Un grupo de familias en Georgia solicitando al gobernador Brian Kemp que devuelva más de $50,000 en donaciones recibidas de la fabricante de armas Daniel Defense, o de su dueño Marty Daniel. La empresa es la productora del rifle de estilo AR-15 utilizado en la masacre de Uvalde, Texas. FOTO: EFE/EPA/ERIK S. LESSER.
COMPARTE

El Tribunal Supremo dictaminó que las armas pueden prohibirse en "lugares sensibles", pero no explicó qué hace que un lugar sea sensible. Eso provocará una avalancha de litigios.

En su principal caso sobre derechos de armas de esta legislatura, New York State Rifle & Pistol Association v. Bruen, el Tribunal Supremo cerró un frente en la guerra cultural sobre las armas, y simultáneamente abrió varios otros.

Bruen fue la decisión más importante del tribunal sobre la Segunda Enmienda en más de una década. En ella, una mayoría de 6 a 3 sostuvo que los gobiernos pueden regular, pero no prohibir, el porte de armas de fuego en público por parte de ciudadanos respetuosos de la ley con fines de autodefensa. Bruen respondió que “No” a una pregunta: ¿El derecho de la Segunda Enmienda a portar armas se limita al hogar?  Pero no respondió a otra también importante: ¿Cuándo y por qué puede un gobierno determinar que un lugar es "sensible" -lo que significa que allí no se permiten las armas- incluso bajo el estándar más relajado de Bruen para el porte en público?

El tribunal dijo que los legisladores pueden seguir identificando las zonas sensibles. Pero como la mayoría de Bruen no explicó qué cuenta como "sensible", podemos esperar que lugares tan variados como los campus universitarios, los estadios deportivos, los bares, los aeropuertos, los centros de apoyo a la violencia doméstica y las aceras frente a las casas de los legisladores se convertirán en los próximos campos de batalla en los litigios sobre el derecho a poseer y portar armas.

En Bruen, el juez Clarence Thomas, al escribir para la mayoría, dictó la sentencia que se esperaba: La Segunda Enmienda protege "el derecho de un individuo a portar un arma corta para la autodefensa fuera del hogar".  Pero el juez Brett Kavanaugh y el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, coincidieron al opinar que "interpretada correctamente, la Segunda Enmienda permite una 'variedad' de regulaciones sobre las armas", incluso "leyes que prohíben el porte de armas de fuego en lugares sensibles como escuelas y edificios gubernamentales", restricciones que el tribunal había respaldado en dos decisiones anteriores.

Pero, ¿cómo van a determinar los tribunales inferiores si un lugar es lo suficientemente "sensible" como para prohibir las armas de fuego?  Según Thomas, la historia y el razonamiento analógico darán una respuesta.  Dado que las prohibiciones de armas cerca de "asambleas legislativas, colegios electorales y juzgados" no han sido controversiales en el pasado, escribió: "los tribunales pueden utilizar analogías con estas regulaciones históricas" para determinar qué áreas son lo suficientemente "sensibles" en el siglo XXI como para prohibir las armas.

Se trata de una guía terriblemente escasa a partir de la cual construir una doctrina de la Segunda Enmienda.  La cabina de un avión comercial resulta bastante "sensible" para la mayoría de los estadounidenses, aunque no tenga ningún parecido evidente con "las asambleas legislativas, los colegios electorales y los juzgados".  Por supuesto, eso no significa que no haya recursos históricos de los cuales extraer analogías.  El reservorio de la legislación inglesa y estadounidense que constituye la fuente de este derecho "preexistente" de la Segunda Enmienda es profundo.  La Universidad de Harvard prohibió las armas en el campus ya en 1655, al igual que instituciones públicas como la Universidad de Virginia en 1825 y la Universidad de Carolina del Norte en 1829.  En el siglo XIX, Missouri, Texas y el territorio de Oklahoma retenían las armas de fuego y otras armas fuera de los lugares donde la gente se reunía con fines educativos, literarios, científicos o sociales.  Estas leyes norteamericanas tienen sus raíces en las prohibiciones anglosajonas sobre las armas en "ferias" y "mercados" que se remontan al reinado de Eduardo III.

Antes de Bruen, los tribunales inferiores habían dictaminado que los parques nacionales y los aparcamientos de las oficinas de correos rurales eran sensibles, y habían indicado que las bibliotecas, los museos, los hospitales y los centros de cuidado infantil también pueden prohibir las armas.

Como escribieron recientemente Timothy Zick y Diana Palmer en el Atlantic: Tanto los estados rojos como los azules han creado un archipiélago de "lugares sensibles", como "el transporte público, los colegios electorales, las instalaciones deportivas, las piscinas públicas, los casinos fluviales, las paradas de los autobuses escolares, las farmacias, los aparcamientos de las empresas, las carreteras públicas, los parques de atracciones, los zoológicos, las tiendas de licores, los aeropuertos, los desfiles, las manifestaciones, las instituciones financieras, los teatros, los vestíbulos de los hoteles, las tierras tribales e incluso las convenciones de armas". Todas estas designaciones de lugares sensibles son ahora impugnadas por no ser suficientemente análogas a las normas que existían en el pasado.

Los tribunales inferiores han mantenido, de forma poco útil, que lo que hace que un lugar sea sensible son "las personas que se encuentran en él" o las "actividades que tienen lugar en él".  La inferencia es que las armas pueden ser prohibidas en áreas por razones distintas a la seguridad personal, un punto que he argumentado en otro momento. Las antiguas prohibiciones históricas de las armas el día de las elecciones, o en los colegios electorales, salones de baile, ferias, mercados y asambleas públicas, por ejemplo, sugieren que la preocupación de nuestros antepasados no era sólo, o incluso principalmente, la seguridad física, sino también el fomento de una vida cívica robusta que es difícil de lograr en presencia de armas privadas.

Por otro lado, algunos defensores del derecho a las armas insisten en que la seguridad física es la única razón legítima para designar un lugar como sensible. Y en relación con esto, dicen estos defensores, un lugar sólo puede prohibir las armas privadas si proporciona seguridad física a través de medios como guardias o dispositivos de detección de metales. Si no, las armas deben estar permitidas.

Debido a que Bruen dio pocas orientaciones sobre por qué los lugares son sensibles, los tribunales inferiores tienen mucho material histórico para hacer analogías, pero no cuentan con ninguna forma predecible para decidir si la similitud es pertinente.  El juez Stephen Breyer se pregunta acertadamente en su voto disidente: "¿Qué pasa con el metro, las discotecas, los cines y los estadios deportivos?" No está nada claro cómo se compara una normativa de 130 años sobre armas en una exposición pública con la prohibición de armas en un concierto de música del siglo XXI. Y mucho menos en qué se parece una prohibición penal de disparar armas desde las cubiertas de los barcos fluviales a otra que prohíbe las armas cargadas en los compartimentos superiores de los aviones a reacción. Cuando no haya claridad, habrá litigios.

No creo que el tribunal haya planeado asignar a todos los jueces federales la función de actuar como autoridad de zonificación de armas en todas las ciudades y pueblos de todos los estados.  No creo que el tribunal quiera evaluar manzana por manzana, calle por calle, la sensibilidad de todos los barrios del país. Pero hasta que los jueces no aclaren por qué se pueden prohibir las armas en lugares sensibles, y qué hace que esos lugares sean sensibles, eso puede ser lo que hayan logrado.

Washington Post - Darrell A. H. Miller

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS