Decenas de miles de detenciones: policías y presuntos pandilleros en San Salvador (marzo de 2022).

El Salvador amplía el estado de excepción para reprimir a las bandas violentas. El presidente Nayib Bukele afirma que ha expulsado a sus líderes a México. Una táctica de distracción, dicen expertos.    

Desde marzo, hay una guerra entre el gobierno de El Salvador y las dos bandas criminales MS-13 y MS-18.Tras el fracaso de un pacto informal de tregua, las fuerzas de seguridad persiguen a los presuntos miembros de las bandas. Más de 41.000 personas han sido encarceladas en el país centroamericano en los últimos tres meses. Ahora el presidente Nayib Bukele declaró una especie de victoria parcial: los jefes de la banda MS-13 habrían huido a México. No ha aportado ninguna prueba de ello.

Retórica bélica popular

Mientras tanto, el estado de emergencia en El Salvador ha sido prolongado de nuevo por 30 días, hasta un total de algo menos de cuatro meses. Al solicitar la prórroga ante el Parlamento, el ministro de Justicia y Seguridad, Gustavo Villatoro, dijo: "Muchos de los cobardes dan ahora órdenes desde México". También dijo que de los 15 líderes de las pandillas, siete ya habían sido detenidos. " Solo cuando el último esté entre rejas, nuestro trabajo habrá terminado". No dio nombres, pero anunció la construcción de una nueva "prisión de máxima seguridad para terroristas". El número total de miembros de las pandillas en El Salvador se estima en unos 70.000.

Afiliación como tatuaje: un policía escolta a un miembro de la pandilla MS-18.

El discurso marcial es popular: más del 50 por ciento de los salvadoreños lo apoyan, según una encuesta de la Universidad Católica (UCA). "La imagen del presidente se había resentido por el desplome del bitcoin, pero recibió un impulso con la política de mano dura", dijo Omar Serrano, vicerrector de la UCA. Hace un año, El Salvador fue el primer país en introducir la criptodivisa bitcoin como medio de pago válido adicional. El precio del bitcoin ha caído recientemente de forma brusca en la bolsa.

Las pandillas necesitan a El Salvador como base

En este contexto, Héctor Silva considera que la afirmación del gobierno de que los líderes de las pandillas están huyendo del país es principalmente propaganda. "La retórica se ajusta a la narrativa de Bukule de una cruzada de los buenos contra los malos", dijo el periodista especializado en seguridad y crimen organizado a DW.

Según Tiziano Breda, analista para América Central del International Crisis Group, hay información de que miembros de las pandillas huyeron al extranjero, pero en México su presencia es solo "esporádica y marginal". Breda explica: "Guatemala y Honduras han reforzado sus medidas de seguridad. Es posible que la declaración de Bukele tenga también la intención de persuadir a México para que adopte una postura más dura".

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, lleva tres años en el cargo, pero no está exento de polémica.

El publicista germano-salvadoreño Paolo Lüers tampoco ve "ningún movimiento sistemáticamente planificado de retirada" de los miembros de la banda. Según él, la actividad criminal desde el exilio no tiene mucho sentido, ya que el control territorial es indispensable para la principal fuente de ingresos de las bandas salvadoreñas: los chantajes de protección.

Un pacto incumplido se convierte en una bomba de relojería

El gobierno respondió al sangriento fin de semana de marzo en el que murieron 87 personas con un giro a la represión. "Esto presiona a las bandas y da resultados a corto plazo", dice Tiziano Breda, de Crisis Group. "Pero no es una estrategia a largo plazo". El publicista Paolo Lüers opina lo mismo: "Significa el fracaso total de una política que se propagó como exitosa durante dos años". Sin duda, el estado de excepción ha puesto a las pandillas a la defensiva. "Pero no se puede prolongar indefinidamente. No se puede tener a toda la policía y al 70 por ciento de las Fuerzas Armadas persiguiendo a los miembros de las pandillas", dice. Pero si la presión disminuye, hay que contar con que las bandas vuelvan. Lüers advierte: "Han demostrado su capacidad para adaptarse en los últimos 20 años y no van a desaparecer sin más".

(gg/ers)

ÚLTIMAS NOTICIAS