Sudán del Sur más del 60 % de la población en grave inseguridad alimentaria
Imagen de dos habitantes de Sudán del Sur. Foto: Twitter @YinkaWFP

En Sudán del Sur casi un tercio de los habitantes vive una inseguridad alimentaria aguda. Que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas planeó apoyar este año. Pero se quedarán sin asistencia alimentaria humanitaria debido a la crítica escasez de fondos, lo que aumenta el riesgo de hambruna para 1,7 millones de personas.

Más del 60 % de la población se enfrenta a una grave inseguridad alimentaria durante la temporada de escasez, alimentada por los continuos conflictos. Las graves inundaciones, la sequía localizada y el aumento vertiginoso de los precios de los alimentos exacerbado por la crisis en Ucrania.

“Estas familias han agotado por completo sus estrategias de afrontamiento. Necesitan asistencia humanitaria inmediata para poner alimentos sobre la mesa a corto plazo. Y reconstruir sus medios de subsistencia y resiliencia para hacer frente a futuros impactos”, dijo Adeyinka Badejo, directora interina del Programa Mundial de Alimentos en Sudán del Sur.

Precisa que hay extrema preocupación por el impacto de los recortes de fondos en niños, mujeres y hombres que no tendrán suficiente para comer durante la temporada de escasez.

“Las necesidades humanitarias superan con creces la financiación que hemos recibido este año. Si esto continúa, enfrentaremos problemas mayores y más costosos en el futuro. Incluido el aumento de la mortalidad, la desnutrición, el retraso del crecimiento y las enfermedades”, dijo Badejo.

Los escolares de Sudán del Sur

El Programa Mundial de Alimentos había agotado todas las opciones antes de suspender la asistencia alimentaria. Incluida la reducción de las raciones a la mitad en 2021 dejando a las familias necesitadas con menos alimentos para comer.

Estas últimas reducciones a la asistencia también afectarán a 178 mil estudiantes que ya no recibirán comidas escolares diarias. Una red de seguridad crucial que ayuda a mantener a los niños de Sudán del Sur en la escuela para aprender y crecer.

Serán inevitables reducciones más drásticas, a menos que se reciba más financiación, lo que dejará a las personas vulnerables incapaces de satisfacer sus necesidades alimentarias básicas y volverán a estrategias de supervivencia como omitir o reducir las comidas, vender activos, utilizar el trabajo infantil y el matrimonio infantil.