que no se produzca, con el riesgo de que los futuros acontecimientos políticos en Kiev y otras capitales europeas puedan hacer descarrilar el proceso.

Turquía, por ejemplo, obtuvo el estatus de candidato en 1999 e inició las conversaciones de adhesión en 2005. No obstante, el giro autocrático del presidente Recep Tayyip Erdogan hacia Occidente, junto con la hostilidad de algunos rincones de Europa hacia la adhesión de una nación de considerable mayoría musulmana, han congelado la posibilidad de que ingrese Turquía.

Ucrania no se enfrenta a esa angustia entre civilizaciones, sino que se ha convertido en una especie de estrella para los políticos y comentaristas europeos, que ven en su lucha un momento unificador y de arenga para el Occidente geopolítico. Durante semanas, los funcionarios y parlamentarios ucranianos han expuesto sus argumentos a los gobiernos de todo el continente basándose en fundamentos ideológicos más generales.

Ivanna Klympush-Tsintsadze, parlamentaria ucraniana, me dijo el mes pasado que la adhesión de Ucrania a la Unión Europea sería un golpe para las nuevas ambiciones imperialistas del presidente ruso Vladimir Putin, y lo obligaría a "entender que Ucrania forma parte de otra civilización".

Los soldados ucranianos "no luchan exclusivamente por su suelo", sino por la esperanza de extender el proyecto liberal de Europa a su país, dijo. "Hay que brindar un rayo de luz al final del túnel a los ucranianos".

Por ahora, sin embargo, el túnel de la guerra sigue siendo largo, sinuoso y oscuro. El domingo, Zelensky regresó de visitar frentes de batalla en el sur del país, donde Rusia busca consolidar importantes ganancias territoriales. "No cederemos el sur a nadie", dijo, en parte como una declaración de desafío, ya que los combatientes ucranianos, superados, mantienen la línea, pero también como un rechazo implícito a las sugerencias de algunos rincones de que Kiev podría tener que conformarse con concesiones territoriales.

Sus declaraciones también fueron un recordatorio de que la marea de la batalla se está inclinando ominosamente en dirección al Kremlin en algunas partes del país, con Rusia preparándose probablemente para nuevas ofensivas en las próximas semanas. En su segunda visita a Kiev, el primer ministro británico, Boris Johnson, advirtió de la "fatiga de la guerra" que desmoraliza a Occidente mientras Rusia "avanza palmo a palmo" en Ucrania.

La bravuconería de los dignatarios europeos visitantes oculta una realidad más frágil. La unidad europea se verá amenazada por las presiones económicas; la reciente decisión de Rusia de reducir drásticamente los suministros de gas al continente hace que los analistas adviertan que se avecina un invierno amargo y costoso para gran parte de Europa.

Un sondeo publicado por el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR, por sus siglas en inglés) la semana pasada reveló la aparición de dos bandos políticos distintos entre la opinión pública europea en lo que respecta a la guerra de Ucrania.  Por un lado, está el bando de la "paz", que busca el fin de la guerra lo antes posible, "incluso si eso significa que Ucrania haga concesiones", señaló el ECFR. También está el campo de la "justicia", que piensa que castigar a Rusia y restaurar la integridad territorial de Ucrania debe tener prioridad sobre las demandas de paz.

De los 10 países encuestados, Italia se sitúa con fuerza en el primer campo y Polonia en el segundo. "Hay posibles divisiones sobre el costo de la vida, los refugiados y la escalada nuclear, pero la gran división está entre los que quieren acabar con la guerra lo antes posible y los que quieren que se castigue a Rusia", señaló el director del ECFR, Mark Leonard, en una declaración por correo electrónico. "Si se maneja mal, la brecha entre el "bando de la paz" y el "bando de la justicia" sobre Ucrania podría ser tan perjudicial como la existente entre acreedores y deudores durante la crisis del euro".

Por ahora, los líderes europeos abogan por el valor y la resistencia. "No debemos aflojar en el apoyo a Ucrania", declaró el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, al periódico alemán Bild am Sonntag durante el fin de semana. "Aunque los costos sean elevados, no solo por el apoyo militar, sino también por el aumento de los precios de la energía y los alimentos".

No obstante, Putin puede estar percibiendo la vulnerabilidad. "Piensan que el dominio de Occidente en la política y la economía mundiales es constante y eterno", declaró con grandiosidad en una conferencia en San Petersburgo. "Pero nada es eterno".

Washington Post - Ishaan Tharoor

Lea el artículo original aquí.